¿Por qué mi gato vomita un líquido transparente?

Si tu gato ha vomitado líquido, es posible que te preguntes si es normal o no. El vómito de un gatito puede ser normal en muchos casos, como toser una bola de pelo o vomitar un líquido transparente después de beber mucha agua.

Sin embargo, también hay casos especiales en los que los vómitos pueden ser un signo de un problema médico latente.

Si te preguntas por qué tu gato vomita cualquier tipo de vómito, aquí hay una guía simple para saber si es normal o si es hora de llamar al veterinario.

¿Por qué mi gato vomita un líquido transparente?

Si tu gato vomita un líquido transparente, podría ser una señal de que bebió demasiada agua o bebió demasiado rápido. El vómito líquido claro suele ser líquido del tracto digestivo del gato, con mayor frecuencia jugos gástricos. Este jugo suele ser una mezcla de líquido estomacal y moco del esófago.

Sin embargo, también existen otras causas de vómitos en los gatos, y algunas pueden no ser tan simples como que tu gato beba demasiada agua o comida para gatos.

Posibles causas de los vómitos de tu gato

Si bien las posibles causas de los vómitos de un gato pueden ser simples y obvias, otras posibles razones pueden requerir un trabajo de investigación para ti y tu veterinario.

Aquí hay algunas otras posibles razones por las que tu gato podría estar vomitando:

1. Bolas de pelo

Las bolas de pelo son una de las razones más comunes por las que tu gato puede estar vomitando. A los gatos les encanta lamer su pelaje, y cuando lo hacen, sus lenguas ásperas arrancan el pelaje de su cuerpo y terminan tragándoselo. Cuando se acumulan grandes volúmenes de pelo en el estómago, hay que eliminarlo del cuerpo porque no se puede digerir.

Cuando empiecen a formarse bolas de pelo en el estómago de tu gato, es probable que vomite.

Consejo: la implementación de bebederos en la dieta de tu gato puede ayudar a reducir la deshidratación, que es una gran causa de problemas digestivos y de salud en los gatos, como bolas de pelo y cálculos renales.

2. Cuerpo extraño u obstrucciones

Si tu gato ha tragado un cuerpo extraño, como una pequeña parte de un juguete, una cuerda o cualquier otro objeto diminuto, la tendencia natural del estómago es eliminarlo.

Cualquier bloqueo u obstrucción dentro del tracto gastrointestinal de tu gato hará que tu gatito intente expulsarlo de forma natural. Pero cuando tu gato no tiene éxito, puede expulsar el vómito en lugar del objeto extraño.

Cuando el gato no puede sacarlo del estómago, debe llevarlo a la sala de emergencias y, en algunos casos, la cirugía de emergencia debe ser realizada por un veterinario.

3. Malestar estomacal

Algunos problemas de gastroenteritis pueden hacer que tu gato comience a vomitar. Tu gato puede estar sufriendo de indigestión, puede haber ingerido toxinas como veneno para ratas o puede estar sufriendo efectos secundarios de los medicamentos, o incluso un cambio en la dieta, lo que le ha provocado malestar estomacal.

Leer: Son eficaces y seguros los aceites para pulgas en gatos

4. Alergias alimentarias

Si recientemente has agregado nuevos alimentos a la dieta de tu gato, tu gato puede estar sufriendo de alergias alimentarias que han causado inflamación en el tracto digestivo y, por lo tanto, han provocado vómitos en tu gato.

Las alergias también pueden causar enfermedad inflamatoria intestinal, que también provoca vómitos en los gatos.

5. Enfermedades

Algunas enfermedades pueden hacer que tu gato vomite. Si tu gato ya ha sido diagnosticado, los vómitos pueden ser una señal de que la enfermedad está progresando y debes llevarlo al veterinario de inmediato.

Si tu gato vomita más de lo habitual, esto podría ser una señal de que puede tener una enfermedad subyacente que desconoces. Algunas enfermedades como la pancreatitis, la enfermedad renal y el hipertiroidismo, entre otras, pueden hacer que tu gato vomite más de lo habitual.

6. Parásitos

Si tu gato ha ingerido un parásito, como una lombriz intestinal, es probable que esté vomitando la lombriz. Un simple procedimiento de desparasitación puede eliminar el parásito del cuerpo y evitar que vomite.

¿Cuándo deberías llamar al veterinario?

Estos son los casos en los que debes llamar al veterinario o llevar a tu gato a urgencias:

  • Cuando tu gato vomita más de una o dos veces por semana.
  • Cuando tu gato muestra otros signos de enfermedad, como pérdida de peso, letargo, salivación, diarrea, náuseas o pérdida del apetito.
  • Cuando tu gato ha estado vomitando durante varias semanas, incluso sin otros síntomas.
  • Cuando el vómito tiene otras tonalidades, como verde, marrón o rojo. Estos colores pueden indicar sangrado en el tracto gastrointestinal, ulceraciones y otros problemas digestivos.
  • Cuando a tu gato se le diagnostica una enfermedad, los vómitos son una señal de que su enfermedad está progresando.
  • Si sospechas que tu gato ha ingerido un objeto extraño.

Si tu gato tiene estos síntomas además de los vómitos, debes llevarlo al veterinario de inmediato.

Cómo tratan los veterinarios los vómitos en los gatos

Cuando llevas a tu gato al veterinario, es mejor saber si ha estado vomitando de forma aguda o crónica.

Aguda es cuando el vómito ocurre repentinamente y crónico es cuando tu gato vomita más de una vez a la semana.

Para los vómitos agudos, un veterinario puede administrar algunas pruebas no invasivas, como un hemograma completo o un análisis de sangre regular para examinar la salud de tu gato, un examen fecal, así como una radiografía abdominal para descartar un tumor.

Un veterinario puede requerir pruebas más invasivas para los vómitos crónicos, como un panel gastrointestinal, radiografías de tórax o una ecografía abdominal.

Es importante tener en cuenta que los remedios caseros no se recomiendan para gatos que están vomitando. Esto se debe a que el tratamiento debe basarse en la causa de los vómitos de tu gato. A veces puede ser difícil saber por qué, por lo que debes llevar a tu gato al veterinario si sospechas que algo anda mal y tu gato ha estado bebiendo demasiada agua.

Cómo evitar que tu gato vomite

A continuación, presentamos algunos consejos sencillos para evitar que tu gato vomite en el futuro:

  • Retira todos los juguetes, artículos pequeños, cuerdas y otros objetos que tu gato pueda masticar que estén en la casa.
  • Ten cuidado con la dieta de tu gato; asegúrate de no darle demasiados bocaditos o golosinas fuera de su dieta habitual.
  • Cuando le presentes a tu gato un nuevo alimento, asegúrate de hacerlo gradualmente.
  • Si tu gato vomita constantemente bolas de pelo, puedes pedirle a tu veterinario que te recete un remedio de venta libre para las bolas de pelo.
  • Si has adoptado a tu gato y no estás seguro de los problemas de salud subyacentes, una prueba de ADN de gato puede ser una buena idea para verificar el historial de salud de tu gato.
  • Si tu gato ha vomitado, no le des nada durante varias horas. Después de eso, aliméntelo lentamente con la dieta normal durante 24 horas.

Leer: Cómo mantener saludables a nuestros gatos

Conclusión

En la mayoría de los casos, un gato que vomita un líquido transparente no es un signo de preocupación, ya que esto podría deberse a que tu gato beba demasiada agua demasiado rápido.

Sin embargo, cuando el gato continúa vomitando o el líquido se vuelve de algún color, especialmente verde, marrón, rosa o rojo, esto podría ser un signo de un problema más grave. Cuando tu gato vomita repetidamente y hay síntomas asociados, es hora de llevarlo al veterinario.

Algunas cosas pueden evitar que tu gato vomite, como la medicina con bolas de pelo, una prueba de ADN del gato para determinar su historial de salud, quitar hilos y otros elementos pequeños de la casa e introducir una dieta especial.

Aunque el vómito líquido claro puede no ser motivo de preocupación, lleva a tu gatito al veterinario si no estás seguro de su salud.

 
Continuar leyendo¿Por qué mi gato vomita un líquido transparente?

Cómo detectar infecciones en los ojos de tu gato

Las infecciones del ojo de gato pueden ser causadas por una variedad de razones, algunas de las cuales son más graves que otras. Si notas que los ojos de tu gato se ven infectados, buscar tratamiento lo antes posible es fundamental para evitar problemas de salud más graves.

Si te estás preguntando ¿Cómo son las infecciones por ojos de gato?, debes tener en cuenta que los síntomas a menudo incluyen lagrimeo, enrojecimiento o secreción. Aquí encontrarás más información sobre lo que necesitas saber sobre las infecciones en los ojos de un gato.

Infecciones en el ojo del gato y otros problemas oculares

Si los ojos de tu gato están nublados, rojos o hinchados, es posible que tenga una infección ocular. Además, si notas una secreción en el ojo de tu gato y se patea mucho la cara, esto también podría ser una señal de que tiene una infección ocular. A continuación, se indican algunos tipos de infecciones oculares y problemas oculares a los que debes prestar atención.

Infecciones

Los tipos de infecciones del ojo de gato incluyen virus, bacterias, hongos, protozoos o, raramente, parásitos. Estas infecciones pueden provocar problemas médicos, como conjuntivitis, uveítis e incluso cataratas. Los gatos a menudo muestran síntomas como resultado de una infección de las vías respiratorias superiores.

Algunos síntomas a tener en cuenta incluyen secreción ocular, ojos llorosos, estrabismo, dolor ocular, enrojecimiento, nubosidad ocular y cambios en el tamaño de la pupila.

Queratitis bacteriana o ulcerosa

La córnea de un gato es la superficie en forma de cúpula que cubre la parte frontal de sus ojos. Si esta superficie encuentra un trauma, más comúnmente por rasguños, puede causar queratitis bacteriana felina.

Quemaduras

Los gatos pueden desarrollar úlceras oculares por traumatismos distintos a la fuerza repentina. En algunos casos, se sabe que los gatos sufren quemaduras en los ojos cuando se frotan los ojos contra una superficie rugosa. Otra causa común de quemaduras en los ojos son las quemaduras químicas de la córnea. Esto puede suceder cuando los irritantes entran en contacto con los ojos, como champú, productos químicos, polvo, yeso u otros líquidos.

Otros problemas oculares

Los gatos tienen ojos únicos, pero al igual que los humanos, pueden encontrar otros problemas más simples con sus ojos. La epífora, u ojos llorosos, puede ocurrir como resultado de conductos lagrimales bloqueados. Del mismo modo, una afección llamada queratoconjuntivitis seca, u ojo seco, es una falta crónica de producción de lágrimas, que puede causar ojos rojos, córneas inflamadas y ceguera si no se trata. Las alergias, los problemas del tercer párpado y los objetos que se alojan en los ojos también pueden afectar la salud óptica de tu felino.

