FeLV, FVRCP-C y rabia: refuerzos anuales para gatos de interior y exterior

FeLV, FVRCP-C y rabia: refuerzos anuales para gatos de interior y exterior

Todos los gatos deben vacunarse, pero las vacunas que requieren y la frecuencia de vacunación dependen en gran medida de su estilo de vida. Los gatos de interior requieren vacunas de mantenimiento diferentes a las de sus primos de exterior y los dueños deben ser conscientes de las complejidades y necesidades de estas vacunas comunes.

En general, los veterinarios requieren que los gatos visiten las clínicas todos los años para recibir sus «refuerzos anuales». Estos «refuerzos» simplemente se refieren a las vacunas anuales que refuerzan el sistema inmunológico para responder de manera efectiva a la presencia de una enfermedad o virus. La mayoría de los refuerzos anuales felinos consisten en FVRCP-C (una vacuna 4 en uno), FeLV (leucemia felina) y rabia.

Sin embargo, no todas estas vacunas son necesarias todos los años, dependiendo de las necesidades de tu gato. Todos los gatos requieren algunas rondas de vacunación cuando son jóvenes (o cuando su historial de vacunas es incierto) y otra ronda un año después. Pero la frecuencia de las vacunas durante el resto de sus vidas depende en gran medida de si están en interiores, al aire libre o viven con otros gatos que se aventuran al aire libre.

FVRCP

La vacuna más común que se administra a los gatos es la FVRCP (o FVRCP-C), también conocida como vacuna 3 en uno o 4 en uno. Esta vacuna incorpora algunas vacunas diferentes en una sola inyección. Estas vacunas incluyen rinotraqueítis viral felina (FVR), calicivirus (C), panleucemia (P) y, a veces, clamidia felina (-C).

La rinotraqueítis viral felina (FVR) y el calicivirus (C) abordan enfermedades específicas asociadas con infecciones respiratorias comunes en gatos. Dado que ambas enfermedades se transmiten por el aire, todos los gatos, tanto en interiores como en exteriores, deben vacunarse contra ellas.

La panleucemia, también conocida como moquillo felino, no es ni leucemia ni moquillo, sino el equivalente felino del parvovirus. Esta enfermedad, transmitida por heces, ropa de cama, tazones y otros elementos comunes, hace que los gatos pierdan el revestimiento de sus intestinos a través de una diarrea sanguinolenta. La tasa de mortalidad es del 60-90% y no existe cura.

La clamidia es otra infección de las vías respiratorias superiores que puede durar muchos meses si no se trata.

Leucemia felina

Leucemia felina no es leucemia, sino que consiste en un virus que ataca el sistema inmunológico. Como FIV, los gatos no mueren de leucemia felina, sino que son víctimas de otras enfermedades que, si tuvieran un sistema inmunológico sano, no serían un peligro para su salud.

No todos los gatos necesitan la vacuna FeLV. Los gatos de interior que nunca se aventuran al exterior o viven con otros gatos estrictamente de interior no necesitan esta vacuna. Aunque los perros a veces pueden traer la enfermedad, esto no es común. Cualquier gato que salga a la calle o viva con gatos que salgan a la calle debe vacunarse contra la leucemia felina. Esta enfermedad se transmite a través de la saliva y puede transmitirse a través del agua y los tazones de comida, el aseo personal o cualquier superficie húmeda. Puede permanecer activo hasta 48 horas en un área húmeda.

Rabia

Aunque los gatos y los perros han estado recibiendo la vacuna general contra la rabia durante muchos años, estudios recientes muestran que algunos de los adyuvantes de las vacunas pueden provocar formas graves de cáncer. Las leyes contra la rabia difieren según el condado y el estado, pero muchos estados ahora reconocen una fecha de vencimiento de tres años para las vacunas contra la rabia. Sin embargo, estas vacunas tienen los adyuvantes (conservantes) que pueden causar inflamación de los tejidos en los gatos y un crecimiento celular anormal que puede conducir a sarcomas fibrosos, tumores cancerosos que ocurren en el lugar de la inyección y que requieren la amputación de la extremidad.

Hay alternativas a las vacunas tradicionales contra la rabia y debes analizar todas las alternativas y vacunas con tu veterinario.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.