Signos y tratamiento de la enfermedad hepática en gatos

Signos y tratamiento de la enfermedad hepática en gatos

¿A tu gato le acaban de diagnosticar una enfermedad hepática o ictericia (un tono amarillo de la piel)? Esto es lo que necesitas saber sobre la enfermedad hepática en gatos.

Los gatos parecen ser De Verdad susceptibles a la enfermedad hepática, y solo pueden pasar unos días sin comer antes de desarrollar cambios grasos secundarios en el hígado. El término médico para esto es lipidosis hepática, que a menudo se denomina “hígado graso”. Si a tu gato le acaban de diagnosticar lipidosis hepática, sigue leyendo.

¿El error que veo cometer incluso a los veterinarios? El hecho de que un gato esté enfermo, con ictericia y tenga un aumento de las enzimas hepáticas no siempre significa que tu gato tenga “hígado graso”. Existen numerosas causas de enfermedad hepática en gatos, y es necesario un estudio rápido y completo con tratamiento para obtener el mejor resultado.

Causas de enfermedad hepática en gatos

Algunas de las principales causas que veo para la enfermedad hepática en los gatos incluyen:

  • Lipidosis hepática
  • Colangitis / colangiohepatitis (inflamación de los conductos biliares y / o del tejido hepático circundante)
  • Pancreatitis
  • Enfermedades de la vesícula biliar y del conducto biliar (como cáncer, cálculos en la vesícula biliar, obstrucción secundaria, etc.)
  • Cáncer (como linfoma, adenocarcinoma y más)

Las causas menos comunes de enfermedad hepática en gatos incluyen:

  • Peritonitis infecciosa felina (FIP)
  • Venenos que causan daño hepático (p. Ej., Palma de sagú, Amanita hongos, acetaminofén / paracetamol)
  • Otros tipos de infecciones (p. Ej. Toxoplasma, trematodos hepáticos)
  • Flujo sanguíneo anormal que atraviesa el hígado (p. Ej., Derivaciones portosistémicas)
  • Reacciones a medicamentos raros a medicamentos veterinarios de uso común (p. Ej., Metimazol, benzodiazepina oral, etc.)
  • Quistes de hígado
  • Amiloidosis, acumulación de proteínas anormales en el cuerpo.

Ahora bien, si a tu gato le diagnostican ictericia, es probable que tu gato tenga lipidosis hepática o colangitis / colangiohepatitis. Estas dos enfermedades comprenden aproximadamente dos tercios de las causas de ictericia en gatos. Pero, ¿qué pasa con el otro tercio? Es una de estas otras causas, más raras, que tienen un pronóstico mucho peor.

Es posible que no desees, o no puedas, invertir miles de dólares en la evaluación, el diagnóstico, el tratamiento y la anestesia de una sonda de alimentación si la causa de la enfermedad hepática resulta ser intratable o tiene un pronóstico realmente malo. Además, podría ser demasiado para tu gato si el pronóstico es realmente grave.

Signos clínicos de enfermedad hepática en gatos

Entonces, ¿a qué debes estar atento? Los signos de enfermedad hepática en los gatos pueden ser muy sutiles y, a menudo, se parecen a una serie de otros problemas médicos. Por esa razón, es muy importante acudir a tu veterinario. inmediatamente si notas alguno de estos signos, especialmente si ha estado sucediendo durante más de unos días. Los signos de enfermedad hepática en gatos incluyen:

  • Comer menos o nada en absoluto
  • Vómitos
  • Babear
  • Letargo
  • Un tono amarillo sutil en la punta de las orejas, los ojos y la boca (esto es muy difícil de ver para los dueños de mascotas, ¡así que no te sientas mal!)
  • Esconderse en lugares inusuales (armario, sótano, debajo de la cama, etc.)
  • Grumos urinarios más pequeños o masa fecal en la caja de arena (debido a la disminución del apetito o al no comer)
  • Deshidración
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de masa muscular, especialmente sobre la columna o el área pélvica
  • Un abdomen distendido
  • Acumulación de líquido en el vientre.

En casos graves, se pueden observar signos más graves secundarios a la insuficiencia hepática, que incluyen:

  • Cambios de comportamiento
  • Actuar de forma anormal (deprimido, sin respuesta)
  • Caminando borracho
  • Colapso
  • Moratones, especialmente después de una flebotomía, debido a una coagulación anormal
  • Comportamiento anormal que progresa a signos neurológicos anormales (como presionar la cabeza contra una esquina de la pared, mirar fijamente a las esquinas o temblores)
  • Convulsiones
  • Coma (p. ej., Secundario a encefalopatía hepática, donde se acumulan los venenos en el cuerpo que el hígado normalmente debería descomponer)
  • Heces de alquitrán negro (p. ej., Melena)
  • Muerte

Cómo diagnosticar una enfermedad hepática en gatos

Para hacer un diagnóstico de enfermedad hepática, tu veterinario deberá obtener un historial completo, hacer un examen físico completo y comenzar con varios análisis de sangre iniciales. El estudio más importante será una ecografía y una aspiración del hígado.

