10 señales sutiles de que tu gato puede estar enfermo

10 señales sutiles de que tu gato puede estar enfermo
  • Categoría de la entrada:ENFERMEDADES
  • Tiempo de lectura:8 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Si bien la mayoría de los padres de mascotas pueden reconocer los signos obvios de enfermedad en los gatos, incluidos vómitos, diarrea u ojos llorosos, es posible que no te des cuenta de los signos más sutiles que los gatos expresan cuando no se sienten bien.

Eso es porque, en la naturaleza, los gatos son depredadores de animales pequeños, pero también son presa de animales como los coyotes. Por lo tanto, para mantenerse a salvo, tienden a ocultar cualquier signo de enfermedad. Esto puede hacer que sea más difícil saber cuándo tu gato necesita ayuda.

Todos los padres de gatos deben conocer los signos sutiles de que su gato puede estar enfermo y deben acudir al veterinario. Estos son los diez signos más sutiles de enfermedad en los gatos.

1. Tu gato se esconde más de lo habitual

¿Recuerdas cuando dije que los gatos en la naturaleza son depredadores y presas? De ello se deduce que si un gato está enfermo, no quiere que nadie lo sepa y tiene el instinto de esconderse y protegerse.

Una de las señales de que tu gato puede estar enfermo es que lo ves menos de lo habitual, o lo encuentras repentinamente escondido debajo de la cama o en el armario, o es menos sociable de lo habitual.

2. Tu gato tiene un tercer párpado prolapsado

¿Sabías que tu gato tiene tres párpados? ¡Es verdad! Los gatos tienen dos párpados al igual que los humanos y luego un tercer párpado protector llamado nictitans o membrana nictitante que es de color rosa y generalmente cuelga en la esquina inferior interna de la cuenca del ojo.

Puedes ver esto cuando tu gato duerme profundamente. El tercer párpado también se levanta cuando un gato se siente mal y cuelga hasta la mitad, cubriendo la mitad del ojo.

Si notas que ves el tercer párpado de tu gato con más frecuencia o cuando el gato está despierto, o si el tercer párpado está enrojecido o hinchado, es una señal de que tu gato está enfermo.

3. Tu gato no está saltando ni subiendo escaleras

gato calicó tirado en el suelo

Si tu gato ya no salta ni sube escaleras, podría ser una señal de que no se siente bien.

Los gatos son deportistas naturales y les encanta saltar, trepar y estar en espacios altos. Cuando un gato deja de saltar, es una señal de que algo está pasando. La razón más común por la que los gatos dejan de saltar es el dolor en las articulaciones debido a la artritis.

La artritis es muy común en los gatos mayores, pero no solemos reconocer los signos. Los gatos no tienden a cojear ni a llorar cuando tienen dolor en las articulaciones; simplemente dejan de saltar y trepar y duermen más.

Si notas que tu gato anteriormente activo al que le encantaba correr, saltar y jugar ha dejado de participar en estas actividades y, en cambio, simplemente camina, o si notas que tu gato duda en subir o bajar escaleras, es posible que tu gato esté experimentando dolor de artritis.

4. Tu gato tiene un apetito quisquilloso

Todos sabemos que los gatos pueden ser exigentes con lo que comen. Si tu gato ha sido quisquilloso con la comida toda su vida y lo ha examinado un veterinario, probablemente no sea un signo de enfermedad en tu gato. Sin embargo, si tu gato ya tenía buen apetito y repentinamente mira la comida con mala cara, es probable que haya un problema con la comida o con tu gato.

Es MUY importante involucrar al veterinario si tu gato no ha comido durante 48 horas, porque cuando los gatos no comen durante varios días, desarrollarán un problema hepático potencialmente mortal llamado lipidosis hepática. Si tu gato ha dejado de comer durante más de un día, o si ha estado comiendo menos en el transcurso de varios días, llama a tu veterinario y pide que lo examinen.

5. Tu gato desarrolla de repente un apetito voraz

Sé que acabo de decir que si un gato deja de comer es una señal de problemas, ¡pero lo contrario también es cierto! Varias afecciones en los gatos, incluida la diabetes mellitus, el hipertiroidismo y el síndrome de Cushing, pueden aumentar el apetito del gato.

Si tu gato de repente está comiendo más y está delgado o está perdiendo peso, definitivamente es una señal de que necesita atención veterinaria.