Cirugía

Los gatos que se han sometido a cualquier tipo de cirugía ocular tienen un mayor riesgo de infección si sus ojos no se tratan adecuadamente después del procedimiento. La acumulación de secreciones o las patadas constantes en el área irritada pueden provocar una infección bacteriana o un traumatismo ocular.

Lo mejor que puedes hacer para tratar la infección del ojo de tu gato es llevarlo al veterinario para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Si no puedes ir al veterinario de inmediato, observa atentamente a tu gato para detectar otros síntomas de enfermedad. Consulta los síntomas a tener en cuenta en este artículo y lo que puedes esperar cuando puedas llevar a tu gato al veterinario.

Protege los ojos de tu gato

¡Hay formas de ayudar a mantener los ojos sanos y nítidos de tu amigo felino! Aquí tienes 6 formas de cuidar la salud óptica de tu gato.

  1. Revisa los ojos de tu gato con regularidad. Si notas alguna masa, decoloración, enrojecimiento, hinchazón, enturbiamiento, lagrimeo excesivo o secreción, podría ser un signo de infección. Además, presta atención a si su gato se rasca o se frota mucho la cara. Si notas esto, lleva a tu gato al veterinario.
  2. Establece visitas de rutina al veterinario para prevenir problemas oculares antes de que empeoren. Los exámenes físicos y los análisis de sangre de rutina pueden darle una idea del tipo de atención que necesita tu gato. Los problemas oculares a menudo indican un problema médico subyacente importante.
  3. Controla las interacciones de tu gato con otras mascotas en casa. Una causa común de problemas oculares se debe a las lesiones oculares causadas por otra mascota. Puede ser causado por un juego amistoso o incluso una pequeña pelea. Pero en cualquier caso, la supervisión entre animales puede ayudar a evitar que los ojos de tu gato se infecten.
  4. Mantén a tu gato adentro para ayudarlo a evitar problemas oculares. Ya sean problemas causados ​​por eventos traumáticos, irritantes ambientales, interacciones con químicos tóxicos o contacto con bacterias dañinas, el ambiente externo puede dañar fácilmente los ojos de tu gato.
  5. Córtale las uñas a tu gato con regularidad para ayudar a reducir las posibilidades de que tu gato se rasque los ojos accidentalmente u otra mascota en la casa. Esto es importante porque minimizará un desgarro en la piel donde se pueden formar bacterias y posteriormente irritar los ojos en general.
  6. Finalmente, Mantén limpia la caja de arena, la ropa de cama y otras áreas de uso común de tu gato. Para prevenir el crecimiento excesivo de bacterias. Las toallitas limpiadoras utilizan ingredientes totalmente naturales diseñados para eliminar la materia orgánica, las manchas y los olores. La tecnología bioenzimática, combinada con productos de limpieza planos, es segura para tu mascota. Además, mantendrá la caja de arena y el espacio más limpios que nunca.

¿Qué es un chiquero de gato?

También conocido como orzuelo, el chiquero es un bulto rojo y doloroso cerca del borde del párpado o en el interior del párpado. A menudo parece un forúnculo o un grano y puede estar lleno de pus.

Los orzuelos son el resultado de una infección aguda de las glándulas sebáceas del párpado y ocurren después de que las glándulas se obstruyen. Como resultado, el ojo puede irritarse y picar. Otros síntomas pueden incluir hinchazón, malestar al parpadear, sensibilidad a la luz y lagrimeo.

Cómo detectar un orzuelo de gato

Si notas que el ojo de tu gato está hinchado, reseco o le hace rascarse los ojos, observa más de cerca el párpado. Si hay un orzuelo, notarás un pequeño bulto que parece un grano o un forúnculo en el borde o dentro del párpado.

¿Cómo aparece en un gato un chiquero?

Los gatos pueden tener chiqueros de diversas formas, ya sea por calor, reacciones alérgicas o incluso diabetes. Echemos un vistazo más de cerca a algunas de las formas en que tu gato puede tener un chiquero.

Calor y humedad

El calor y la humedad en el aire pueden producir un caldo de cultivo para los hongos, que pueden causar infecciones fúngicas en tu gato. Si los hongos están presentes en el medio ambiente, pueden ingresar al sistema de tu gato a través de un corte en la piel, lo que puede causar la formación de una pocilga.

Los hongos se encuentran en el suelo, las heces y el medio ambiente en general. Si tu gato tiene una grieta en la piel cerca o alrededor del párpado, el simple hecho de tocar la cara puede introducir bacterias en el ojo, lo que puede provocar la formación de orzuelos.

Reacciones alérgicas

Los gatos pueden tener reacciones alérgicas al polen, polvo, humo, champú, pulgas, productos químicos y otros parásitos. Si los ojos de tu gato están irritados debido a algo en el aire o porque está lidiando con un problema de plagas, esto puede causar una picazón excesiva en los ojos. La piel alrededor de los ojos se puede desprender y se pueden formar bacterias, causando un orzuelo.

Trauma

El trauma también puede causar irritación en el ojo de tu gato y la formación de orzuelos. Esto puede incluir que tu gato reciba un golpe en el ojo, pelee con otro gato o cualquier cosa que haga que la piel alrededor del párpado se rompa. Cuando la piel se rompe, se pueden formar bacterias dentro de la laceración, causando un orzuelo.

Diabetes

Debido a que la diabetes debilita el sistema inmunológico, las infecciones agudas de cualquier tipo son un efecto secundario común de la diabetes. Los párpados de los humanos y los gatos son muy susceptibles a las infecciones, que pueden provocar la formación de un orzuelo.

¿Qué pasa si no se trata un orzuelo?

Muchos padres de mascotas se preguntan: La infección del ojo de mi gato ¿desaparecerá por sí sola? La respuesta a esa pregunta es que los chiqueros son un tipo de infección que generalmente desaparece por sí sola. Sin embargo, es probable que tu gato continúe irritando el área afectada al rascarse el ojo. Un chiquero no tratado puede empeorar y hacer que todo el ojo se infecte. Una vez que la infección llega al ojo, si no se trata, puede hacer que tu gato pierda algo de visión o incluso quede completamente ciego del ojo infectado.

¿Cómo se trata un chiquero?

Si notas que tu gato tiene un orzuelo, asegúrate de mantener sus ojos limpios. ¡El proceso de limpieza de la secreción ocular del gato es muy sencillo! Todo lo que necesita hacer es usar una bola de algodón humedecida para limpiar suavemente la secreción.

Una compresa con agua tibia también puede ayudar a calmar el ojo de tu gato. Limpia un paño con agua tibia y presiónalo suavemente contra los párpados de tu gato, pero asegúrate de que el agua no esté caliente. Nunca uses gotas de venta libre en tu gato a menos que tu veterinario te lo indique específicamente.

Ayuda a mantener sano a tu gato

Desde la forma en que los gatos ven el mundo hasta los hermosos colores vibrantes de sus ojos, ¡mantener su salud óptica bajo control es una necesidad para cualquier padre de mascota! Toma medidas preventivas y trata los problemas oculares tan pronto como aparezcan. Ten en cuenta que los problemas oculares pueden significar que tu gato tenga un problema médico latente. En caso de duda, ¡lleva a tu gato al veterinario!

Preguntas Frecuentes

¿Por qué mi gato sigue teniendo infecciones oculares?

Los gatitos son más susceptibles a las infecciones oculares debido a que tienen un sistema inmunológico más débil. Si tu gato tiene el virus del herpes felino, también puede causar conjuntivitis aguda. Otras razones por las que tu gato puede tener infecciones oculares incluyen enfermedades autoinmunes, cáncer, traumatismo ocular o leucemia felina.

¿Las infecciones por ojos de gato pueden transmitirse a los humanos?

Los virus y bacterias que causan infecciones oculares en los gatos no se pueden transmitir a los humanos.
 

¿Se pueden tratar las infecciones en los ojos del gato en casa?  

Si bien existen remedios que puede implementar para aliviar el dolor causado por las infecciones del ojo de gato, es mejor consultar a tu veterinario para que pueda obtener el diagnóstico y el tratamiento adecuados para tu mascota.

 
Continuar leyendoCómo detectar infecciones en los ojos de tu gato

Enfermedad ocular felina por herpesvirus: causas, síntomas y tratamiento

El herpesvirus felino tipo 1 (FHV-1) es una infección viral muy común en los gatos que causa infecciones de las vías respiratorias superiores (rinotraqueítis viral felina; FVR) y enfermedades oculares como la conjuntivitis. La infección por FHV-1 es la causa más común de problemas oculares en gatos y gatitos.

La infección inicial se desarrolla con mayor frecuencia en gatitos alrededor de las 8-12 semanas de edad, y luego la mayoría de los gatos (alrededor del 80%) se vuelven portadores del virus. El virus latente surge en respuesta a factores de estrés, lo que lleva a síntomas recurrentes a lo largo de la vida del gato.

¿Cómo se infecta un gato con el virus del herpes felino?

Herpesvirus felino y la imagen resaltada del ojo

Los gatos se infectan con FHV-1 a través del contacto con la saliva, las secreciones oculares y nasales de un gato infectado. La mayoría de las veces, los gatitos contraen el virus de la madre antes del destete, pero también es común en refugios y criaderos, ya que es altamente contagioso.

Después de la recuperación de la infección primaria, el virus generalmente permanece inactivo dentro de los nervios y el gato se convierte en un portador latente. Esto significa que el virus permanece inactivo pero se reactiva para causar síntomas en respuesta al estrés, el uso de esteroides (tópicos y sistémicos) u otras enfermedades.

Estos «destellos» se denominan enfermedades recrudescentes y pueden causar enfermedades oculares, síntomas de las vías respiratorias superiores o ambos. Los síntomas respiratorios incluyen ataques de estornudos, congestión y secreción nasal. Estos gatos sintomáticos son contagiosos y eliminan activamente el virus durante estos ataques.

Las vacunas básicas estándar que se administran a los gatos incluyen una vacuna contra el FHV-1. Aunque la vacuna no evitará las enfermedades respiratorias o oculares del FHV-1, disminuirá la gravedad y la duración de la enfermedad. La vacuna requiere dosis de refuerzo porque la inmunidad no dura toda la vida y no protege completamente contra una dosis alta de exposición al virus.

¿Cuáles son las enfermedades oculares que se observan en la infección por FHV-1?

Gato descansando sobre herpesvirus felino terrestre

 

La conjuntivitis es la afección ocular más común causada por el virus del herpes felino tipo 1.

