TODO SOBRE LOS GATOS PERSA

TODO SOBRE LOS GATOS PERSA

ORÍGENES

El origen del gato Persa se remonta al siglo XVII, con los primeros ejemplares importados desde Persia (Irán) a Italia y a su vez el felino de Angora, de Turquía a Francia.

El gato de pelo largo surgió a demanda de la aristocracia del siglo XIX, y el gen responsable del pelo largo surgió de la mezcla con el Manul (felis manul) o gato de Pallas, descubierto en la zona del mar Caspio y también conocido en las estepas de Asia Central. 

Los gatos provenientes de Persia eran grises y los de Turquía eran blancos. También se importaron a Europa gatos de pelo largo provenientes de Afganistán, Birmania, China y Rusia. Pronto llegaron a Gran Bretaña, donde se desarrolló la rama persa actual, a finales de 1800 en Inglaterra en donde se perfeccionó con la de sangre de gatos de Angora, obteniendo un vello más suave y fino y multiplicando los colores de la capa.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

El gato persa es un animal elegante y hermoso, muy conocido entre los aficionados a los concursos de belleza; y puede que sea la raza felina con más diversidad de colores que presenta: desde el blanco al negro, pasando por dorados o grises en formato monocolor, bicolor, o tricolor.

Es sencillo distinguir al gato persa por sus características físicas: vello largo, extremadamente suave, abundante y frondoso. Además, es frecuente que se les caiga bastante pelo debido a su abundancia.

La cola es peluda y redondeada en el extremo, una nariz pequeña y achatada, ojos grandes, brillantes, muy expresivos, de un color muy intenso, cabeza bastante ovalada, robusta y el cráneo ancho.

El frente es redondeado, los pómulos son fuertes y prominentes, tiene el hocico corto y el mentón fuerte. Sus pequeñas orejas, comparadas con el resto de su vigoroso cuerpo, suelen tener la punta redondeada y ligeramente inclinadas hacia delante en posición «V» asimétricas en la cabeza. Sus patas, generalmente, son cortas y anchas, acabadas en garras grandes y fuertes.

El cuerpo del felino persa es musculoso, corpulento, ovalado y tiene una estructura ósea robusta.

VARIEDADES

Actualmente la Cat Fancier’s Association reconoce oficialmente siete tipos de gatos persa.

SOLID

Colores sólidos. Estos felinos tienen el pelaje uniforme, desde la raíz, y no presentan marcas ni sombras. Pueden ser de color negro, blanco, azul (gris con un matiz azulado), lila (azul con tono rosado), rojo (marrón rojizo), crema (beige) o chocolate (marrón oscuro). En esta categoría los ojos de los gatos persa son singularmente de color cobre.

No obstante, en el caso de los gatos persa blancos prístinos se puede observar hasta tres tipos de color de ojos: cobre, azul profundo y una combinación de ambos colores. Pueden presentar también heterocromía.

SILVER & GOLDEN

Se caracterizan por poseer el color chinchilla, dorado y plateado en su pelaje

Son probablemente los que muestran los colores más poco definidos de todos los gatos persa que existen. El color es totalmente blanco, con un ligero matiz oscuro y cambiante en el rostro, extremidades, cola y cuerpo. El color de los ojos de este tipo de persa puede ser verde o azul verdoso.

Gato Persa SILVER & GOLDEN

SMOKE & SHADED

Este tipo de gatos persa observamos que, en reposo, parecen de color sólido, pero, en movimiento, el pelaje se abre, pudiéndose observar una especie de «humo» en el pelaje pudiendo ser de distintos colores como azul, negro, rojo, crema, crema ahumado, carey ahumado y azul ahumado. Este cambio de pelaje aparece alrededor de las seis a las ocho semanas de vida. Los ojos son siempre de color cobrizo.

Gato Persa SMOKE & SHADED

TABBY

Los Tabbies, conocidos por ser los más extrovertidos de todos los gatos persa, encontramos tres estándares principales: el clásico, el caballa y el atigrado.

Los colores  son el plata, azul plata, rojo, chocolate, azul, crema, camafeo y crema camafeo.

Los ojos son de color cobre brillante, aunque la variedad plata puede tenerlos también de color avellana o verde.

PARTICOLOR

En esta categoría encontramos los gatos persa «concha de tortuga», azul crema, «concha de chocolate» y lila crema. 

