Cáncer de estómago en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Cáncer de estómago en gatos: causas, síntomas y tratamiento
  • Categoría de la entrada:ENFERMEDADES
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Aunque el cáncer de estómago es una afección relativamente poco común en los gatos, puede ocurrir y ocurre. Desafortunadamente, a menudo se asocia con un pronóstico relativamente desfavorable.

¿Qué es el cáncer de estómago en gatos?

El cáncer se refiere a la división incontrolada de células anormales en el cuerpo. El cáncer de estómago, entonces, se refiere a una masa cancerosa que crece dentro del estómago. El cáncer de estómago en los gatos puede ocurrir como una masa aislada o puede ser un componente de una enfermedad más extendida que afecta a todo el tracto digestivo.

Hay varios tipos diferentes de cáncer que pueden afectar el estómago. Cada tipo de cáncer de estómago tiene un pronóstico diferente y responderá mejor a diferentes tipos de tratamiento. Por lo tanto, diagnosticar con precisión el tipo de cáncer de estómago es esencial para el tratamiento.

Causas del cáncer de estómago

El tipo más común de cáncer de estómago en gatos es el linfoma.

El linfoma gástrico, o linfoma del estómago, puede ocurrir como una sola masa aislada dentro de la pared del estómago o puede ser un componente de un linfoma más extendido que afecta a todo el tracto gastrointestinal.

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa del linfoma de un gato. Se ha demostrado que dos infecciones virales felinas, el virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF), aumentan la probabilidad de que un gato infectado desarrolle linfoma.

Otros factores asociados con el linfoma felino incluyen vivir en un hogar con fumadores y enfermedad inflamatoria intestinal (que es causada por alergias alimentarias u otros factores). Sin embargo, es imposible determinar por qué un gato desarrolla linfoma y otro no.

Se pueden desarrollar otros cánceres en el estómago de los gatos.

Estos cánceres incluyen adenocarcinoma, adenoma, tumor celular, tumor carcinoide, plasmocitoma extramedular, tumor del estroma gastrointestinal (GIST), leiomiosarcoma, tumor de mastocitos y otros sarcomas. Se desconoce la causa subyacente de estos cánceres de estómago.

Si bien el cáncer de estómago en humanos a menudo se atribuye a Helicobacter pylori, una bacteria asociada con las úlceras, no parece haber una conexión entre Helicobacter Infección y cáncer de estómago en gatos.

De manera similar, la dieta no parece jugar un papel en el cáncer de estómago felino en la forma en que la dieta puede predisponer a algunos humanos al cáncer de estómago.

Síntomas del cáncer de estómago en gatos

Síntomas del cáncer de estómago en gatos
 
Los síntomas del cáncer de estómago en los gatos incluyen vómitos, diarrea, debilidad y pérdida de apetito.
 

Los síntomas asociados con el cáncer de estómago en los gatos pueden variar según la gravedad de la enfermedad y la ubicación precisa del tumor de estómago.

Los signos que se pueden observar con el cáncer de estómago incluyen:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sangre en el vómito o las heces.
  • Pérdida de peso
  • Letargo (disminución de los niveles de energía)
  • Pérdida de apetito o anorexia

Si tu gato está perdiendo sangre debido a un tumor en el estómago, también puedes notar signos de anemia. Tu gato puede desarrollar encías pálidas, además de una disminución dramática en los niveles de energía.

Diagnóstico de cáncer de estómago en gatos

Cuando un gato desarrolla signos gastrointestinales, tu veterinario primero realizará un examen físico completo.

Se evaluará la salud general de tu gato, incluido el peso corporal, la hidratación, el color de las membranas mucosas (encías) y la actitud mental de tu gato (alerta, letárgico, sin respuesta, etc.). A continuación, tu veterinario se centrará en el abdomen de tu gato.

Al palpar o sentir el abdomen de tu gato, tu veterinario buscará un estómago o una masa intestinal palpable, agrandamiento de otros órganos abdominales o líquido dentro del abdomen.

Si no se encuentra una causa obvia de los signos gastrointestinales de tu gato en el examen físico, tu veterinario recomendará un examen adicional.

A menudo, primero se realiza un análisis de sangre completo, que incluye un recuento completo de células sanguíneas (CBC) y un panel de bioquímica sérica.

En un gato con cáncer de estómago, este análisis de sangre puede mostrar signos de anemia (debido a la pérdida de sangre), aumento de los glóbulos blancos (asociado con la inflamación) y disminución de las proteínas sanguíneas (debido a la pérdida de proteínas de la masa). Si el hígado de tu gato también se ve afectado, tu veterinario también puede notar aumentos en uno o más de los valores del hígado de tu gato.

