¿Pueden los gatos comer fresas?

¿Pueden los gatos comer fresas?

Puede haber ocasiones en las que desee que su gato deje de comer comida comercial para gatos.
En tales casos, darle alimentos para humanos como golosinas puede ser una buena idea.

Las galletas saladas ocasionales, o tal vez una rodaja de plátano, o un bocado de fresa tal vez lo que tenemos en mente como golosinas para gatos. Pero cuando se trata de alimentar a nuestros gatos con comida para humanos, hay cosas de las que debemos tener cuidado.

Los gatos tienen estómagos sensibles y es posible que no respondan bien a ciertos tipos de alimentos para humanos. El malestar estomacal es muy común en los gatos. De hecho, hay muchos alimentos que los gatos nunca deben comer, como el chocolate y las uvas, ambos tóxicos para los felinos.

¿Qué tal las fresas? ¿Son snacks saludables para gatos? ¿Encuentras a tu gato jugando con fresas o la encuentras atraída por el aroma?

Si te encantan las fresas como bocadillo y estás pensando en alimentar a tu amigo felino con un bocado o dos, aquí hay algunas cosas que debes considerar.

¿Pueden los gatos comer fresas?

Sí, los gatos pueden comer fresas. Esta fruta no figura en la lista de alimentos tóxicos para gatos de la ASPCA (Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales) y, por lo tanto, puede alimentar a su gato con fresas.

Las fresas son seguras para que los gatos las coman con moderación. Sin embargo, como la mayoría de las frutas y verduras, no deben agregarse a la dieta diaria de un gato, ya que tienen un alto contenido de azúcar y no tienen valor nutricional para los gatos.

¿Son las fresas buenas para los gatos?

Las fresas contienen mucha vitamina C, vitamina B9, potasio y manganeso, que son beneficiosas para los humanos. Las fresas también son una fruta con alto contenido de antioxidantes, lo que la hace ideal para la salud en general. Tampoco tiene un contenido de azúcar tan alto, a diferencia de la mayoría de las frutas, por lo que es un excelente refrigerio para quienes padecen diabetes.

Esto nos lleva a la pregunta, ¿las fresas son buenas para los gatos?

La respuesta a esto no es ni sí ni no. Debido a que los gatos son carnívoros obligados, solo obtienen su nutrición de la carne. En la naturaleza, los gatos solo comen carne para obtener proteínas. Por lo tanto, realmente no necesitan frutas y verduras en su dieta.

Los gatos no pueden absorber los nutrientes que se encuentran en las fresas. Tendrían que comer muchas fresas para poder beneficiarse del valor nutricional de la fruta.

Asimismo, el bajo contenido de azúcar no ayuda a los gatos diabéticos. Esto se debe a que, aunque el contenido de azúcar de las fresas para los humanos es bajo, incluso pequeñas cantidades proporcionan un alto contenido de azúcar para los gatos. El alto contenido de azúcar para las mascotas también significa que comer fresas con frecuencia puede aumentar el riesgo de caries en los felinos.

El consumo de muchas fresas puede tener consecuencias negativas en un gato obeso o con diabetes. Media fresa es suficiente para los gatos en un día.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que las fresas tienen una gran cantidad de agua, por lo que es una fruta excelente para los gatos que pueden estar sufriendo de deshidratación o para los gatos que no beben mucha agua.

¿Pueden los gatos ser alérgicos a las fresas?

Si bien las fresas generalmente no son tóxicas para los gatos, pueden ser alérgicas a la fruta. Un gato puede estar de acuerdo con comer fresas, mientras que otro gato puede no estar de acuerdo con ingerirlas.

Si no sabe si su gato es alérgico, alimente a su gato con media fresa y observe. Tenga cuidado con los siguientes signos de una reacción alérgica a las fresas en los gatos, que incluyen:

  • Tos y sibilancias
  • Vómitos y diarrea
  • Secreción nasal y estornudos
  • Picazón o erupciones cutáneas
  • Ojos llorosos y con picazón

Si nota alguno de estos síntomas, llame a su veterinario de inmediato.

¿A los gatos les gustan las fresas?

Los gatos no responden a la dulzura. No tienen los receptores de sabor para el sabor dulce, por lo que masticar fresas no les proporciona el mismo placer que los humanos obtienen cuando comen fresas.

Si a tu gato parece gustarle la fruta, podría significar que le gusta el aroma o que simplemente siente curiosidad.

Es importante tener en cuenta que, aunque las fresas no son tóxicas para los gatos, algunos gatos pueden tener una reacción a la fruta. Este es especialmente el caso si su gato ingirió hojas o tallos de fresa.

Algunas de estas reacciones pueden incluir:

  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Estreñimiento
  • Disminución del apetito

Cuando vea estos síntomas, llame a su veterinario de inmediato.

Cómo darle fresas a tu gato

Si debe darle fresas a su gato, asegúrese de que se sigan los siguientes pasos:

Paso 1

Retire todas las hojas y los vapores.

Paso 2

Lave bien con agua.

Paso 3

Cortar en pequeñas piezas.

Cortar las fresas en trozos pequeños evita que se conviertan en un peligro de asfixia. Quitar las hojas y el tallo también asegura que su gato no tenga reacciones alérgicas, ya que las hojas con dientes de sierra pueden irritar la piel, la nariz y los ojos de su gato.

La ingestión de hojas y tallos también puede provocar reacciones adversas como vómitos y diarrea, ya que el estómago no puede digerir estas partes de la fresa.

Si su gato tiene un sistema digestivo inusualmente más sensible que la mayoría de los gatos, es mejor mantener las fresas alejadas de la encimera o de la mesa si tiene gatos en la casa. Aunque las fresas no son malas para los gatos, tampoco son necesarias para sus dietas.

Conclusiones

Los gatos pueden comer fresas, ya que no son tóxicas para los felinos. Sin embargo, por su alto contenido en azúcares, no es recomendable para gatos diabéticos u obesos.

Una media fresa que se les da a los gatos de vez en cuando está bien, siempre y cuando no la incluyas en su rutina dietética diaria.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.