Cáncer de intestino en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Cáncer de intestino en gatos: causas, síntomas y tratamiento
  • Categoría de la entrada:ENFERMEDADES
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El cáncer de intestino es una forma relativamente poco común de cáncer en los gatos y representa solo un pequeño porcentaje de todos los casos de cáncer felino. Esa es una buena noticia porque cuando ocurre el cáncer de intestino, es una enfermedad grave.

Aproximadamente el 90% de los tumores intestinales felinos diagnosticados son malignos y la metástasis es común. El cáncer de intestino a menudo se disemina en el momento del diagnóstico, lo que hace que su tratamiento sea un desafío.

¿Qué es el cáncer de intestino?

El cáncer se refiere a cualquier tumor maligno que puede hacer metástasis o diseminarse a otras partes del cuerpo. En el cáncer de intestino, el tumor se localiza en cualquier parte del intestino. Esto incluye el intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon) y el intestino grueso (ciego, colon y recto).

Es posible que también escuches la frase «cáncer intestinal» en referencia al cáncer de estómago, aunque esto se llama más exactamente «cáncer gastrointestinal». Gastrointestinal se refiere a todo el tracto digestivo, mientras que intestinal se refiere específicamente a los intestinos.

Hay varios tipos de cáncer que pueden ocurrir en los intestinos, cada uno de los cuales requiere diferentes tipos de tratamiento. Además, los signos clínicos del cáncer de intestino pueden variar significativamente según la ubicación y las características del tumor.

Causas del cáncer de intestino

Causas del cáncer de intestino en los gatos

 

Existen varios tipos de cáncer de intestino en los gatos, siendo el linfoma el más común. La causa subyacente suele ser difícil de identificar.

El linfoma es, con mucho, el cáncer intestinal más común en los gatos. En muchos casos, no se puede determinar la causa subyacente del linfoma felino. Sin embargo, varios factores conocidos pueden predisponer a un gato al linfoma.

Los gatos con el virus de la leucemia felina (FeLV) o el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) tienen más probabilidades de desarrollar linfoma. Además, los gatos que viven en un hogar con fumadores tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar linfoma. Finalmente, se sospecha un vínculo entre la inflamación intestinal crónica (como la que se observa en las alergias alimentarias) y el linfoma, aunque este vínculo aún no se ha probado.

Otros cánceres intestinales comunes en gatos incluyen adenocarcinoma, tumor de mastocitos y leiomiosarcoma.

Se desconoce la causa subyacente de estos otros tipos de cáncer de intestino. Es probable que tanto los factores genéticos como los ambientales desempeñen un papel en el desarrollo del cáncer de intestino.

El cáncer de intestino generalmente se observa en gatos mayores, generalmente entre los diez y los doce años de edad. Los gatos siameses parecen estar genéticamente predispuestos al cáncer de intestino; un gato siamés tiene casi el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de intestino que un gato de otra raza.

Síntomas del cáncer de intestino

El cáncer de intestino puede causar una amplia variedad de signos gastrointestinales. Estos signos a menudo son clínicamente indistinguibles de otras enfermedades gastrointestinales, lo que significa que el cáncer de intestino solo se puede diagnosticar mediante pruebas.

Los signos inespecíficos comunes del cáncer de intestino (y otras enfermedades gastrointestinales) incluyen pérdida de peso, letargo, dolor abdominal e hinchazón abdominal.

Sin embargo, además de estos signos inespecíficos, los gatos pueden desarrollar signos adicionales según la ubicación del cáncer de intestino.

Los gatos con cáncer de intestino delgado muestran signos relacionados con una función disminuida del intestino delgado.

El vómito suele ser un signo predominante en estos gatos y puede ir acompañado de disminución del apetito o anorexia. En algunos casos, el vómito puede contener sangre no digerida (que le da un tinte rojo / rosado al vómito) o sangre digerida (que parece posos de café).

Los gatos con cáncer de intestino grueso pueden tener un conjunto diferente de signos clínicos, relacionados con el hecho de que sus tumores se encuentran en la parte inferior del intestino.

Los gatos afectados pueden experimentar diarrea, causada por la incapacidad del colon para reabsorber el agua de las heces. Alternativamente, los gatos afectados pueden tener dificultades para excretar heces además de sus tumores y sufrir estreñimiento. Si el tumor está sangrando, es posible que observe sangre roja clara en las heces.

Todos estos signos pueden ser causados ​​por otras enfermedades gastrointestinales y no son específicos del cáncer de intestino. Si tu gato muestra alguno de estos signos, será necesario un examen minucioso para identificar la causa de los problemas intestinales de tu gato.

Diagnóstico de cáncer de intestino

diagnóstico de cáncer de intestino

 

El diagnóstico de cáncer de intestino en gatos comienza con un examen físico, seguido de pruebas de laboratorio.

Si tu gato muestra signos de enfermedad gastrointestinal, el veterinario comenzará con un examen físico completo. Tu veterinario examinará la salud general de tu gato, notando su peso, la calidad del pelaje y la condición general del cuerpo. Se palpará el abdomen (barriga) de tu gato para comprobar si hay una masa abdominal palpable o un engrosamiento de los intestinos.