6. Tu gato está perdiendo peso

gato flaco

Un gato que de repente está perdiendo mucho peso probablemente esté lidiando con algún tipo de problema de salud.

La pérdida de peso inesperada en un gato se debe a que no ingiere suficientes calorías o que las quema demasiado rápido. Es posible que los gatos no coman lo suficiente si están estresados, con dolor por cualquier motivo, incluida una enfermedad dental, o si tienen náuseas.

Esto puede suceder con muchas afecciones, como enfermedad renal, inflamación del tracto urinario o pancreatitis. Alternativamente, los gatos pueden comer lo suficiente, pero pueden estar perdiendo calorías debido a enfermedades como parásitos intestinales, cáncer o diarrea. ¿No estás seguro de si tu gato es demasiado delgado?

Puedes utilizar la tabla inferior o probar la calculadora de peso saludable de Pet Nutrition Alliance.

  • Gato doméstico, común. Peso ideal, entre 3,6 kilos y 4,5 kilos.
  • Gato persa. Peso ideal, entre 3 y 5,5 kilos.
  • Gato siamés. Peso ideal, entre 2 y 4,5 kilos.
  • Gato maine coon. Peso ideal, entre 4,5 y 11 kilos.

7. Tu gato bebe mucho y orina mucho

Varias afecciones, incluida la enfermedad renal, la diabetes mellitus y el síndrome de Cushing, hacen que un gato beba mucho y orine mucho.

Si tu gato de repente pasa demasiado tiempo en el tazón de agua, drena el tazón más rápidamente, hace viajes más frecuentes a la caja de arena o hace estanques en la caja de arena, entonces probablemente sea una señal de que tu gato está enfermo.

Trata de llevarte una muestra de orina al hospital veterinario para que el personal pueda analizar la orina en busca de enfermedades.

8. Tu gato está orinando y / o defecando fuera de la caja de arena.

gato sentado cerca de una caja de arena.

Un gato que ya no usa la caja de arena está tratando de decirte algo. Este es un signo de estrés o enfermedad y significa que tu gato necesita su atención.

¡Es hora de disipar un mito! Los gatos no están resentidos cuando orinan o defecan en tu cama / ropa / alfombra / insertan cualquier otra cosa que puedan estar usando como baño personal. Cuando los gatos hacen esto, es una señal de que necesitan AYUDA.

Salirse de la caja de arena se denomina eliminación inadecuada y es una señal de que algo anda mal con tu gato. El estrés por cualquier causa, incluidos el dolor y las alteraciones gastrointestinales y urinarias, suele ser una causa de una eliminación inadecuada.

9. Tu gato tiene un pelaje aceitoso o enmarañado

Los gatos sanos suelen ser cuidadores meticulosos. Si tu gato deja de cepillarse los dientes, es una señal de que algo está provocando que interrumpa su rutina diaria de aseo, como dolor, náuseas o estrés. Incluso la obesidad puede interferir con la capacidad de un gato para arreglarse adecuadamente y puede causar enredos u otros problemas en el pelo.

Además, si tu gato tiene un pelaje graso con exceso de caspa, podría ser una señal de que tu gato no se está arreglando adecuadamente o podría ser un signo de una afección de la piel llamada seborrea, que puede tratarse.

10. Tu gato hace muecas cuando come

Probablemente hayas visto videos en las redes sociales en los que a un gato se le da de comer algo, generalmente algo frío, y después de darle una o dos lamidas pone una cara divertida.

Mientras los humanos nos reímos de eso, al gato no le parece muy divertido porque la cara divertida se debe a un diente dolorido o sensible.

Las lesiones odontoclásticas de reabsorción felina, LORF para abreviar, son problemas dentales en gatos que son similares a la caries en humanos, excepto que no son causados ​​por bacterias. No conocemos la causa exacta de las LORF, pero sí sabemos que la afección corroe los dientes, expone la cavidad pulpar y causa dolor e inflamación.

Entonces, cuando veas a un gato hacer muecas después de comer algo (generalmente frío), es porque tiene DOLOR y necesita ir al veterinario.

¡Así que ahí está! Ahora conoces los signos sutiles más comunes de enfermedad en los gatos y, con suerte, esta información te ayudará a cuidar mejor a tu gato y vivir una vida más larga y saludable.

 

Deja un comentario