Las pruebas iniciales que puede realizar tu veterinario incluyen:

  • Un hemograma completo (CBC) para evaluar el recuento de glóbulos rojos y blancos, junto con el recuento de plaquetas
  • Análisis de sangre específicos para evaluar la función hepática (incluida una prueba de amoníaco y ácidos biliares)
  • Un panel de bioquímica (“química”) para evaluar las enzimas hepáticas (incluidos los niveles de ALT, AST, ALPK, GGT y bilirrubina total), el nivel de proteínas, los electrolitos, el azúcar en sangre y la función renal.
  • Una prueba de coagulación (llamada prueba PT / PTT) para evaluar la capacidad del cuerpo para coagularse (con insuficiencia hepática, el cuerpo no puede convertir bien la vitamina K, que es importante para la coagulación)
  • Rayos X (para observar el tamaño del corazón y los órganos y descartar metástasis del cáncer en los pulmones)

Dependiendo de lo que muestren estas pruebas iniciales, se puede justificar una derivación a un especialista veterinario (p. ej., Internista, crítico, etc.) para realizar pruebas adicionales. Esto incluye:

  • Ecografía abdominal (para observar el “interior” o la arquitectura de todos los órganos)
  • Una biopsia o aspiración de hígado (realizada mediante guía ecográfica) para extraer algunas células o una pequeña cantidad de tejido para su análisis. Al “aspirar” algunas células del hígado y evaluarlas en un portaobjetos, esto ayudará a determinar lo que está sucediendo en el hígado y a diferenciar otras causas de ictericia.
  • Colocación de una sonda de alimentación temporal

¿Cuáles son los riesgos de aspirar el hígado en gatos con enfermedad hepática?

¿Qué sucede cuando hacemos un aspirado de hígado? Estamos usando una pequeña aguja del tamaño de una vacuna (normalmente una aguja de calibre 22) para extraer algunas células del hígado. Estos se colocan en un portaobjetos y se envían a un laboratorio para ser evaluados por un patólogo veterinario certificado por la junta para su interpretación. Estate preparado para que los resultados del análisis celular (lo que llamamos “citología”) demoren varios días en recuperarse. Dicho esto, no debería afectar el tratamiento de la enfermedad hepática, ¡ya que seguirán siendo los mismos resultados pendientes!

Hay algunos riesgos de los aspirados de hígado que deben discutirse con tu veterinario. Ocasionalmente puede ocurrir sangrado en el sitio de aspiración. Dado que los gatos con ictericia a menudo tienen una coagulación anormal, lo ideal es realizar una prueba de coagulación primero.

Otros dos riesgos poco comunes asociados con la aspiración del hígado incluyen obtener una muestra no diagnóstica de la contaminación de la sangre. Como puedes imaginar, el hígado es un órgano muy “sanguinolento” y, a veces, el sangrado secundario puede interferir con los resultados del aspirado. Otro riesgo menor es que podría haber cáncer en un área y estamos aspirando dos centímetros más y podemos “perder” el diagnóstico. Si ocurre la última de estas dos complicaciones y no obtenemos una respuesta definitiva, el siguiente conjunto es una biopsia realizada bajo sedación o anestesia breve. Aquí es donde usamos una pistola de biopsia para quitar un pequeño trozo de tejido, versus solo células. Las biopsias están tomando más tejidos, por lo que existen más riesgos de complicaciones en comparación con los aspirados.

Dicho todo esto, no te pongas demasiado nervioso: Los riesgos de los aspirados son generalmente bajos, y hago este procedimiento casi todos los días en la sala de emergencias veterinaria. En mi opinión, los aspirados son realmente importantes para asegurarse de que no esté sucediendo algo más mortal en el hígado de tu gato.

Tratamiento de la enfermedad hepática en gatos

Una vez que hayamos realizado las pruebas adecuadas para evaluar el hígado de tu gato, querremos tratar la enfermedad hepática de tu gato inmediatamente. Si la enfermedad hepática no se trata en los gatos, puede progresar al hígado, fracasar y ser potencialmente mortal. Es por eso que tu y tu equipo veterinario deseais averiguar cuál es la causa exacta de la enfermedad hepática y comenzar el tratamiento lo antes posible.

Por lo general, dependiendo del tipo específico de enfermedad hepática que tenga tu gato, el tratamiento incluye:

  • Atención las 24 horas durante al menos 2-3 días.
  • Líquidos intravenosos para ayudar a hidratar al paciente
  • Medicamento contra los vómitos
  • Antiácidos
  • Estimulantes del apetito (p. Ej., Ciproheptadina o mirtazapina)
  • Colocación de una sonda de alimentación temporal para proporcionar las calorías adecuadas (esto puede ser necesario durante varias semanas)
  • Antibióticos
  • Corticosteroides, si hay colangitis / colangiohepatitis
  • Monitorización de la presión arterial
  • Monitorización frecuente de los valores hepáticos durante la hospitalización.
  • Vitamina K1 (para ayudar a solucionar problemas de coagulación, si es anormal)
  • Cuidado de apoyo sintomático
  • Proteína IV (p. Ej., Hetastarch) si el nivel de proteína es bajo
  • Transfusiones de plasma, si se observan anomalías en la coagulación
  • Cambios en la dieta (potencialmente a una dieta amigable con el hígado)
  • Cirugía (rara, solo para ciertas afecciones, como derivaciones, cálculos en la vesícula biliar, biopsias, etc.)

¿Cuál es el pronóstico de un gato con enfermedad hepática?

Dependiendo de cuál sea la causa subyacente del problema hepático en los gatos, el pronóstico puede variar de bueno a grave. El pronóstico es bueno para lipidosis hepática, colangitis / colangiohepatitis, toxinas e incluso pancreatitis. Pero el pronóstico es muy malo para el cáncer u otras enfermedades más raras.

Ten en cuenta que con cualquier enfermedad en tus mascotas, el cuanto antes tu y tu veterinario lo diagnostiqueis, menos costoso es tratarlo. Más importante aún, que sepas que la enfermedad hepática en los gatos (incluso con un tratamiento agresivo) a veces puede resultar en insuficiencia hepática y muerte, y resultar en una visita costosa a un veterinario de emergencia. En caso de duda, consulta con tu veterinario si tu gato muestra algún signo preocupante.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.