También existen los carey, que son negros con manchas discontinuas alrededor del rostro.

Todos ellos tienen los ojos de color cobre brillante.

Gato Persa Particolor

BICOLOR

En esta categoría de persa bicolor encontramos los gatos calicó, bicolores, «smoke» y blanco o «tabby» y blanco.

Muestran un patrón particular en la cabeza y las extremidades, además de un máximo de dos manchas de color en el cuerpo.

Pueden combinar colores como el negro, azul, rojo, crema, chocolate y lila, todos ellos con blanco. Todos muestran los ojos de color cobre brillante, a excepción de los persa atigrados plateado, que también pueden tenerlos de color verde o avellana.

HIMALAYA

Uno de los tipos de gatos persa más conocidos y apreciados del mundo. Este patrón de pelaje puede apreciarse en distintos colores: chocolate, gris, lila, azul y rojo. Estos colores son los que aparecen en la zona del rostro y en las extremidades, que se combinan con las distintas tonalidades del cuerpo, que abarcan del blanco al beige. Estos gatos fueron desarrollados a partir del cruce de gatos persas y siameses, y, de esta forma, se obtuvo la coloración de los siameses con la morfología de los persa, fruto de la selección genética. 

Aún así, tardaron años en ser reconocidos por las distintas federaciones felinas. Los gatos siameses himalaya tienen los ojos de color azul vívido.

CARÁCTER

Son gatos muy dóciles y sociables, se les dice tigres del sofá porque les gusta dormir y reposar, cariñosos, menos independientes que otras razas, les gusta sentirse acompañados por personas, perros y otros animales, buenos con los niños y muy familiares.

Como todo, depende de cada felino, pero generalizando, los gatos persas son una raza noble y de buen carácter. Además son muy presumidos y espléndidos, saben que son un animal maravilloso y no dudaran en pavonearse varias veces por delante nuestro para adquirir caricias, atenciones y así conquistarnos. Al persa le gustan los mimos y ser acariciados, no solicita una atención continua por parte de su dueño.

Tranquilos y poco maulladores, son mascotas poco activas y algo perezosas, siendo habitual que le cojan cariño a determinadas zonas de la vivienda donde pueden pasar un buen rato sin moverse.

CUIDADOS

Dado que esta raza no tiene fama de ejecutar mucho ejercicio enérgico, es necesario estar alerta con su alimentación y asegurarse de que practique ejercicio con cierta regularidad.

Eso significa que el persa debe hacer ejercicio para mantenerse en perfecta y saludable forma física. 

La obesidad en estos animales es muy grave. El gato persa muda el vello según la época, por este motivo y para mantener la calidad del pelaje es muy importante cepillarles diariamente (asimismo evitaremos los enredos y las bolas de pelo en el estómago).

Ofrecerle un baño a nuestro minino si se ha ensuciado excesivamente es una buena opción.

Al tener los lagrimales hundidos, suelen generarse lágrimas molestas en esa parte de sus ojos (secreciones lagrimales). Por esta razón, para evitar el lagrimeo, se les deberá limpiar a diario y cuidadosamente para evitar enfermedades oculares.

Los persas producen cerumen y, por esta razón, se aconseja realizar un lavado de sus orejas semanalmente para evitar la aparición de ácaros, infecciones por hongos u bacterias.

Se debe cortar las uñas de tu gato cada dos semanas aproximadamente, es algo al cual el gato debe estar acostumbrado desde que es pequeño. Se aconseja recortarle las uñas justo antes de lavarlo para facilitar su manejo y evitar problemas.

Proporciónale un alimento de alta calidad adaptado a cada etapa de su vida (gatito, adulto y senior) y complementa su dieta habitual con comida húmeda para gatos.

Si quieres cuidar su piel y la calidad de su pelaje, haz una búsqueda de alimentos ricos en Omega 3 y 6 y, como suplemento, dale pasta de malta para prevenir las bolas de pelo. Evita los piensos acidificantes.

ENFERMEDADES

Tricobezoares

Las tricobezoares, generalmente conocidas como las bolas de pelo, que se forman en el estómago y el tracto digestivo de los gatos, se trata de un problema que afecta, mayoritariamente, a las razas de felinos cuyo pelaje es más largo y denso. 

