¿Pueden los gatos comer plátanos?

¿Pueden los gatos comer plátanos?

Los plátanos son nutritivos y sabrosos y sería una pena que nuestros gatos no los probaran. Pero espera, ¿deberías alimentar a tu gato con plátanos?

Cuando comes un plátano y los adorables ojos de tu gato te piden un mordisco, ¿deberías ceder?

Los plátanos están llenos de potasio, magnesio, fibra y vitamina C. Son excelentes para los humanos, pero ¿qué hay de los gatos?

Bueno, la respuesta es un poco complicada. Vamos a profundizar.

¿Pueden los gatos comer plátanos?

Si, los gatos pueden comer plátanos porque no son tóxicos para ellos. ASPCA, abreviatura de la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales, etiqueta los plátanos como no tóxicos para los felinos, pero la pregunta es, ¿deberían comer plátanos?

La respuesta es un triste no. Los gatos no deben comer plátanos porque nutricionalmente, no hace nada por su salud. E incluso puede causar problemas digestivos y aumentar sus niveles de azúcar en sangre.

Los gatos son carnívoros obligados y solo pueden nutrirse de las proteínas de las carnes. Su sistema digestivo carece de las enzimas necesarias para descomponer los alimentos de origen vegetal, lo que significa que si comen plátanos, podría provocar problemas digestivos como diarrea, hinchazón o estreñimiento.

Por qué no deberías darle plátano a tu gato

Si bien un pequeño mordisco de vez en cuando no será perjudicial para tu gato, el consumo excesivo puede ser peligroso.

Esto se debe a que los plátanos están llenos de azúcar. El azúcar puede provocar un aumento de peso innecesario y contribuir a la obesidad de tu gato. Como sabes, la obesidad puede provocar una serie de problemas de salud en los felinos, como diabetes y otros problemas de peso.

Los gatos tampoco tienen el receptor del sabor dulce, por lo que no experimentan el sabor dulce de los plátanos. Nuestros amigos felinos tampoco pueden digerir el azúcar en su estómago, lo que podría conducir a la acumulación de azúcar en su sistema digestivo.

Y debido a que los plátanos son ricos en carbohidratos, podrían hacer que tu gato se sienta lleno y no tenga el apetito para comer los alimentos que realmente le brindan la nutrición que necesita. La ingesta de carbohidratos de un gato no debe exceder el 0-2% de su dieta diaria. De lo contrario, el consumo de carbohidratos se vuelve perjudicial.

¿Por qué los gatos le temen a los plátanos?

Es posible que hayas visto varios videos de gatos en los que los gatos saltan al ver un plátano. Los gatos no le temen exactamente a los plátanos, pero su aversión puede deberse al olor de la cáscara de plátano.

Una cáscara de plátano emite un olor a acetato de etilo que los gatos odian, por lo que esto podría explicar por qué los gatos parecen alejarse de la vista de un plátano.

Los gatos también parecen tener disgusto por los plátanos porque simplemente no los encuentran atractivos. Los gatos tienen receptores gustativos para los sabores agrio, amargo, salado y umami, pero no para los azúcares. Si le das frutas azucaradas o dulces, es más probable que se vayan o si prueban, es más probable que se deba a la curiosidad, entre otras cosas.

Efectos de los plátanos en la salud de los gatos

Aunque los plátanos son ricos en fibra, magnesio, vitamina C y potasio, no hacen nada por los gatos. Así que alimentar a tu gato con plátano pensando que es nutritivo es en realidad inútil.

El consumo excesivo de plátanos en los gatos puede incluso aumentar su riesgo de diabetes y enfermedad del intestino irritable.

Y aunque los casos son raros, la alergia al plátano existe. Para saber si tu gato es alérgico a los plátanos, dale un bocado del tamaño pequeño y observa los efectos. Si comienza a rascarse, tiene dificultad para respirar, hinchazón facial o vómitos abundantes, tu gato puede ser alérgico a la fruta y debes llevarlo al veterinario de inmediato.

¡Pero a mi gato le encantan los plátanos!

No todos los gatos tendrán aversión a los plátanos. Debido a que los gatos son curiosos, puede haber algunos felinos a los que les encantará comer plátanos.

Dado que los plátanos no son tóxicos para los gatos, puedes darle un pequeño bocado, pero nunca lo conviertas en un alimento básico en su dieta. No le des bananas todos los días y solo dale pequeñas cantidades, como una rebanada o dos. Los gatos necesitan una dieta equilibrada, pero eso no significa que tengas que alimentarlos con frutas y verduras junto con carne. Los gatos pueden obtener sus nutrientes completos de la comida comercial para gatos.

Si quieres dar plátanos como golosina, retira la cáscara de plátano y asegúrate de cortar el plátano en trozos pequeños.

Conclusión

Los plátanos son nutritivos para los humanos pero no saludables para los gatos. Pueden ser sabrosos para nosotros, pero los gatos, al no tener receptores para el sabor dulce, no los encuentran atractivos.

Como carnívoros obligados, los gatos obtienen su nutrición principal de las proteínas de las carnes. Y aunque los plátanos no son tóxicos para los gatos, no es recomendable alimentarlos con la fruta porque tiene un alto contenido de azúcar y carbohidratos que hacen más daño que bien a tus amigos felinos.

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Pingback: ¿Pueden los gatos comer sandía?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.