La conjuntivitis es la afección ocular más común causada por FHV-1. Los gatitos con infecciones por FHV-1 suelen tener conjuntivitis grave en ambos ojos, junto con infecciones del tracto respiratorio.

Pueden enfermarse sistemáticamente con fiebre y disminución del apetito y pueden requerir cuidados de apoyo. Los gatos adultos que tienen brotes del virus FHV-1 pueden tener solo síntomas en un ojo y, a menudo, no tener síntomas respiratorios.

Los síntomas de la conjuntivitis incluyen:

  • Estrabismo
  • Hinchazón y enrojecimiento de las membranas oculares (conjuntiva).
  • Tercer párpado levantado
  • Secreción ocular (generalmente bronceado y pus)

La ulceración de la córnea es la segunda afección ocular más común observada con FHV-1. Las úlceras corneales pueden desarrollar infecciones bacterianas, que pueden volverse lo suficientemente graves como para causar cicatrices importantes o incluso la ruptura de la córnea.

Los síntomas de las úlceras corneales son como la conjuntivitis, pero también incluyen:

  • Niebla o nubosidad en la córnea (ventana transparente del ojo)
  • Un diente o diente en la córnea
  • Enrojecimiento de la córnea

Otras enfermedades oculares menos comunes asociadas con FHV-1 incluyen queratitis, queratitis eosinofílica, secuestro corneal y queratoconjuntivitis seca (ojo seco).

¿Cómo se diagnostica una infección por FHV-1?

veterinario mirando a ojos de gato

 

Por lo general, las pruebas no son necesarias si el gato muestra signos clínicos de enfermedad ocular por FHV-1.

Debido a que el FHV-1 es tan común, las pruebas generalmente no son necesarias si el gato tiene los signos clínicos comunes.

Los métodos de prueba están disponibles en laboratorios profesionales que utilizan muestras oculares o nasales e incluyen aislamiento de virus, pruebas de anticuerpos fluorescentes (FA), serología como ELISA o títulos de neutralización del suero y pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Es importante saber que estas pruebas pueden dar resultados falsos negativos.

Se debe realizar un examen oftálmico completo en gatos con síntomas de FHV-1 e incluir una tinción de fluoresceína para detectar úlceras corneales. Las afecciones graves pueden beneficiarse de la derivación a un oftalmólogo veterinario.

¿Cuál es el tratamiento para las enfermedades oculares por FHV-1?

El tratamiento para el FHV-1 puede incluir atención sintomática y de apoyo, antivirales tópicos, antivirales orales y antibióticos tópicos y orales. El apoyo nutricional, la hidratación y la limpieza ambiental son importantes para los gatitos que padecen una infección inicial por FHV-1.

Los medicamentos antivirales son adecuados para las infecciones y los brotes tempranos y se ha demostrado que son seguros y eficaces. Las opciones comunes son las píldoras orales de Famciclovir (Famvir®) y las gotas antivirales tópicas de Cidofovir.

Se deben usar antibióticos si se sospecha una infección bacteriana secundaria, y tu veterinario puede recetar medicamentos para los ojos y / o antibióticos sistémicos. Las úlceras corneales con infecciones bacterianas graves pueden requerir gotas de antibióticos cada 1-2 horas para salvar el ojo.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo les llega el herpes a los ojos a los gatos?

Los gatos se infectan con FHV-1 a través del contacto con la saliva, las secreciones oculares y nasales de un gato infectado. Los gatitos suelen contraer el virus de su madre alrededor de las 8-12 semanas de edad, pero también es muy común en refugios y criaderos. El virus causa enfermedades de las vías respiratorias superiores y problemas oculares como la conjuntivitis.

¿Es contagioso el virus del herpes ocular felino?

El virus del herpes felino-1 (FHV-1) es altamente contagioso para los gatos que no han estado expuestos al virus antes, como los gatitos jóvenes o los gatos adultos no vacunados. El virus del herpes felino infecta solo a gatos domésticos y salvajes y no es contagioso para otras especies como perros o humanos.

¿Se puede curar el herpes felino?

Una vez que un gatito o un gato se infecta con el FHV-1, por lo general se convierten en portadores del virus de por vida. Aproximadamente el 80% de los gatos desarrollan el virus latente, que se intensifica en respuesta a factores estresantes como enfermedades, uso de esteroides o embarazo. Estos brotes provocan síntomas recurrentes a lo largo de la vida del gato.

 
Continuar leyendoEnfermedad ocular felina por herpesvirus: causas, síntomas y tratamiento

¿Tu gato come plástico? Guía de la pica en los gatos

Si alguna vez te has encontrado a tu gatito masticando algo extraño, puede que te haya surgido esta pregunta.

Ya sea que encuentres a tu gato mordiendo los cordones de los zapatos, las cortinas de la ducha o incluso los cables eléctricos, puede ser una experiencia inquietante y preocupante para nosotros, los padres de mascotas.

Pero, con mucho, la mayor pregunta que vemos flotando en la comunidad felina es ¿por qué mi gato come plástico? Tupperware, bolsas de supermercado o cualquier otra cosa de plástico… lo que sea que puedan agarrar, nuestros gatitos parecen totalmente obsesionados con esas cosas.

¿La respuesta? Pica.

Descrita por los investigadores como «la ingestión de alimentos no comestibles«, esta afección puede afectar a las vacas, las aves, los perros e incluso a los seres humanos. Pero se calcula que alrededor del 40% de los gatos se verán afectados a lo largo de su vida, lo que supone un número enorme de nuestros queridos felinos.

Como dice el refrán, el conocimiento es poder. Así que hemos recopilado las últimas investigaciones y descubrimientos aquí, para ayudar a arrojar algo de luz sobre este problema para los padres preocupados por el pelaje. Nos sumergiremos en:

¿Qué es la pica felina?

Consumo de artículos no nutritivos.

¿Qué causa la pica en los gatos?

Las posibles causas genéticas, conductuales y ambientales.

Los signos y síntomas de la pica felina

Incluyendo materiales comunes que los gatos buscan.

Posibles opciones de tratamiento

Tratamientos médicos, gestión del estrés, ideas de enriquecimiento ambiental y sugerencias de suplementos.

Los mejores juguetes para masticar para gatos con Pica

Aunque es normal que los bebés jueguen a morder, la Pica es potencialmente peligrosa para ellos, sobre todo porque lo que acaban comiendo no es bueno para ellos. Por eso es importante entender lo que impulsa a nuestros gatitos a masticar.

Porque cuanto más sepamos, mejor podremos cuidar de nuestras queridas bolas de peluche, ¿verdad? Así que, ¡comencemos!

Pica en los gatos: síntomas y tratamiento

Mastiqué el cable del Internet

¿Qué es la pica felina?

La pica se clasifica científicamente como «la ingestión compulsiva de sustancias no nutritivas».

Lo que esto significa es que un animal que sufre de pica tiene el deseo y el impulso de comer artículos que no le proporcionan ningún beneficio nutricional o de salud.

A diferencia de comer hierba, que algunos gatos pueden hacer para ayudarles con sus problemas estomacales, los enfermos de pica se sienten generalmente atraídos por masticar cualquier cosa, incluso cosas que pueden hacerles enfermar de verdad.

Sabías que…

El nombre de pica procede de la palabra latina que significa urraca, ya que estas aves son conocidas por su inusual capacidad y disposición a comer prácticamente cualquier cosa.

El nombre de pica procede de la palabra latina que significa urraca, ya que estas aves son conocidas por su inusual capacidad y disposición a comer prácticamente cualquier cosa.

Hay algunas cosas que podrían estar causando los hábitos de masticación de tu gatito.

  • Raza –¿tienes un hermoso siamés o birmano? ¿Sabías que estas razas son más propensas a la pica que otras?
  • Epoca –Es más probable que el sintoma afecte a tu gatito durante los primeros 4 años de vida, normalmente entre los 6 y los 18 meses. Esto significa que puede estar relacionado con el hecho de que tu bola de pelo haya alcanzado la madurez (¡esas molestas hormonas!) Y con sus primeros sentimientos de comportamiento territorial. Sin embargo, es interesante que la castración parece tener poco efecto sobre los síntomas.
  • Reubicación – Según los investigadores, es más probable que la pica afecte a tu gato dos meses después del traslado. Suele estar relacionado con el estrés de estar en un lugar nuevo y los posibles efectos emocionales de separar a un gatito de sus compañeros de camada. Lo que tiene mucho sentido. ¡Esas son cosas que dan miedo a nuestros bebés de peluche!
  • Destete precoz –En una nota similar, otra investigación ha encontrado que el destete temprano de los gatitos puede conducir a una mayor probabilidad de que desarrollen pica.

Otras posibles causas que los científicos han descubierto son:

  • Tédio
  • Falta de contato social
  • Comportamiento de caza redirigido
  • Deficiencia de fibra
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Apetito anormalmente grande
  • Diabetes
  • Carencias nutricionales
  • Otras enfermedades crónicas
gato malhado mascando caixa de papelão

¿Qué hay detrás de todo esto?

Un abanico tan amplio de posibles causas puede ser difícil de digerir …. ¡literalmente! Por eso, muchos investigadores intentan averiguar cuál podría ser la raíz, la causa fundamental.

¿Alguna vez te has chupado el dedo de pequeño? ¿O tenías esa manta o juguete especial que te gustaba llevarte a la boca cuando eras niño?

Se cree que masticar o chupar objetos en los animales es similar a este comportamiento humano. Chuparse el dedo libera hormonas beneficiosas y reduce la tensión en los seres humanos. Así que no es exagerado pensar que nuestros gatos buscan esa cálida sensación de bienestar y confort.

Pero los problemas surgen cuando este comportamiento se convierte en una adicción, en lugar de una bonita actividad de los gatitos.

Entonces, ¿cómo puedes saber si tu gato sufre de pica en lugar de estar pasando por una fase o simplemente jugando?

¿Cuáles son los signos de la pica en los gatos?

Muchos gatitos jóvenes mastican o rompen cartones, juguetes u otros objetos mientras tienen una sesión de juego alocada. Es un comportamiento depredador totalmente normal.

Lo que diferencia a un enfermo de pica es que tiende a masticar, chupar o triturar obsesivamente el objeto a lo largo de los dientes posteriores y, a veces, a tragarlo.

¡Este tipo de enfoque constante en masticar, comer y chupar es el mayor síntoma de la pica, y muchos gatos harán cualquier cosa para poner sus patas en algo que quieren en sus bocas!

En un estudio realizado en el Reino Unido, los materiales más comunes buscados por los gatos con pica crónica incluían:

  • Lana
  • Algodón
  • Goma
  • Papel
  • Materiales artificiales (como cables eléctricos y cortinas de ducha)
  • Cartón
  • Y, por supuesto, ¡plástico!