Aunque a menudo los gatos regurgitan estas bolas de pelo formadas en el vientre, existen ocasiones en las que se quedan acumuladas, lo que hace que el animal lo pase verdaderamente mal y haya que acudir a un veterinario que solucione el problema.

En este sentido, aunque  es dificultoso saber si un gato tiene o no problemas con las bolas de pelo, siendo observadores podemos revelar los síntomas que indican el problema. De este modo, si encontramos, por ejemplo, montoncitos de pelos mojados por la vivienda, nos daríamos cuenta de que el minino ha devuelto, y si se trata de algo habitual, es importante llevarlo al veterinario. 

Las náuseas, el abdomen hinchado, un comportamiento apático, indiferente o inusual, además del estreñimiento, podrían ser síntomas que indiquen que el gato está teniendo problemas con las bolas de pelo.

Para impedir que el felino acumule bolas de vello en su estómago y que esto comporte problemas internos o de cualquier otro tipo, con un buen cepillado diario para eliminar los pelos muertos que se han desprendido y con la administración de productos denominados malta para gatos, que ayudan a efectuar un tránsito rápido y sin problemas por el tubo digestivo, ayudaremos a prevenir este tipo de problema.

Tricobezoares

La forma tan especial de los ojos del gato persa pueden provocar los siguientes problemas:

Anquilobléfaron congénita.

Esta anomalía hereditaria suele darse en el gato persa azul. Consiste en la unión mediante una membrana entre el párpado superior e inferior. 

Epífora congénita.

Consiste en una excesiva secreción lagrimal, lo que se traduce en la oxidación del vello de la zona ocular y el  contagio e infección por bacterias u hongos de la zona afectada. Existen medicamentos específicos para atenuar esta anomalía. Es una enfermedad hereditaria. 

Entopión.

Cuando las pestañas del gato rozan e irritan la córnea como resultado de la alteración del borde del párpado. Provoca un lagrimeo inmoderado, que el minino tenga los ojos entrecerrados y una vascularización corneal que produce ulceraciones. Debe tratarse quirúrgicamente. 

Glaucoma primario.

Consiste en una excesiva presión sanguínea en la zona ocular, cuyo efecto es la opacidad y pérdida de visión. Debe tratarse mediante cirugía.

Albinismo oculocutáneo. 

Característica recesiva autosomal que provoca un ligero tipo de albinismo que repercute en que el pelaje del gato es más claro de lo usual. Donde son más patentes los efectos de esta anomalía es que el gato padece fotofobia y es más susceptible a las infecciones. El veterinario debe tratar los síntomas. 

Dermatitis del pliegue cutáneo.

Irritación de los pliegues faciales del minino, dan como resultado del desborde lacrimal excesivo. 

Seborrea oleosa.

Sus síntomas son una piel escamosa y grasienta.

Luxación de rótula.

Provoca ladeo e impide saltar sin vacilación al minino.

Displasia de cadera.

Es una enfermedad hereditaria, que afecta a la union del coxis con el fémur, el cual presenta un desarrollo anormal.

Este padecimiento predispone a sufrir otro tipo de problemas articulares, como la artrosis. Produce cojera, renuncia al salto y dolor al desplazarse.

Cálculos renales.

Los cálculos renales están formados por arenilla o pequeños restos solidificados que se acumulan en el riñón y que, al desplazarse por el conducto urinario del felino lo obstruyen, impidiendo el paso de la orina y provocando dolor.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué diferencia existe entre un Persa y un Himalaya?

Ambos son de raza Persa pero el primero tiene color en todo el cuerpo y el segundo tiene color solamente en la cabeza y es parecido a un gato Siamés pero con características físicas parecidas a las del gato Persa y ojos azules.

Yo trabajo todo el día. ¿Puede quedarse solo tanto tiempo?

Si, es una raza muy tranquila y poco activa. Dormirá y descansará mientras tu no estés en casa, pero cuando llegues te recibirá con mucho afecto y con ganas de jugar, todo dependiendo del carácter de tu gato.

¿Arañan los muebles?

Cuando los gatitos son pequeños (1 – 6 meses) suelen morder las esquinas de los muebles o los juguetes ya que sus dientes estan en crecimiento y les duelen. Tienes que educarlo y enseñarle dónde puede rascarse las uñas. Lo mejor es colocarle un rascador o arañador, para que pueda afilarse las uñas allí. Además de cortarle las uñas de las patitas delanteras cada 20 días aproximadamente. Así protegerás tus muebles.

