Consejos para viajar con un gato

Consejos para viajar con un gato
  • Categoría de la entrada:CONSEJOS_CUIDADOS
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:1 comentario

¿Llevar a tu gato a un viaje corto al veterinario o de vacaciones en familia? Los gatos pueden estresarse durante el viaje, ya que las nuevas vistas, sonidos y olores pueden ser atemorizantes.

Un gato extrovertido que ama la aventura y conocer gente es un candidato ideal para viajes prolongados, como unas vacaciones. Sin embargo, si los viajes en automóvil y los nuevos entornos ponen a tu gato debajo de la cama, probablemente sea mejor que disfrute de su larga aventura sin él.

Planear con anticipación

Ya sea que viajes en avión o en automóvil, existen preparativos comunes útiles para cada modo de viaje.

Comienza por aclimatar a tu gato a dos elementos importantes: una caja de arena de viaje y un transportín.

Haz que tu gato se acostumbre a estos artículos al menos dos semanas antes del viaje prolongado.

Organiza la caja de arena de viaje llena con la misma marca de arena que utiliza en su caja de arena de todos los días. Permítele oler y usar la caja.

El transportín será el santuario de tu gato durante el viaje. Existen algunos transportines que se convierte fácilmente de un transportador a una cama para mascotas y luego a un asiento de seguridad a prueba de choques. Esta transición perfecta ayuda a reducir la ansiedad, ya que tu gato siempre viaja en su propio espacio familiar.

Dos semanas antes del viaje, coloca el transportín en un lugar de casa para la siesta frecuente. Coloca golosinas dentro para que tu gato se sienta cómodo dentro y fuera del transportador. Ofrece muchas golosinas y elogia. Coloca un calcetín o una camisa con tu aroma dentro del transportín para animar a tu gato a que lo convierta en un lugar para la siesta.

Viaje en coche

Una vez que tu gato haya aceptado el transportín, amarra el transportador a prueba de choques en el asiento trasero del automóvil, sin ir a ninguna parte. Ofrece muchos elogios y golosinas. Comienza con viajes cortos en automóvil para que tu gatito se acostumbre a nuevos sonidos y olores antes de aventurarse en viajes más largos.

Viaje aéreo

Existen importantes limitaciones en los viajes aéreos, por lo que la planificación es fundamental. Antes de tu vuelo, reproduce varios sonidos en casa para acostumbrarse a los ruidos de un aeropuerto. Nuevamente, comienza ajustando a tu gato firmemente a su transportador.

Luego, aclimata a tu gato a usar un arnés para caminar. En el punto de control de la TSA, tu gato debe salir del transportín para ser escaneado. Tener a tu gato ya en el arnés ayuda a que sea más fácil sujetar la correa al arnés para evitar fugas rápidas.

Estancias en hoteles

Establece un área solo para tu gato. Una manta casera con aromas familiares ayudará a tu gato a adaptarse a su nuevo entorno.

Organiza la caja de arena de viaje en un lugar conveniente pero apartado para que tu gato tenga fácil acceso y privacidad.

No olvides colgar el letrero de No Molestar en el pomo de la puerta.

Consideraciones finales

¡Trae comida extra! Es posible que tu marca de comida para gatos no esté disponible en tu destino. Viajar puede alterar la barriga de tu gato, por lo que no querrás agregar nuevos alimentos a la mezcla.

Por último, empaca una copia de sus registros de vacunación, la información de contacto de tu veterinario y asegúrate de que el microchip y las etiquetas de tu gato también estén actualizados.

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Pingback: Guía Completa de cómo entrenar a un gato aventurero

Deja un comentario