Otros síntomas pueden ser:

  • Tiene poca energía o parece cansado
  • Una reducción del apetito
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Vómitos

Obviamente, los gatos que comen cosas que no deberían son un riesgo para su salud. Los que sufren de pica son más propensos a sufrir bloqueos intestinales, intoxicaciones, deficiencias nutricionales y (si no tienen cuidado) electrocución.

¿Cómo puedes ayudar a mantener a tu gatito a salvo?

Tratamiento de la pica en los gatos

gato bege mastigando um galho de planta no jardim

1 . Visita a tu veterinario

Como la pica a veces puede ser un síntoma de otras condiciones médicas, el primer paso debe ser visitar al veterinario para obtener un diagnóstico adecuado.

Si puedes, trae notas de cómo es el comportamiento a diario, qué busca tu gatito para comer y cuándo empezó el comportamiento.

Por ejemplo, ¿empezó cuando te cambiaste de piso? ¿Cambió tu horario o tu casa? ¿O parece que es totalmente aleatorio? Cualquier información que puedas dar a tu veterinario le ayudará a encontrar la posible causa.

Si quieres descartar cualquier causa médica, tu veterinario puede realizar análisis de sangre, de orina y quizás también una tomografía computarizada.

2.  Comprueba su alimentación

Si el veterinario no encuentra ninguna causa médica subyacente, asegúrate de hablar con él sobre la nutrición de tu gato.

Los felinos son muy astutos y si perciben una carencia, tratarán de encontrarla en otra parte. Tu veterinario puede sugerirte algunos suplementos vitamínicos, fibra añadida o un alimento alternativo para probar.

3.  Controlar el medio ambiente

Para mantener la seguridad de tu gatito, intenta eliminar todos los objetos desencadenantes que estén al alcance de sus patas.

Guarda los calcetines, los plásticos y otros artículos tentadores en armarios o cajas seguras. Si puedes, intenta supervisar a tu bebé peludo lo máximo posible, ya que todos sabemos lo listos que son nuestros amigos felinos para conseguir lo que quieren.

Si ves que tu gato pone las patas en algo que no debe, intenta reconducirlo con algo de comida, un juguete o una golosina. Una vez distraído, retira el objeto de su alcance lo más rápidamente posible.

4.  Mantenerlo ocupado

Una forma de reducir cualquier tipo de problema de comportamiento es hacer que el mundo de tu gato sea más emocionante. Así, simplemente están demasiado ocupados para pensar en meter las patas en los calcetines.

Si tienes un gato dentro de casa, invierte en algunos juguetes enriquecedores para jugar juntos y en un árbol para gatos súper chulo para que vea el mundo pasar.

brinquedo de pena de mascar gato

Mejor aún, ¿por qué no intentar entrenarle para que camine con correa y así poder vivir juntos algunas aventuras seguras al aire libre?

O hazlo tú mismo y construye un «catio» para tu peludo. Incluso puedes utilizar muebles de Ikea para crear estas zonas de juego al aire libre o inspirarte en este increíble tutorial.

5.  Gestionar el estrés

Si estás bastante convencido de que el estrés es la causa de la irritación de tu gato, intenta identificar los desencadenantes específicos.

Por ejemplo, si tus gatos se pelean, intenta separarlos.

Si se trata de un nuevo horario o entorno, puedes encontrar la manera de calmar a tu gato, quizás tomándote una semana de descanso y ayudándole a adaptarse lentamente…

También tenemos una lista de los mejores remedios naturales para calmar a los gatos, muy recomendable para los padres de mascotas que quieran devolver un poco de zen a la vida de sus compañeros con patas.

6.  Juguetes para masticar para gatos con pica

Una buena manera de ayudar a frenar el deseo de encontrar los cordones es ofrecer algunos juguetes seguros para masticar. Aquí están nuestras mejores selecciones:

  • PetSafe – Un juguete y un dispensador de golosinas 2 en 1 que seguro que mantendrá ocupado a tu felino. Los juguetes Kong son conocidos por su durabilidad y, al estar hechos de un material resistente, son excelentes para satisfacer las ganas de masticar.

  • Yeowww! Catnip Yellow Banana Cat Toy – Este juguete está fabricado en los Estados Unidos en sarga de algodón súper resistente. Reforzado con costuras extra fuertes, está protegido contra el desgarro o la corrosión. De hecho, algunos padres de mascotas dicen que su juguete sigue funcionando después de un año de masticación. Relleno de hierba para gatos 100% orgánica, también está hecho con un tinte de tela totalmente natural derivado de vegetales, lo que hace que tu gato pueda pasar unas cuantas horas felices masticando.

Oferta
YEOWWW Juguete para Gato
16.313 Opiniones

  • Alfombra ondulada MC.Pig para gatos – Hecha para cazar, esconderse y todo tipo de diversión, esta alfombra ondulada está diseñada para mantener a tu gatito totalmente ocupado. Fabricado con fibras duraderas parecidas a las de las alfombras que tienen una «tecnología antidesgaste», no es tóxico y probablemente resistirá a algunos mordiscos. Además, ¡está hecho de catrtón!

  • Varitas de Gato de Madera Natural – Las varitas de provocación son una forma increíble de hacer que tu gato participe y se mueva. Además, como es un juguete interactivo, puedes controlar el tiempo que tu gato puede masticar. Además, los juguetes y la varita están hechos de materiales naturales como la madera y el sisal, que también son mejores para el planeta.

Como con todos los juguetes, pero especialmente con los gatos activos, asegúrate de supervisar el tiempo de juego.

7.  Suplementos para la ansiedad

Como la ansiedad suele estar en el origen de muchos casos de pica, cualquier cosa que puedas hacer para ayudar a calmar a tu gato será realmente útil.

Algunos expertos en comportamiento animal sugieren que los siguientes ingredientes pueden ayudar a controlar la ansiedad de nuestros amigos peludos:

  • L-teanina – Esta es una sustancia especial que se encuentra en el té verde. Se cree que puede ayudar a aumentar los niveles de serotonina del gatito y ayudarle a sentirse más relajado al aumentar las ondas cerebrales alfa.
  • Extracto de Magnolia officinalis – Se cree que esto ayuda a proporcionar a los animales una sensación de calma, especialmente si les preocupan los ruidos fuertes.
  • Concentrado protéico de suero – Específicamente del tipo que contiene alfa-lactalbúmina. Este aminoácido esencial ayuda a equilibrar el importantísimo sistema nervioso. Los estudios realizados en gatos han demostrado que añadir un poco a su dieta diaria disminuía los comportamientos de ansiedad,

Habla con tu veterinario para ver si te recomienda suplementos específicos para gatos que contengan los elementos mencionados o echa un vistazo a estos remedios naturales para calmar a los gatos.

Consideraciones finales – Gatos que viven con pica

Aunque todavía nos queda mucho por aprender sobre la pica y sus causas en nuestros gatos, esperamos que este conjunto de opciones de gestión pueda proporcionarte algunas formas proactivas de ayudar a tu gatito a llevar una vida feliz y saludable.

 
Continuar leyendo¿Tu gato come plástico? Guía de la pica en los gatos

¿Los gatos tienen dolor de cabeza?

¿Alguna vez te has preguntado si los gatos pueden tener dolor de cabeza? ¿Nuestros amigos felinos experimentan mal humor de la misma manera que nosotros? Hablemos de los gatos y de lo que puedes hacer si tu mascota comienza a comportarse de manera extraña.

¿Qué es un dolor de cabeza y diferentes tipos?

Dolor de cabeza es un término que se utiliza para describir cualquier tipo de dolor en la región de la cabeza o el cuello. Hay muchos tipos diferentes de dolores de cabeza y se dividen en dos categorías: dolores de cabeza primarios y secundarios.

Los dolores de cabeza primarios suelen ser inofensivos y no son causados ​​por alguna afección preexistente. Esto incluye migrañas, racimos y dolores de cabeza por tensión. El segundo tipo de dolor se debe a un traumatismo, una lesión y puede ser peligroso.

Si bien algunas personas pueden pensar que los dolores de cabeza están relacionados con el dolor cerebral, la realidad es un poco diferente. Mira, no hay receptores de dolor en el cerebro, pero eso no se aplica a otras partes de la cabeza y el cuello.

¿Es posible que un gato tenga dolores de cabeza?

Ahora, hay varios problemas que surgen al hacer esta pregunta. Como humanos, podemos comunicarnos con otros humanos y decirles si sentimos algún dolor. Si alguien tiene dolor de cabeza, puede explicar el tipo de dolor sin ningún problema.

Pero la situación es un poco diferente para nuestros amigos felinos. Primero, los gatos tienden a evitar cualquier tipo de dolor, enfermedad o malestar. Muchos creen que es su naturaleza, y ocultar cualquier tipo de debilidad parece ser parte del instinto de supervivencia. Esto significa que determinar si un gatito tiene dolor de cabeza será un gran desafío.

Algunas personas incluso afirman que es imposible que un gato tenga dolor de cabeza, pero son una minoría. En lo que todos están de acuerdo es en que no hay forma de determinar si los gatos experimentan esto de la misma manera que nosotros.

Cómo puedes detectar las señales de que tu gato tiene dolor

Hay algunas formas en las que puede notar los signos de dolor si estudias el comportamiento de tu gato. Si tu felino está experimentando algún tipo de problema, puede haber varias cosas que apunten a ese tipo de problema.

Tu gato puede:

  • Agitarse
  • Empezar a ronronear excesivamente
  • Tiene fiebre
  • Experimentar cambios en la respiración
  • Ponerse letárgico
  • Disminución del apetito
  • Cambiar el comportamiento de la bandeja de arena
  • Muestra cambios en su comportamiento de aseo personal

En general, cualquier tipo de comportamiento irregular puede ser un signo de problemas. Es por eso que debes prestar atención a lo que hace tu gatito para que puedas reaccionar a tiempo y evitar más daños. Por supuesto, si tu gato hace algo extraño de vez en cuando, puedes atribuirlo a una actitud normal de gato.

¿Cómo puedes ayudar a tu gato?

Si tu gato siente dolor o muestra algún tipo de comportamiento extraño, deberás reaccionar lo antes posible. La solución obvia sería visitar a un veterinario, ya que sabrá si hay algún problema de salud.

Otra opción es realizar una prueba de ADN de gato. Sí, esto te ayudará a aprender más sobre los antepasados ​​de tu gato, pero también puede explicar por qué tu gato se comporta de esta manera. Es un método simple que puede probar en casa y existe la posibilidad de que comprendas mejor a tu gato y obtengas la información necesaria sobre su estado de salud.

A veces, el cambio necesario puede ser una dieta sencilla y no hay nada de que preocuparse.

 
Continuar leyendo¿Los gatos tienen dolor de cabeza?