Tengo hijos pequeños ¿Puedo tener un persa para que ellos jueguen con el gatito?

No, un gato no es un juguete. Lo mejor será que le compres juguetes adecuados a la edad de tus hijos, y cuando ellos sean mas mayores y sean responsables para tener un gatito y respetarlo, entonces sí, podrás tener tu gato o perro.

¿Puedo darle leche?

No. le producirás diarrea y vómitos.

¿Puedo tener dos machos ?

Sí, no hay problema, pero tendrás que castrarlos cuando sean adultos para evitar celos entre ellos y así ellos podrán seguir siendo buenos amigos.

¿Dónde hace pis y caca ?

Deberás colocarle una batea o bandeja de plástico, con arena para gatos. Se pueden compran en clínicas veterinarias, tiendas de animales y supermercados. Son económicas y evitan los malos olores.

¿Quién es más cariñoso, el macho o la hembra?

Esta raza se caracteriza por su carácter dulce y cariñoso. Ambos lo son. Al ser criados con afecto y cariño por parte de nosotros y de su mamá, aprenden a ser cariñosos por igual.

¿Qué cuidados especiales requieren?

Una vez por día, deberás limpiarle los ojitos con un poco de algodón humedecido en agua tibia. Y también deberás peinarlo. Al ser de pelo largo necesita un peinado diario.

¿Puede salir a la calle?

Lo ideal es que no salga a la calle y si vives en un piso, las ventanas, terrazas o balcones deben estar protegidos con algún tipo de reja para evitar que el gatito se caiga.

¿A qué edad entran en celo las gatas persas?

Es muy individual: en general entre 7 y 18 meses.
Hay gatas persas tardías que entran en celo hacia los 2 años, aunque no es lo más común y para descartar alguna malformación, es recomendable un examen médico aproximadamente al año y medio o incluso antes.

¿Cuánto dura el celo de una gata persa?

Entre 4 y 6 días si la gata se aparea y unos 10 si no lo hace.

¿Las gatas sangran cuando están en celo?

No, las gatas nunca sangran cuando están en celo, no menstruan.

¿Cuánto dura el embarazo de una gata?

Normalmente, unos 63-65 días, a veces entre 60 y 70.

¿Cómo saber que la gata está embarazada? Hay test para gatos?

Algunos detalles pueden ayudarle a detectar el embarazo sin ayuda del veterinario.
Observe su gata: algunas gatas cambian de comportamiento, pero más seguro es, a partir de los 21-22 días, observar su vientre: las tetillas se vuelven más rosadas, más grandes/alargadas y a veces con pepitas negruzcas alrededor.
Todavía no hay test (por sangre/orina) confiables para gatas.

En una clínica veterinaria, pueden determinar el embarazo de su gata realizando:
Ecografía: a partir del día 15 después de la monta se detectan los fetos. A partir del día 22,- también la función cardíaca. NO es fiable para calcular la cantidad de gatitos, casi nunca coincide.
Palpación: desde el día 17 y sólo hasta el día 24-25 (NO lo haga usted!)
Radiología: no antes del día 45-50 de gestación. Este examen permite determinar cantidad de los bebes, su posición y calcificación.

¿Se puede vacunar y desparasitar una gata embarazada?

Se desparasita antes del parto con un producto especial para gatas embarazadas o en el periodo de lactancia, junto con los bebes, cuando los gatitos cumplan el mes y medio.
No se vacuna durante el celo, el embarazo ni si acaba de tener crías.

¿Cuántas veces deberia hacer sus necesidades un gato?

Defecan de 1 a 3 veces al día y orinan de 3 a 5 veces.

¿A qué edad puedo ponerle la primera vacuna a los gatos persas?

A los 2 meses, antes no. Para que sea efectiva la vacuna y para no perjudicar la salud del gatito, este debe estar desparasitado antes de ser vacunado.

¿He visto sangre en las heces de mi gato, qué puedo hacer?

Es indispensable realizar un exámen coprológico o coproscópico y consultar con médico veterinario.
No arriesgue la salud de su gatito dándole remedios caseros o recomendados por el que no es un médico veterinario.

Saber más sobre Gatos Persas

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.