Cómo tu gato puede enseñarte a ser un mejor dueño

Cómo tu gato puede enseñarte a ser un mejor dueño

Los gatos y los perros son definitivamente diferentes, son como demócratas y republicanos con pelo. No pueden ponerse de acuerdo en nada, no se llevan bien, generalmente no se gustan y tienen filosofías completamente diferentes sobre la forma en que se debe manejar la vida. Por ejemplo, si llevas a un gato a pasear, nunca verás a un gato atraído por una boca de incendios, temblando de júbilo y emoción extremos, ni uno, y mucho menos CADA boca de incendios que pase en tu caminata. Por esa razón, los gatos deben ser tratados de manera muy diferente a los perros, o cualquier otra mascota para el caso.

Toma la enseñanza de trucos para tu mascota. Un perro, por ejemplo, se sentará, verá la galleta o la golosina, escuchará tus palabras confusas y, con la repetición, eventualmente descifrará que cuando pronuncies un cierto sonido, si te da la pata, recibirá la golosina. El gato, en el mismo conjunto de circunstancias, se dará cuenta después de un tiempo que, por alguna razón estúpida, quieres sujetarle la pata para poder darle un mordisco de atún. Reconoce que dentro de su garra hay uñas afiladas como navajas. Después de mirarte como un idiota por un tiempo y luego bostezar de aburrimiento, usará las uñas dentro de la pata que tanto codicias para cortarte en tiras y quitarte el atún.
Pruébalo una vez y verás. Todavía tengo la cicatriz. Aunque no consiguió el atún.

El hecho es que puedes entrenar a un perro o a la mayoría de las mascotas para que puedas vivir tu vida con cierta continuidad, puedes llegar a esperar cosas de un perro, cosas en las que puedes contar. Por ejemplo, ladrará para salir a hacer sus necesidades. O podría pararse de una manera muy linda sobre sus patas traseras para cenar. Puedes entrenarlos para que se sienten, se acuesten y vayan a buscar cosas.

Si bien es posible que tengas problemas a la hora del baño, puede agravarse mientras persigues al perro mojado por la casa, no sacarás un perro del techo o de la espalda cada vez que abras un grifo en el baño. Los gatos, por otro lado, son una historia completamente diferente. Darles un baño es como ir al dentista … Como si el dentista fuera un completo psicópata con machetes.

Los gatos deben ser tratados de manera diferente si quieres disfrutarlos.
No entrenas a los gatos, ellos te entrenan, y una vez que llegues a aceptar este hecho e incluso aprendas a aprovecharlo, tu vida será mejor.

En primer lugar, la percepción del gato es que estás ahí para complacerlos. Cuando quieren que los acaricies, te dejan. Cuando no quieran que los acaricies, tendrás que atraparlos y sujetarlos. Hay una cierta lógica en el pensamiento de un gato que no puedes negar. Si bien son nuestras mascotas (o eso creemos), las elegimos, las encontramos y las llevamos a nuestra casa. Somos responsables de ellos y ellos lo saben. Los perros aún no se han dado cuenta de esto, simplemente están felices de tener un sofá para dormir y un lugar cálido para lamerse.

Entonces, desde el primer día, comprende que le perteneces a tu gato. Esa es la forma como es. Aprende de tu gato, y si te obedece, tu vida irá bien.

El gato entrará en la caja de arena, el gato jugará con tu estúpido ovillo de lana para divertirte cuando sienta la necesidad. El gato te permitirá acariciarlo cuando le pique y te permitirá alimentarlo cuando maúlle. El gato puede incluso ronronear en ocasiones y calentar tu corazón.
Sin embargo, ignora esta primera regla y pagarás con dolores de proporciones bíblicas. Los periódicos y revistas se convertirán misteriosamente en confeti. Los zapatos se rociarán. Las plantas se masticarán en pedazos. Y eso es solo un acto de calentamiento si no captas la indirecta.

Entonces, ahora que sabes que perteneces al gato, ¿cómo puedes servir mejor a tu nuevo amo para no agitar su temperamento?
Comienza como lo haces con cualquier mascota, pasa tiempo con ellos y hazles saber que los amas. No trates de vengarte escondiendo sus juguetes porque te han agravado. Encontrarás el gato mordisqueando el ratón y la bola de plástico tintineante y destruirán el cajón de los calcetines en el que los escondiste, y las fotos en la parte superior de la cómoda y tu almohada para tirar.

Lo creas o no, a los gatos les gusta el comportamiento rutinario, así que establece una rutina. Aliméntalos a la misma hora todos los días. Sabrás si cometes un error y perderás la hora de comer cuando encuentres bolas de pelo en tu sopa. Si alimentas al gato a la misma hora todos los días y su barriga está llena, podrás comer tranquilamente.

Además, a los gatos les gusta que los acicalen y los acaricien cuando están de humor para ello. Son criaturas realmente muy limpias, en realidad se entrenarán para usar una caja de arena y limpiarán su pelaje constantemente. Si los cepillas, acaricias y acicalas, y mantienes limpia la caja de arena, es probable que encuentres muy pocos problemas con su higiene. Con el tiempo, tendrás que bañar al gato, y eso nunca es fácil, pero si lo acicalas de forma rutinaria, no tendrás que bañarlo con demasiada frecuencia.

Las botellas de nebulización que venden que dan a los gatos baños rápidos y suaves funcionan, pero el gato aún huirá una vez que reconozca que la botella rocía cosas húmedas. De hecho, el gato puede huir y esconderse cada vez que ve CUALQUIER botella de spray una vez que lo bañes con una, pero esto puede ser usado para tu ventaja. El gato no deja de maullar, rocíale con el atomizador. Ni siquiera tendrás que rociar al gato, probablemente no podrías si quisieras porque los pequeños cabrones son rápidos, la apariencia de la botella hará el trabajo por ti. Las botellas de spray pueden ser herramientas de entrenamiento buenas y suaves. Puedes usarlas para mantener a los gatos alejados de los mostradores, de las mesas y de otros lugares a los que no quieres que vayan. El agua es tu amiga y es la kriptonita de tu gato.

La hierba gatuna (Cat nip) ayuda a calmar a los gatos excitables, pero puede usarlo en exceso. Un mordisco de vez en cuando y en pequeñas cantidades está bien, pero embriaga a un gato, por eso se vuelven tan dóciles y juguetones. No le darías whisky a tu hijo adolescente para mantenerlo a raya, así que ten eso en cuenta. Pero el mordisco no está nada mal para los gatos en pequeñas dosis, lo disfrutan y puede darte algo de tiempo libre de estrés con tu felino.

Por último, los suéteres para gatos nunca son una buena idea. No me importa lo lindos que creas que se verán, lo odiarán, y tienes que ponerles ese tonto. Si insistes en vestir a tu gato por alguna razón, necesitarás el atuendo, un torniquete y una ambulancia en espera. Nunca está de más tener un cuenco de hielo cerca para que quizás los cirujanos puedan salvar cualquier miembro que tu gato te corte. Los médicos pueden hacer milagros hoy en día. O mejor aún, deja al gato en paz, que ya lleva un abrigo de piel. Consigue un chihuahua o una muñeca Barbie si tienes la necesidad de vestir algo para que se vea lindo.

Con toda seriedad, trata a tu gato con amor y respeto, pasa buenos ratos con él y recuerda que te pusieron en esta Tierra para satisfacer todas sus necesidades, y estarás bien. Buena suerte.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.