Cáncer de intestino en gatos: causas, síntomas y tratamiento

El cáncer de intestino es una forma relativamente poco común de cáncer en los gatos y representa solo un pequeño porcentaje de todos los casos de cáncer felino. Esa es una buena noticia porque cuando ocurre el cáncer de intestino, es una enfermedad grave.

Aproximadamente el 90% de los tumores intestinales felinos diagnosticados son malignos y la metástasis es común. El cáncer de intestino a menudo se disemina en el momento del diagnóstico, lo que hace que su tratamiento sea un desafío.

¿Qué es el cáncer de intestino?

El cáncer se refiere a cualquier tumor maligno que puede hacer metástasis o diseminarse a otras partes del cuerpo. En el cáncer de intestino, el tumor se localiza en cualquier parte del intestino. Esto incluye el intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon) y el intestino grueso (ciego, colon y recto).

Es posible que también escuches la frase «cáncer intestinal» en referencia al cáncer de estómago, aunque esto se llama más exactamente «cáncer gastrointestinal». Gastrointestinal se refiere a todo el tracto digestivo, mientras que intestinal se refiere específicamente a los intestinos.

Hay varios tipos de cáncer que pueden ocurrir en los intestinos, cada uno de los cuales requiere diferentes tipos de tratamiento. Además, los signos clínicos del cáncer de intestino pueden variar significativamente según la ubicación y las características del tumor.

Causas del cáncer de intestino

Causas del cáncer de intestino en los gatos

 

Existen varios tipos de cáncer de intestino en los gatos, siendo el linfoma el más común. La causa subyacente suele ser difícil de identificar.

El linfoma es, con mucho, el cáncer intestinal más común en los gatos. En muchos casos, no se puede determinar la causa subyacente del linfoma felino. Sin embargo, varios factores conocidos pueden predisponer a un gato al linfoma.

Los gatos con el virus de la leucemia felina (FeLV) o el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) tienen más probabilidades de desarrollar linfoma. Además, los gatos que viven en un hogar con fumadores tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar linfoma. Finalmente, se sospecha un vínculo entre la inflamación intestinal crónica (como la que se observa en las alergias alimentarias) y el linfoma, aunque este vínculo aún no se ha probado.

Otros cánceres intestinales comunes en gatos incluyen adenocarcinoma, tumor de mastocitos y leiomiosarcoma.

Se desconoce la causa subyacente de estos otros tipos de cáncer de intestino. Es probable que tanto los factores genéticos como los ambientales desempeñen un papel en el desarrollo del cáncer de intestino.

El cáncer de intestino generalmente se observa en gatos mayores, generalmente entre los diez y los doce años de edad. Los gatos siameses parecen estar genéticamente predispuestos al cáncer de intestino; un gato siamés tiene casi el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de intestino que un gato de otra raza.

Síntomas del cáncer de intestino

El cáncer de intestino puede causar una amplia variedad de signos gastrointestinales. Estos signos a menudo son clínicamente indistinguibles de otras enfermedades gastrointestinales, lo que significa que el cáncer de intestino solo se puede diagnosticar mediante pruebas.

Los signos inespecíficos comunes del cáncer de intestino (y otras enfermedades gastrointestinales) incluyen pérdida de peso, letargo, dolor abdominal e hinchazón abdominal.

Sin embargo, además de estos signos inespecíficos, los gatos pueden desarrollar signos adicionales según la ubicación del cáncer de intestino.

Los gatos con cáncer de intestino delgado muestran signos relacionados con una función disminuida del intestino delgado.

El vómito suele ser un signo predominante en estos gatos y puede ir acompañado de disminución del apetito o anorexia. En algunos casos, el vómito puede contener sangre no digerida (que le da un tinte rojo / rosado al vómito) o sangre digerida (que parece posos de café).

Los gatos con cáncer de intestino grueso pueden tener un conjunto diferente de signos clínicos, relacionados con el hecho de que sus tumores se encuentran en la parte inferior del intestino.

Los gatos afectados pueden experimentar diarrea, causada por la incapacidad del colon para reabsorber el agua de las heces. Alternativamente, los gatos afectados pueden tener dificultades para excretar heces además de sus tumores y sufrir estreñimiento. Si el tumor está sangrando, es posible que observe sangre roja clara en las heces.

Todos estos signos pueden ser causados ​​por otras enfermedades gastrointestinales y no son específicos del cáncer de intestino. Si tu gato muestra alguno de estos signos, será necesario un examen minucioso para identificar la causa de los problemas intestinales de tu gato.

Diagnóstico de cáncer de intestino

diagnóstico de cáncer de intestino

 

El diagnóstico de cáncer de intestino en gatos comienza con un examen físico, seguido de pruebas de laboratorio.

Si tu gato muestra signos de enfermedad gastrointestinal, el veterinario comenzará con un examen físico completo. Tu veterinario examinará la salud general de tu gato, notando su peso, la calidad del pelaje y la condición general del cuerpo. Se palpará el abdomen (barriga) de tu gato para comprobar si hay una masa abdominal palpable o un engrosamiento de los intestinos.

Entonces, tu veterinario probablemente te recomendará algunas pruebas de laboratorio básicas.

Un recuento completo de células sanguíneas y un perfil bioquímico sérico permitirán a tu veterinario descartar otras causas de los signos gastrointestinales de tu gato.

Muchas afecciones pueden causar vómitos, diarrea y pérdida de peso, por lo que los análisis de sangre son esenciales para reducir la lista de posibles causas del lunar de tu gato. Tu veterinario puede encontrar anomalías en la sangre que sugieran una enfermedad intestinal, como anemia (causada por la pérdida de sangre por tumores sangrantes), niveles bajos de proteínas (causados ​​por una disminución de la absorción de proteínas en el intestino) y niveles altos de calcio en la sangre (que se pueden observar con el linfoma). 

Si las pruebas de laboratorio sugieren una enfermedad intestinal, el siguiente paso suele ser la obtención de imágenes.

Las radiografías (rayos X) se pueden utilizar como una prueba de detección inicial para buscar masas grandes y obvias o signos de obstrucción intestinal. También se suele recomendar la ecografía; puede ayudar a encontrar masas más pequeñas, engrosamiento intestinal y ganglios linfáticos agrandados que pueden estar presentes en el abdomen (barriga) de tu gato.

Si se encuentra una masa, tu veterinario la biopsiará mediante endoscopia (una cámara que alimenta el intestino) o mediante cirugía.

En algunos casos, se puede utilizar la guía ecográfica para obtener un aspirado con aguja fina de la masa antes de la biopsia para ver si se puede hacer un diagnóstico sin pruebas más invasivas. En esta prueba, se inserta una pequeña aguja en el abdomen de su gato y directamente en la masa.

Independientemente de si la muestra se obtiene mediante biopsia o aspiración con aguja fina, la muestra se enviará a un patólogo. El patólogo preparará la muestra y la examinará de cerca con un microscopio. El patólogo podrá determinar si la masa es cancerosa y, de ser así, qué tipo de cáncer está presente.

Tratamiento del cáncer de intestino

El tratamiento del linfoma, el cáncer de intestino más común en los gatos, generalmente requiere quimioterapia.

También se puede intentar la extirpación quirúrgica del tumor, si es posible, para ayudar a minimizar los signos de enfermedad y mejorar la calidad de vida del gato. Algunos casos de linfoma, conocido como linfoma de bajo grado, responden bien a la quimioterapia.

Estos gatos pueden sobrevivir varios años con tratamiento. Sin embargo, si un gato tiene linfoma de alto grado, el pronóstico es más cauteloso. Un gato con linfoma de alto grado solo puede entrar en remisión durante unos meses con quimioterapia, experimentando una rápida recurrencia de los signos.

Si la quimioterapia no es una opción para el linfoma de tu gato, tu veterinario puede recomendar un tratamiento con prednisona (un esteroide) para aliviar algunos de los signos de la enfermedad gastrointestinal de tu gato y brindarle cuidados paliativos (como cuidados paliativos en humanos).

En promedio, los gatos tratados con prednisona para el linfoma tienen un tiempo de supervivencia de dos a tres meses.

Con otros tipos de cáncer de intestino, el tratamiento y el pronóstico dependen del tipo de cáncer de intestino que tenga tu gato y si es localizado (un solo tumor) o difuso (diseminado por todo el intestino). Algunas masas aisladas se pueden tratar quirúrgicamente, aunque se puede recomendar la quimioterapia para minimizar el riesgo de diseminación. Los cánceres ubicados de manera difusa en los intestinos no se pueden extirpar quirúrgicamente. Estas masas generalmente se tratan con quimioterapia.

Conclusión

El cáncer de intestino felino es una condición difícil de diagnosticar porque sus signos pueden confundirse con muchas otras enfermedades. Si tu gato muestra signos gastrointestinales que no se resuelven con un tratamiento simple, habla con tu veterinario sobre la realización de pruebas de diagnóstico para obtener un diagnóstico preciso. Vale la pena hacerlo porque el diagnóstico temprano puede conducir a un tratamiento temprano.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo pueden vivir los gatos con cáncer de intestino?

El pronóstico del cáncer de intestino depende en gran medida del tipo de cáncer. Los gatos con linfoma, la forma más común de cáncer de intestino, pueden sobrevivir desde unos pocos meses hasta varios años con quimioterapia, dependiendo de si el gato tiene linfoma de grado bajo o alto.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de intestino en los gatos?

Los gatos con cáncer de intestino pueden mostrar una variedad de signos gastrointestinales que no se pueden distinguir clínicamente de otras afecciones gastrointestinales. Los signos comunes incluyen vómitos, diarrea, pérdida de apetito, pérdida de peso, dolor abdominal, distensión abdominal y letargo.

¿Cuánto tiempo viven los gatos con linfoma intestinal?

El pronóstico de los gatos con linfoma intestinal es variable. Sin quimioterapia, los gatos generalmente solo sobreviven de uno a dos meses. Con la quimioterapia, los gatos pueden entrar en remisión durante unos meses a varios años.

 
Continuar leyendoCáncer de intestino en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Cómo ayudar a un gato estresado

Un gato estresado es un desafío para todos en la casa.

Demasiado estrés no solo puede hacer que la vida de nuestro gato sea más desafiante, también puede afectar su salud con el tiempo. Entonces, ¿cómo puedes ayudar al felino estresado?

En este artículo, profundizaremos en los detalles detrás del estrés en los gatos y te ayudaremos a comprender cómo darles a los gatos el alivio que se merecen.

Cómo ayudar a los gatos estresados

persona que intenta acariciar a un gato sibilante estresado

¿Qué causa el estrés en los gatos?