A continuación, tu veterinario le recomendará imágenes.

Se pueden usar radiografías (rayos X) y ultrasonido para proporcionar una vista de lo que está sucediendo en el abdomen de tu gato. Las radiografías son menos costosas que la ecografía, pero también muestran menos detalles abdominales que una ecografía.

El ultrasonido es más informativo, brinda una vista tridimensional de todas las estructuras del abdomen, incluidos los ganglios linfáticos, y brinda la capacidad de detectar pequeñas metástasis. Sin embargo, la ecografía a menudo requiere la derivación a un especialista veterinario, así como sedación.

Tu veterinario discutirá los pros y los contras de cada enfoque, para determinar si desea comenzar con radiografías o pasar directamente a la ecografía en el examen de diagnóstico de tu gato.

Para diagnosticar definitivamente el cáncer de estómago, se necesita un diagnóstico celular.

En algunos casos, se puede realizar una aspiración con aguja fina de la masa durante una ecografía. En esta prueba, el veterinario introduce una aguja en la masa, utilizando una guía de ultrasonido, con el objetivo de recolectar células para un examen microscópico.

Si la masa de tu gato no se puede diagnosticar con un aspirado con aguja fina (debido a su ubicación o porque las células no se exfolian fácilmente en la aguja), tu veterinario deberá realizar una biopsia.

Según la ubicación y las características de la masa, se puede obtener una muestra de biopsia mediante endoscopia (pasando un endoscopio e instrumentos médicos en el estómago de tu gato a través de la boca, mientras tu gato está bajo anestesia) o mediante cirugía. Tu veterinario hablará contigo sobre posibles pruebas de diagnóstico y lo ayudará a sopesar los pros y los contras de cada enfoque.

Tratamiento del cáncer de estómago en gatos

Tratamiento del cáncer de estómago en gatos
 
El tratamiento adecuado dependerá de la situación particular de tu gato.
 

Las opciones de tratamiento para el cáncer de estómago dependen del tipo de cáncer, el tamaño del tumor y la ubicación del tumor. Si un gato tiene una sola masa estomacal aislada, la extirpación quirúrgica es la mejor opción. La radioterapia también se puede utilizar, ya sea sola o además de la cirugía.

La mayoría de los tumores de estómago felinos son causados ​​por linfoma, que se trata con quimioterapia. El tratamiento del linfoma implica una combinación de medicamentos de quimioterapia orales e inyectables. Afortunadamente, los gatos no suelen sufrir los mismos efectos secundarios de la quimioterapia que se observan en los seres humanos y la quimioterapia suele ser bien tolerada.

Si la quimioterapia no es una opción para un gato en particular, debido a la condición del gato o las limitaciones financieras del dueño, se puede recetar prednisolona (un esteroide) para cuidados paliativos o de cuidados paliativos. La prednisolona no curará el linfoma, pero puede ayudar a mejorar la calidad de vida del gato durante un breve período de tiempo.

Conclusión

El tratamiento eficaz del cáncer de estómago requiere un diagnóstico rápido. Si tu gato tiene signos que pueden ser consistentes con cáncer de estómago, comunícate con tu veterinario para programar un examen físico. Según los resultados del examen de tu gato, tu veterinario recomendará el examen más apropiado para la condición de tu gato.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo pueden vivir los gatos con cáncer de estómago?

El pronóstico de un gato con cáncer de estómago depende del tipo de cáncer y de qué tan avanzado esté el cáncer en el momento del diagnóstico. Se puede esperar que un gato con linfoma gástrico sobreviva un promedio de seis meses con quimioterapia, aunque se puede esperar que un gato que inicialmente responde favorablemente a la quimioterapia sobreviva más de un año, en promedio.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de estómago en los gatos?

Los signos del cáncer de estómago pueden variar, pero a menudo incluyen una combinación de vómitos, diarrea, pérdida de peso, disminución del apetito y letargo. En algunos casos, se puede observar vómito en la sangre o en las heces.

Mi gato tiene cáncer. ¿Cuándo lo dejo ir?

Decidir cuándo sacrificar a una mascota es a menudo un desafío. Tu objetivo es sacrificar a tu gato antes de que comience a sufrir, pero tampoco quieres sacrificarlo demasiado pronto. Si a tu gato le han diagnosticado cáncer de estómago, habla con tu veterinario sobre cómo puedes controlar la calidad de vida de tu gato y determinar el momento adecuado para la eutanasia.

 

Deja un comentario