¿Pueden los gatos comer sandía?

¿Pueden los gatos comer sandía?

La sandía es una de esas frutas que son excelentes para comer en verano. Son refrescantes, dulces y proporcionan una agradable textura fangosa.

Si bien a los humanos les encanta comer sandía por su propiedad refrescante para limpiar el paladar, ¿a los gatos les encanta también comerlas?

En este artículo, analizaremos si es seguro darle a tu gatito una rodaja de sandía.

¿Pueden los gatos comer sandía?

¡Sí, los gatos pueden comer sandía! No están listados como tóxicos según la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales, o simplemente conocidos como ASPCA. Entonces, mientras comes unas rodajas de sandía, es seguro decir que tu gato también puede comer un premio.

A los gatos les encanta comer sandías porque son suaves y refrescantes. También son una excelente manera de mantener a tu gato hidratado en los calurosos meses de verano, ya que todos sabemos que los gatos no son los mejores bebedores de agua.

Si bien es bastante seguro para los dueños de gatos alimentar a sus gatos con sandía, hay algunas cosas que debemos tener en cuenta.

Los gatos son carnívoros

Una trocito ocasional de sandía está bien, pero debe tenerse en cuenta que los gatos son carnívoros. La dieta de un gato se compone principalmente de carne, que les aporta las proteínas que necesitan. En la naturaleza, los gatos cazan a sus presas para alimentarse y no tienen frutas ni verduras en su dieta, por lo que sus sistemas digestivos no están preparados para alimentos de origen vegetal.

Sin embargo, la sandía tiene un contenido de agua del 92%, lo que hace que la fruta sea más fácil de digerir para los gatos. También presenta una gran cantidad de beneficios para la salud, ya que está repleta de vitaminas y nutrientes, así como de licopeno, el mismo químico que le da su color rojo, y conocido por promover la salud cardiovascular y niveles saludables de presión arterial. Aparte del agua, la fruta también contiene una gran cantidad de fibra, vitamina C, A, potasio, biotina, magnesio y antioxidantes saludables.

Cuando le des sandía a tu amigo felino, asegúrate de que solo se la dés como regalo y no como sustituto de una comida. Demasiada sandía puede hacer que tu gato se sienta lleno, ya que tiene un alto contenido de fibra y agua. Es posible que tu gato ya no quiera comer su comida para gatos (seca o húmeda) y, en el proceso, puede verse privado de los mismos nutrientes que necesita para el día, como una cantidad saludable de proteínas.

¿Cuánto es demasiada sandía?

El consumo diario de sandía para tu gato puede hacer más daño que bien. No es ideal que los gatos coman frutas y verduras todos los días porque, como se mencionó, pueden verse privados de los nutrientes reales que necesitan en una dieta equilibrada.

Una golosina o dos una vez a la semana es suficiente o en los calurosos meses de verano en pequeñas cantidades. Debemos recordar que la fruta tiene una gran cantidad de azúcar. Y el alto contenido de azúcar en los alimentos puede provocar obesidad y diabetes.

Algunos de los peligros de la diabetes y la obesidad en los gatos pueden provocar otras enfermedades y problemas de salud.

Según la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell, algunos de los síntomas de la diabetes felina son:

  • Micción constante
  • Incapacidad para saltar
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Sed excesiva

La fruta no debe formar parte de la dieta natural de un gato, pero si quieres que tu gatito esté hidratado en el verano, unas rodajas de sandía pueden ayudarte a conseguirlo.

Cosas a tener en cuenta al alimentar a tu gato con sandía

Retira siempre las semillas cuando le des sandía a tu gato. Las semillas pueden representar un peligro de asfixia para los animales pequeños. Las semillas también pueden contener cianuro, que puede ser inofensivo para los humanos en pequeñas cantidades, pero podría ser tóxico para los gatos debido a sus pequeñas estructuras.

Las semillas pueden liberar sustancias químicas tóxicas en el sistema digestivo de tu gato cuando se consumen y pueden provocar vómitos, letargo, náuseas e incluso intoxicación por cianuro.

La cáscara de la sandía también es un peligro. Tu gato no podrá digerir la cáscara de la sandía y puede causar problemas digestivos, como estreñimiento, indigestión, náuseas y vómitos.

Si tu gato nunca ha comido sandía antes, también puede existir la posibilidad de alergia a la sandía. Estos son los síntomas a tener en cuenta:

  • Vómitos
  • Indigestión
  • Malestar estomacal
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Pérdida de apetito
  • Tos
  • Sibilancias

Si tu gato muestra alguno de estos síntomas, podría ser ideal llevarlo al veterinario.

Conclusiones

Como dueños de gatos, no hay nada que amemos más que asegurarnos de que nuestros gatos disfruten de una buena comida dándoles comida para humanos que nosotros disfrutamos. Los calurosos meses de verano son el momento perfecto para comer sandía, ya que son refrescantes, suaves y dulces para comer. A los gatos les encanta comer sandía por su suavidad y propiedades refrescantes, que son seguras y saludables para comer.

Si bien darle a nuestro gato una golosina ocasional como un pequeño trozo de sandía es seguro, debe tenerse en cuenta que hay algunas cosas que debemos tener en cuenta.

Quitar las semillas de sandía y la cáscara asegura que no ocurran problemas digestivos en tu gato, al mismo tiempo que se asegura de que la sandía solo se le dé como golosina ocasionalmente, y no como parte de su dieta diaria, o como reemplazo de una comida.

Relacionados:

  1. ¿Pueden comer plátanos?
  2. ¿Pueden comer fresas?
  3. ¿Pueden comer uvas?
 

Deja un comentario