Los gatos son criaturas sensibles, lo que significa que los cambios en y alrededor de sus vidas pueden causar un gran estrés. Si bien nuestros gatos pueden tener desencadenantes diferentes a los que tendríamos tú y yo, su ansiedad y luchas son igualmente reales.

Algunas de las causas más comunes de estrés en los gatos incluyen:

  • Mudarse a una nueva casa
  • Gente nueva en la casa
  • Traer nuevas mascotas a la casa
  • Ruidos fuertes como fiestas, fuegos artificiales, etc.
  • Desaparición de personas importantes en sus vidas
  • Quedarse solo con demasiada frecuencia
  • Animales fuera de la ventana
  • Viajes al veterinario
  • Enfermedad o nuevos medicamentos
  • Lesiones
  • Cualquier otro cambio en su entorno o rutina diaria

¿Cómo saber si un gato está estresado?

Dado que nuestros gatos no pueden decirnos cómo se sienten, depende de nosotros comprender su comportamiento y ofrecer ayuda cuando la necesiten. Si bien cada gato es diferente, existen algunos signos comunes de estrés en los gatos.

  • Ocultar y evitar a otras personas o animales
  • Micción inadecuada, orinar fuera de la caja o en casa
  • Mayor agresión contra personas o animales en su hogar
  • Pérdida de apetito o negativa a acercarse al cuenco
  • Limpieza excesiva o aumento de su comportamiento normal de limpieza
  • Mayor vocalización o maullido
  • Vomito
  • Diarrea
  • Orina cerca de ventanas donde los animales al aire libre puedan estar
  • Cualquier otro cambio en su comportamiento normal

Si tu gato muestra alguno de los comportamientos anteriores, es posible que esté luchando con un nuevo factor estresante en su vida.

Signos de un gato traumatizado

Nuestros gatos no solo pueden pasar por el estrés, sino que también pueden volverse traumatizados de experiencias traumáticas o estrés crónico que nunca se resuelve.

Un gato traumatizado corre el riesgo de sentir una incomodidad generalizada a su alrededor, además de tener un impacto peligroso en su salud general.

Como los humanos, nuestros gatos pueden pasar por experiencias terribles que dejan un impacto duradero.

Si un gato ha tenido un encuentro con un perro agresivo o ha experimentado un miedo extremo a los ruidos fuertes en su hogar; cada gato puede verse afectado de forma diferente. Estas experiencias pueden da forma a su comportamiento en el futuro, y es posible que necesiten ayuda adicional para resolverlo.

gato estresado en el jardín conociendo a un nuevo perro

Los síntomas de los gatos traumatizados tienden a tener algunas diferencias que el estrés general en los gatos, así que vamos a sumergirnos en los signos que hay que buscar.

  • Agresión como silbidos, deslizamientos, mordiscos y más
  • Esconderse o simplemente pasar el rato en un área de la casa
  • Negarse a comer
  • Miedo en torno a la causa de su trauma, como perros, humanos, otros gatos, etc.
  • Negarse a ser tocado
  • Constantemente acobardado cuando se mueven por tu casa
  • Cualquier otro cambio drástico en su comportamiento

Si tu gato acaba de pasar por una experiencia traumática y presenta alguno de los síntomas anteriores, es posible que debas hablar con tu veterinario sobre tu plan para seguir adelante. Los métodos que discutiremos en este artículo aún pueden ser útiles, pero también pueden necesitar el apoyo de una intervención médica.

¿Cómo calmas a un gato estresado o ansioso?

Si tienes un gato estresado o ansioso, probablemente estés buscando algunos consejos para aliviar el estrés de tu gato. Dado que la mayoría de nuestros gatos viven en nuestra casa con nosotros. Muchas de las soluciones implicarán realizar cambios en tu hogar y tu vida. Entonces, ¿cómo puedes ayudar a tu gato nervioso? ¡Analicemos algunas opciones de éxito a continuación!

  • Dale espacio vertical adicional. Dado que nuestros gatos tienden a esconderse de los demás cuando están bajo estrés, es importante brindarles su propio refugio mientras están presentes en su rutina. Los árboles para gatos y los estantes para gatos son una excelente manera de demostrar un área segura para tu gato, al tiempo que ofrecen la opción de seguir observando el medio ambiente.
  • Asegúrate de que su caja de arena esté en un área cómoda. Por ejemplo, encontrar un área tranquila y libre de estrés, algunas buenas ubicaciones para la caja de arena incluyen un baño silencioso, un armario, en la esquina de una habitación, detrás de un mueble y otros más.
  • Trata de promover el juego diario tanto como sea posible. El ejercicio no solo ayuda a tu gato a aliviar el exceso de estrés, sino que también ayuda a crear un vínculo entre vosotros dos. Los juguetes pueden ayudar a mantenerlo activo y en movimiento, y proporcionar estimulación mental cuando se siente nervioso.
  • Haz todo lo posible para limitar las criaturas que frecuentan el área alrededor de tu casa o bloquea las áreas en las que tu gato puede ver otros animales que causan estrés. Por ejemplo, si tu gato se sienta en una ventana que a un gato callejero le encanta frecuentar, puedes intentar colocar adornos en la ventana que bloqueen el acceso de tu gato. Solo asegúrate de ofrecerle una opción de percha de reemplazo, como un árbol para gatos, otra ventana para ver el exterior o incluso un estante para gatos.
  • Trata de promover la positividad con su punto de estrés. Por ejemplo, si tu gato está estresado por una nueva persona que vive en tu casa, pídele que le ofrezca golosinas todos los días. Encontrar una manera de construir experiencias positivas en torno a su punto de estrés puede ayudarlo a aceptar el cambio.

Resolver las fuentes comunes de estrés en los gatos

Hay algunas actividades y cambios comunes que se sabe que estresan a nuestros compañeros felinos. Dado que estas son preguntas comunes entre los dueños de gatos, profundicemos en algunas soluciones positivas para estos factores estresantes comunes en los gatos.

Gato estresado asustado escondido en caja de arena roja

¿Cómo calmar a un gato estresado después de mudarse?

Mudarse a una nueva ubicación es una de las causas más comunes de estrés en los gatos.

Dado que un nuevo hogar puede traer tantas vistas y olores nuevos, puede ser abrumador para tu amado gato. Para facilitar el movimiento de tu gato, analicemos algunos consejos útiles para calmar a un gato estresado después de la mudanza.

  • Primero, asegúrate de mantener a tu gato seguro mientras se mueve. Si hay transportadores que van y vienen, asegúrate de mantenerlo en un área segura y contenida donde no pueda escapar.
  • Trae las cajas de mudanza a tu casa unos días antes de comenzar a empacar. Esto puede ayudar a tu gato a acostumbrarse a la presencia de cajas antes de que comiences a mover objetos por la casa.
  • Después de llegar a tu nuevo hogar, intenta establecer una zona segura para él. Puedes hacerlo eligiendo una habitación de la casa y llenándola con sus cosas favoritas (árboles para gatos, camas para gatos, juguetes, etc.). Tu gato puede estar nervioso por deambular libremente en un nuevo entorno, por lo que tener una zona segura puede ser reconfortante. Mantener a tu gato en esta zona segura durante los primeros días lo ayudará a adaptarse. Cuando tenga más confianza, podrá acceder al resto de la casa.
  • Trata de pasar el mayor tiempo posible con tu gato. Esto puede ayudarlo a darse cuenta de que, incluso si está en un nuevo hogar, todavía te tiene como apoyo.
  • Asegúrate de que tu gato sepa dónde están todos los contenedores de arena en tu nuevo hogar. Esto ayudará a eliminar accidentes en tu hogar.

¿Cómo calmar a un gato estresado que acude al veterinario?

Ir al veterinario puede ser una experiencia estresante para cualquier gato. El veterinario no solo es un lugar aterrador para un gato nervioso, sino también lo es el viaje en automóvil. Para ayudarte a consolar a tu gato durante tu próxima visita al veterinario, ¡vamos a sumergirnos en algunos consejos para aliviar el estrés!

  • Ayuda a tu gato a acostumbrarse a la caja de transporte antes de ir al veterinario. Puedes hacer esto llevándolo a un área pública de tu hogar, colocando golosinas en el carrito para que los recoja, dándole de comer en el carrito, ¡y más!
  • Si el viaje en automóvil es especialmente estresante para tu gato, intenta que se acostumbre al proceso. Puedes hacer esto llevándolo a dar paseos cortos siempre que puedas. Al llevarlo a frecuentes recorridos por la ciudad, el viaje en automóvil no será tan tabú.
  • Busca una clínica de animales intrépidos en tu área. Estas clínicas están dedicadas a ser conscientes del miedo a los gatos y hacer que la experiencia sea lo más libre de estrés posible.

¿Cómo calmar a un gato estresado después de tener una nueva mascota?

Los gatos pueden experimentar un estrés severo cuando traen un nuevo animal a su hogar. Los gatos protegen su territorio y un nuevo animal puede hacerlos sentir amenazados. Para ayudar a tu gato a adaptarse a la presencia de un nuevo amigo peludo, analicemos algunos consejos útiles.

  • Asegúrate de que tu gato tenga acceso a una nueva área libre de mascotas en todo momento. Puede ser un árbol para gatos, una habitación propia, una estantería para gatos o cualquier otra opción que le permita esconderse cuando está harto.
  • Estate preparado para monitorear cada interacción durante las primeras semanas. Tu presencia puede ayudar a tu gato a sentirse más seguro y permitirte intervenir en cualquier momento.
  • No los presentes colocándolos juntos en una habitación por primera vez. Permíteles siempre conocerse a distancia. Esto podría significar introducirlos a través de una puerta, bloquearlos con una puerta para mascotas o cualquier otro método que proporcione una barrera.
  • Presenta lentamente reuniones cara a cara, ya que tu gato parece estar más cómodo con la presencia de la nueva mascota a través de una puerta o portón.
  • Si tu gato se siente abrumado por la presencia de la nueva mascota, sepáralos. Nunca intentes forzar su reunión o interacción si se estresan demasiado.

Productos antiestrés para gatos

Además de realizar cambios en tu hogar, hay algunos productos para reducir el estrés en los que confiamos. Hay varias opciones en el mercado para las soluciones para la ansiedad de los gatos, así que para ayudarte a sopesar las opciones, te presentamos los productos que hemos encontrado más útiles.

  • Difusores Feliway: Los difusores Feliway son un producto recomendado por veterinarios que se sabe que liberan feromonas calmantes y reducen el estrés en los gatos. Estos difusores son tan efectivos que normalmente los encontrarás en la oficina de su veterinario.

  • Spray Feliway: Este spray tiene el poder del difusor feliway, en forma de spray portátil. Este spray se puede aplicar en tu sofá para reducir los arañazos, en un lugar donde tu gato tenga accidentes e incluso en la jaula antes de ir al veterinario.