Entonces, tu veterinario probablemente te recomendará algunas pruebas de laboratorio básicas.

Un recuento completo de células sanguíneas y un perfil bioquímico sérico permitirán a tu veterinario descartar otras causas de los signos gastrointestinales de tu gato.

Muchas afecciones pueden causar vómitos, diarrea y pérdida de peso, por lo que los análisis de sangre son esenciales para reducir la lista de posibles causas del lunar de tu gato. Tu veterinario puede encontrar anomalías en la sangre que sugieran una enfermedad intestinal, como anemia (causada por la pérdida de sangre por tumores sangrantes), niveles bajos de proteínas (causados ​​por una disminución de la absorción de proteínas en el intestino) y niveles altos de calcio en la sangre (que se pueden observar con el linfoma). 

Si las pruebas de laboratorio sugieren una enfermedad intestinal, el siguiente paso suele ser la obtención de imágenes.

Las radiografías (rayos X) se pueden utilizar como una prueba de detección inicial para buscar masas grandes y obvias o signos de obstrucción intestinal. También se suele recomendar la ecografía; puede ayudar a encontrar masas más pequeñas, engrosamiento intestinal y ganglios linfáticos agrandados que pueden estar presentes en el abdomen (barriga) de tu gato.

Si se encuentra una masa, tu veterinario la biopsiará mediante endoscopia (una cámara que alimenta el intestino) o mediante cirugía.

En algunos casos, se puede utilizar la guía ecográfica para obtener un aspirado con aguja fina de la masa antes de la biopsia para ver si se puede hacer un diagnóstico sin pruebas más invasivas. En esta prueba, se inserta una pequeña aguja en el abdomen de su gato y directamente en la masa.

Independientemente de si la muestra se obtiene mediante biopsia o aspiración con aguja fina, la muestra se enviará a un patólogo. El patólogo preparará la muestra y la examinará de cerca con un microscopio. El patólogo podrá determinar si la masa es cancerosa y, de ser así, qué tipo de cáncer está presente.

Tratamiento del cáncer de intestino

El tratamiento del linfoma, el cáncer de intestino más común en los gatos, generalmente requiere quimioterapia.

También se puede intentar la extirpación quirúrgica del tumor, si es posible, para ayudar a minimizar los signos de enfermedad y mejorar la calidad de vida del gato. Algunos casos de linfoma, conocido como linfoma de bajo grado, responden bien a la quimioterapia.

Estos gatos pueden sobrevivir varios años con tratamiento. Sin embargo, si un gato tiene linfoma de alto grado, el pronóstico es más cauteloso. Un gato con linfoma de alto grado solo puede entrar en remisión durante unos meses con quimioterapia, experimentando una rápida recurrencia de los signos.

Si la quimioterapia no es una opción para el linfoma de tu gato, tu veterinario puede recomendar un tratamiento con prednisona (un esteroide) para aliviar algunos de los signos de la enfermedad gastrointestinal de tu gato y brindarle cuidados paliativos (como cuidados paliativos en humanos).

En promedio, los gatos tratados con prednisona para el linfoma tienen un tiempo de supervivencia de dos a tres meses.

Con otros tipos de cáncer de intestino, el tratamiento y el pronóstico dependen del tipo de cáncer de intestino que tenga tu gato y si es localizado (un solo tumor) o difuso (diseminado por todo el intestino). Algunas masas aisladas se pueden tratar quirúrgicamente, aunque se puede recomendar la quimioterapia para minimizar el riesgo de diseminación. Los cánceres ubicados de manera difusa en los intestinos no se pueden extirpar quirúrgicamente. Estas masas generalmente se tratan con quimioterapia.

Conclusión

El cáncer de intestino felino es una condición difícil de diagnosticar porque sus signos pueden confundirse con muchas otras enfermedades. Si tu gato muestra signos gastrointestinales que no se resuelven con un tratamiento simple, habla con tu veterinario sobre la realización de pruebas de diagnóstico para obtener un diagnóstico preciso. Vale la pena hacerlo porque el diagnóstico temprano puede conducir a un tratamiento temprano.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo pueden vivir los gatos con cáncer de intestino?

El pronóstico del cáncer de intestino depende en gran medida del tipo de cáncer. Los gatos con linfoma, la forma más común de cáncer de intestino, pueden sobrevivir desde unos pocos meses hasta varios años con quimioterapia, dependiendo de si el gato tiene linfoma de grado bajo o alto.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de intestino en los gatos?

Los gatos con cáncer de intestino pueden mostrar una variedad de signos gastrointestinales que no se pueden distinguir clínicamente de otras afecciones gastrointestinales. Los signos comunes incluyen vómitos, diarrea, pérdida de apetito, pérdida de peso, dolor abdominal, distensión abdominal y letargo.

¿Cuánto tiempo viven los gatos con linfoma intestinal?

El pronóstico de los gatos con linfoma intestinal es variable. Sin quimioterapia, los gatos generalmente solo sobreviven de uno a dos meses. Con la quimioterapia, los gatos pueden entrar en remisión durante unos meses a varios años.

 

Deja un comentario