  • Collar de centinela reconfortante: Este collar relajante es uno de los únicos collares científicamente probados para aliviar el estrés en los gatos. Cada collar libera feromonas durante 30 días y ayuda a reducir el comportamiento no deseado y los síntomas de ansiedad.

El estrés en los gatos es una afección grave que nunca debe ignorarse.

¡Asegúrate de seguir los consejos que mencionamos anteriormente para reducir el estrés y podrás reconfortar la vida de tu gato nervioso!

 
Continuar leyendoCómo ayudar a un gato estresado

Señales de que tu gato puede sufrir ansiedad por separación y cómo ayudarlo a sobrellevar la situación

Durante los meses de bloqueo por la pandemia de COVID-19, muchas personas quedaron desempleadas o empezaron a trabajar de forma remota. Algunos gatos se preguntaban cuándo volverían a marcharse sus dueños, mientras que a otros les gustaba la atención y las golosinas adicionales. Si bien algunos empleadores ahora prefieren un entorno de trabajo remoto o híbrido para los empleados, muchos están ansiosos por que sus empleados vuelvan a la oficina. Si está pasando del trabajo a distancia, al trabajo de oficina en persona, recuerda que tu gato también lo hará. Hemos enumerado algunas señales de advertencia de ansiedad por separación que debes conocer y consejos para ayudar a tu gato a lidiar con la ansiedad por separación que puede estar experimentando.

Señales de que tu gato puede tener ansiedad por separación

Hay muchas señales de que tu gato puede estar sufriendo de ansiedad por separación.

Cambiar los patrones de micción

Una señal es si tu gato entrenado en la caja de arena comienza a orinar en algunos lugares de la casa, especialmente en la cama de los padres de la mascota. Si tu mascota hace esto, nunca lo regañes. Asegúrate de llevarlos a tu veterinario para descartar primero cualquier causa física. Una vez que haya descartado las causas físicas, puedes obtener ayuda de un experto en comportamiento. También puedes utilizar productos como arena para gatos y Feliway para aliviar la ansiedad de tu gato. Cuando limpies la orina, asegúrate de usar un limpiador como Nature’s Miracle, que contiene enzimas que destruyen el olor. Los gatos seguirán orinando de forma inapropiada si huelen la orina, por lo que es importante destruir el olor en su origen.

Sobretratamiento

Si tu gato comienza a cepillarse los dientes en exceso, esto también es un signo de ansiedad por separación, especialmente en las gatas. Los signos de cuidado excesivo incluyen lamer el pelaje hasta el punto de que el gato se quede calvo. Revisa cuidadosamente el pelaje de tu gato para ver si hay parches de calvicie donde tiró del pelaje. Si encuentra calvas, podría significar que tu gato se siente vulnerable y estresado. Deberás romper este hábito tranquilizando a tu gato, usando un aerosol de feromonas como Feliway y participando en sesiones de juego activo para aumentar la confianza de tu gatito.

Otro comportamiento destructivo e inusual

Otro signo, más común en los gatos machos, es si tu gato se vuelve destructivo cuando estás fuera o cuando llegas a casa. La vocalización excesiva o el hiper-apego inusual a ti cuando está en casa también es una señal. En lo que respecta a los hábitos alimenticios de tu gato, si notas que tu gato come demasiado rápido o no come nada, también podría deberse a una posible ansiedad por separación. Por último, una señal común de que tu gato está estresado es si comienza a caminar más o intenta escapar.

Cómo minimizar la ansiedad por separación en tu gato

Cinco formas de ayudar a tu gato a lidiar con la ansiedad por separación son ser paciente, eliminar las señales de partida, modificar su entorno, asegurarse de que tu gato tenga interacciones sociales durante el día y usar Feliway mientras no estás.

Eliminación de sugerencias de inicio

Si vas a volver al trabajo en persona, comienza a dejar salir a tu gato durante períodos cortos del día para prepararlo para la transición. Presta atención a tu gato cuando te prepares para salir. Los gatos con ansiedad por separación pueden desencadenarse si escuchan o ven que recoges las llaves o si te ven poniéndote los zapatos. Si notas un detonante, intenta ser consciente de él mientras te preparas para salir. Además, cuando te vayas, no le des un abrazo de despedida a tu gato y resiste la tentación de anunciar que mamá o papá volverán pronto. En cambio, sal por la puerta silenciosamente.

“Cuando salgo de viaje, suelo hacer las maletas y cargar el coche con uno o dos días de antelación o poner mis cosas en el coche o en el garaje. De esa manera, mi gato no teme que yo salga mientras mi equipaje y yo salimos por la puerta.”, Dice Lauren Mieli, fundadora de The Catnip Times.

Cambia el entorno de tu gato

Mantener a tu gato ocupado y distraído mientras estás fuera es fundamental. Es una buena idea instalar un catio o una hamaca donde tu gato pueda ver todo lo que sucede afuera. Además, mantener la televisión o la radio encendida también puede ser una buena distracción. Activar los instintos de presa de tu gato colocando golosinas en un juguete o escondiendo golosinas en la casa antes de salir es una excelente manera de mantener sus mentes ocupadas y alejadas de la ansiedad de separación que puedan tener. Usa rompecabezas de golosinas para mantener ocupado a tu gato o incluso usa un dispensador de golosinas operado de forma remota como el Puppy Kitty, que puede operar desde su teléfono mientras está fuera.

Implementar interacciones sociales diarias

Si tu gato aún no se está acostumbrando a estar solo, existen algunas opciones alternativas para los dueños de mascotas. Primero, trata de encontrar una niñera, un amigo o un miembro de la familia si pueden venir mientras estás en el trabajo para cuidar a tu gato. Otra opción que puedes probar es adoptar otro gato para hacerle compañía mientras estás fuera. Además, si puedes, ve a casa a la hora de la comida para darle a tu gato un poco de atención al mediodía y juega con él usando un juguete interactivo como una varita. ¡Echa un vistazo a estos adorables juguetes de varita mágica!

Feliway, Feliway, Feliway

Si hay un producto que recomendamos para tratar de ayudar a calmar a tu gato, es Feliway. Contiene una feromona que calma a los gatos. Viene como un difusor que esparcirá suavemente la feromona en tu hogar. También viene en forma de aerosol para que puedas rociarlo por toda tu casa y en las áreas donde a tu gato le gusta caminar. Puedes rociar objetos, telas, etc. Nunca rocíes a tu gato directamente.

Dale tiempo

Llevas mucho tiempo en casa, por lo que tu gato puede tardar mucho en adaptarse a tu nuevo horario, así que ten paciencia y amabilidad. Recuerda mantener la calma, incluso si la ansiedad por separación de tu gato lo frustra. Si notas signos de que su ansiedad por separación está empeorando, habla con tu veterinario.

Descargo de responsabilidad de la FTC:

Este blog contiene enlaces de afiliados de Amazon.es

Queremos extender un enorme * Gracias * a aquellos que utilizan nuestros enlaces – ¡ayudan a compensar los costos asociados con este sitio y realmente lo apreciamos! Cuando realizas una compra después de hacer clic en nuestro enlace, es posible que recibamos una pequeña comisión. El precio que pagas es el mismo independientemente de si haces clic en nuestro enlace o no. Agradecemos que utilices nuestros enlaces para que recibamos rédito por todo el tiempo y la investigación que hacemos para ofrecerte un excelente contenido de forma gratuita. 

 
Continuar leyendoSeñales de que tu gato puede sufrir ansiedad por separación y cómo ayudarlo a sobrellevar la situación

La flatulencia felina es real y apesta

Es un tema que atormenta a todos los dueños de felinos con su aire fétido. Y es un tema que sorprende a todos cada vez que sucede, aunque ya conocen la respuesta.

Entonces nuestra pregunta de hoy es: ¿los gatos se tiran pedos?

Lo sabes, pero escucha, tirarse pedos es natural y los gatos viven lo más cerca posible de la naturaleza. Entonces, por supuesto, esto significa que experimentarás un poco de flatulencia felina de vez en cuando. Pero no te sorprendas por esto, ¿de acuerdo? Es algo que todos hacemos porque todos tenemos tractos digestivos.  Por lo tanto, no hay que ser dramáticos cuando se trata de expulsar gases.

Pero esta es la cuestión. Si notas que tu gato se tira pedos en una tormenta lo suficientemente grande como para tener que salir de casa, es posible que algo esté sucediendo dentro de su vientre.

Cuando la brisa ocasional se convierte en una tormenta de pedos

La flatulencia ocurre cuando el gas se acumula en el tracto digestivo. A veces sube por el esófago y se escapa como un eructo. Al salir por la parte trasera, el paso del gas se conoce cariñosamente como un pedo. Y la nube hedionda ocasional es algo normal, pero cuando tu gato sigue dejando que se salgan y huelen más de lo normal, ten cuidado con otros signos de malestar estomacal como hinchazón, diarrea y vómitos.

¿Qué puede hacer que estos pedos sean tan apestosos que incluso tu gato les dé la vuelta? Para ayudarlo a llegar al corazón de la tormenta de pedos, estas son algunas de las causas del exceso de gas en los gatos.

Comer demasiado rápido

Los gatos generalmente comen lentamente, pero a veces surgen factores que nos hacen sentir que necesitan engullir la comida. Por ejemplo, si otro gato merodea alrededor del plato de comida, son capaces de tragar la comida para asegurarse de que el merodeador no deseado no reciba su parte. El problema de comer demasiado rápido es la tendencia a tragar aire con la comida. Con tanto aire en la barriga, tiene que ir a alguna parte.

Puede probar con un alimentador de rompecabezas o un tapete para lamer para ralentizar la comida. También puedes distribuir la comida en porciones más pequeñas para que el gatito no se trague toda la comida de una vez. Además, si el otro gato o perro es el resultado de la competencia por los recursos, comienza a alimentarlos en tazones separados con una buena distancia entre ellos.

Comer demasiado

Comer en exceso puede ser fácil. Después de todo, la comida es deliciosa. Pero cuando llenas demasiado su estómago, todo se vuelve incómodo y turbulento, lo que lleva a una indigestión que puede manifestarse como nubes de pedos. Los rompecabezas de comida y las porciones pequeñas también ayudan a un gato que quiere sobrecargar sus intestinos con cada comida.

Si su gato come demasiado, es posible que debas examinar el motivo. ¿La comida no aporta todos los ingredientes necesarios? ¿Estás alimentando demasiado a tu gato? ¿Necesitas ayuda para averiguar cuánta comida es adecuada? Te mostramos cómo evitar sobrealimentar a su gato con estos 5 consejos.

Comer comida mala

Esto es obvio. Comer alimentos en mal estado significa que está comiendo cosas repugnantes que pueden enfermarlo. Las bacterias malas en los alimentos en mal estado pueden causar problemas estomacales graves y, cuando los intestinos se revuelven, también los pedos.

Si la comida en mal estado es la razón por la que le duele el estómago a tu gato, probablemente hayas identificado lo que comió tu gato travieso antes de que comenzaran los síntomas, especialmente si tu gato tiene la mala costumbre de escarbar en la arena. Lo sé, algunos gatitos pueden ser muy malos. Si tienes un gato de la basura, elige botes de basura con tapa que sean difíciles de derribar.

Cuando se trata de plantas, asegúrate de que tu gato no se coma las que pueden dañar a los gatos. Aquí hay una guía práctica con las plantas de interior seguras para gatos y las plantas tóxicas.

Comer comida que no le gusta a la barriga del gatito

Las alergias pueden desgarrar sus estómagos, causando diarrea y flatulencias, que continuarán mientras ingieran alimentos agresivos. Recuerda esto si estás comenzando una nueva dieta para tu gato. Haz esto lentamente, disminuyendo el volumen de la comida vieja a medida que introduces la nueva. Sin embargo, si notas un malestar estomacal repentino en tu gato, debe dejar de tomar el nuevo alimento inmediatamente.

Aquí hay un hecho extraño sobre nosotros, los felinos mágicos: los gatos pueden volverse alérgicos a un alimento específico muy repentinamente. Puede que sea la misma comida que han estado masticando durante años, pero un día de repente se te llena la casa de pedos por la nueva alergia de tu gato.

Es posible que comer no sea el problema.

Si has intentado resolver el problema de los pedos de tu gato sin éxito, el rugido de la barriga podría ser un signo de un problema gastrointestinal que requiere atención veterinaria. Por lo tanto, si los síntomas no desaparecen o se vuelven severos, comunícate con tu veterinario. Si hay sangre en las heces, llama de inmediato.

En resumen, tirarse pedos es normal. Todos lo hacemos, así que no te sorprendas cuando tu gato se tira pedos. Y, cuando se habla de pedos felinos y de cómo comer pueda determinar su rancidez, es adecuado ofrecer mi recordatorio habitual …¡no te olvides de alimentar al gato!

 
Continuar leyendoLa flatulencia felina es real y apesta

10 señales sutiles de que tu gato puede estar enfermo

Si bien la mayoría de los padres de mascotas pueden reconocer los signos obvios de enfermedad en los gatos, incluidos vómitos, diarrea u ojos llorosos, es posible que no te des cuenta de los signos más sutiles que los gatos expresan cuando no se sienten bien.

Eso es porque, en la naturaleza, los gatos son depredadores de animales pequeños, pero también son presa de animales como los coyotes. Por lo tanto, para mantenerse a salvo, tienden a ocultar cualquier signo de enfermedad. Esto puede hacer que sea más difícil saber cuándo tu gato necesita ayuda.

Todos los padres de gatos deben conocer los signos sutiles de que su gato puede estar enfermo y deben acudir al veterinario. Estos son los diez signos más sutiles de enfermedad en los gatos.

1. Tu gato se esconde más de lo habitual

¿Recuerdas cuando dije que los gatos en la naturaleza son depredadores y presas? De ello se deduce que si un gato está enfermo, no quiere que nadie lo sepa y tiene el instinto de esconderse y protegerse.

Una de las señales de que tu gato puede estar enfermo es que lo ves menos de lo habitual, o lo encuentras repentinamente escondido debajo de la cama o en el armario, o es menos sociable de lo habitual.

2. Tu gato tiene un tercer párpado prolapsado

¿Sabías que tu gato tiene tres párpados? ¡Es verdad! Los gatos tienen dos párpados al igual que los humanos y luego un tercer párpado protector llamado nictitans o membrana nictitante que es de color rosa y generalmente cuelga en la esquina inferior interna de la cuenca del ojo.

Puedes ver esto cuando tu gato duerme profundamente. El tercer párpado también se levanta cuando un gato se siente mal y cuelga hasta la mitad, cubriendo la mitad del ojo.

Si notas que ves el tercer párpado de tu gato con más frecuencia o cuando el gato está despierto, o si el tercer párpado está enrojecido o hinchado, es una señal de que tu gato está enfermo.

3. Tu gato no está saltando ni subiendo escaleras

gato calicó tirado en el suelo

Si tu gato ya no salta ni sube escaleras, podría ser una señal de que no se siente bien.

Los gatos son deportistas naturales y les encanta saltar, trepar y estar en espacios altos. Cuando un gato deja de saltar, es una señal de que algo está pasando. La razón más común por la que los gatos dejan de saltar es el dolor en las articulaciones debido a la artritis.

La artritis es muy común en los gatos mayores, pero no solemos reconocer los signos. Los gatos no tienden a cojear ni a llorar cuando tienen dolor en las articulaciones; simplemente dejan de saltar y trepar y duermen más.

Si notas que tu gato anteriormente activo al que le encantaba correr, saltar y jugar ha dejado de participar en estas actividades y, en cambio, simplemente camina, o si notas que tu gato duda en subir o bajar escaleras, es posible que tu gato esté experimentando dolor de artritis.

4. Tu gato tiene un apetito quisquilloso

Todos sabemos que los gatos pueden ser exigentes con lo que comen. Si tu gato ha sido quisquilloso con la comida toda su vida y lo ha examinado un veterinario, probablemente no sea un signo de enfermedad en tu gato. Sin embargo, si tu gato ya tenía buen apetito y repentinamente mira la comida con mala cara, es probable que haya un problema con la comida o con tu gato.

Es MUY importante involucrar al veterinario si tu gato no ha comido durante 48 horas, porque cuando los gatos no comen durante varios días, desarrollarán un problema hepático potencialmente mortal llamado lipidosis hepática. Si tu gato ha dejado de comer durante más de un día, o si ha estado comiendo menos en el transcurso de varios días, llama a tu veterinario y pide que lo examinen.

5. Tu gato desarrolla de repente un apetito voraz

Sé que acabo de decir que si un gato deja de comer es una señal de problemas, ¡pero lo contrario también es cierto! Varias afecciones en los gatos, incluida la diabetes mellitus, el hipertiroidismo y el síndrome de Cushing, pueden aumentar el apetito del gato.

Si tu gato de repente está comiendo más y está delgado o está perdiendo peso, definitivamente es una señal de que necesita atención veterinaria.

6. Tu gato está perdiendo peso

gato flaco

Un gato que de repente está perdiendo mucho peso probablemente esté lidiando con algún tipo de problema de salud.

La pérdida de peso inesperada en un gato se debe a que no ingiere suficientes calorías o que las quema demasiado rápido. Es posible que los gatos no coman lo suficiente si están estresados, con dolor por cualquier motivo, incluida una enfermedad dental, o si tienen náuseas.

Esto puede suceder con muchas afecciones, como enfermedad renal, inflamación del tracto urinario o pancreatitis. Alternativamente, los gatos pueden comer lo suficiente, pero pueden estar perdiendo calorías debido a enfermedades como parásitos intestinales, cáncer o diarrea. ¿No estás seguro de si tu gato es demasiado delgado?

Puedes utilizar la tabla inferior o probar la calculadora de peso saludable de Pet Nutrition Alliance.

  • Gato doméstico, común. Peso ideal, entre 3,6 kilos y 4,5 kilos.
  • Gato persa. Peso ideal, entre 3 y 5,5 kilos.
  • Gato siamés. Peso ideal, entre 2 y 4,5 kilos.
  • Gato maine coon. Peso ideal, entre 4,5 y 11 kilos.

7. Tu gato bebe mucho y orina mucho

Varias afecciones, incluida la enfermedad renal, la diabetes mellitus y el síndrome de Cushing, hacen que un gato beba mucho y orine mucho.

Si tu gato de repente pasa demasiado tiempo en el tazón de agua, drena el tazón más rápidamente, hace viajes más frecuentes a la caja de arena o hace estanques en la caja de arena, entonces probablemente sea una señal de que tu gato está enfermo.

Trata de llevarte una muestra de orina al hospital veterinario para que el personal pueda analizar la orina en busca de enfermedades.

8. Tu gato está orinando y / o defecando fuera de la caja de arena.

gato sentado cerca de una caja de arena.

Un gato que ya no usa la caja de arena está tratando de decirte algo. Este es un signo de estrés o enfermedad y significa que tu gato necesita su atención.

¡Es hora de disipar un mito! Los gatos no están resentidos cuando orinan o defecan en tu cama / ropa / alfombra / insertan cualquier otra cosa que puedan estar usando como baño personal. Cuando los gatos hacen esto, es una señal de que necesitan AYUDA.

Salirse de la caja de arena se denomina eliminación inadecuada y es una señal de que algo anda mal con tu gato. El estrés por cualquier causa, incluidos el dolor y las alteraciones gastrointestinales y urinarias, suele ser una causa de una eliminación inadecuada.

9. Tu gato tiene un pelaje aceitoso o enmarañado

Los gatos sanos suelen ser cuidadores meticulosos. Si tu gato deja de cepillarse los dientes, es una señal de que algo está provocando que interrumpa su rutina diaria de aseo, como dolor, náuseas o estrés. Incluso la obesidad puede interferir con la capacidad de un gato para arreglarse adecuadamente y puede causar enredos u otros problemas en el pelo.

Además, si tu gato tiene un pelaje graso con exceso de caspa, podría ser una señal de que tu gato no se está arreglando adecuadamente o podría ser un signo de una afección de la piel llamada seborrea, que puede tratarse.

10. Tu gato hace muecas cuando come

Probablemente hayas visto videos en las redes sociales en los que a un gato se le da de comer algo, generalmente algo frío, y después de darle una o dos lamidas pone una cara divertida.

Mientras los humanos nos reímos de eso, al gato no le parece muy divertido porque la cara divertida se debe a un diente dolorido o sensible.

Las lesiones odontoclásticas de reabsorción felina, LORF para abreviar, son problemas dentales en gatos que son similares a la caries en humanos, excepto que no son causados ​​por bacterias. No conocemos la causa exacta de las LORF, pero sí sabemos que la afección corroe los dientes, expone la cavidad pulpar y causa dolor e inflamación.

Entonces, cuando veas a un gato hacer muecas después de comer algo (generalmente frío), es porque tiene DOLOR y necesita ir al veterinario.

¡Así que ahí está! Ahora conoces los signos sutiles más comunes de enfermedad en los gatos y, con suerte, esta información te ayudará a cuidar mejor a tu gato y vivir una vida más larga y saludable.

 
Continuar leyendo10 señales sutiles de que tu gato puede estar enfermo

Fin del contenido

No hay más páginas por cargar