Consejos para calmar a un gato agresivo

Consejos para calmar a un gato agresivo
  • Categoría de la entrada:CONSEJOS_CUIDADOS
  • Tiempo de lectura:8 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Un amigo felino puede traer mucho amor y compañía a tu vida, especialmente si es un gato enérgico. Pero si tu gato tiende a volverse agresivo, esto puede hacer que te preguntes qué hacer, incluso si eres un cuidador experimentado. ¿Quieres saber cómo calmar a un gato agresivo? Sigue leyendo.

Entonces, ¿qué significa que tu gato se vuelve agresivo? El comportamiento agresivo siempre tiene una razón detrás, por lo que es importante prestar atención a lo que tu gato está tratando de decirte con su comportamiento reactivo.

¡Conoce algunas de las razones por las que tu gato puede volverse agresivo y cómo ayudar a eliminar la agresión desde la raíz!

Entendiendo la agresión del gato

El comportamiento agresivo en los gatos puede ser el resultado de preocupaciones ambientales, pero también puede ser un indicio de problemas de salud. Independientemente de las razones exactas, el comportamiento agresivo a menudo se expresa de la misma manera. La agresión en los gatos incluye silbidos, gruñidos, golpes, mordeduras, garras expuestas, boca abierta o postura rígida.

El lenguaje corporal de un gato también puede sugerir posibles signos de agresión inminente. Por ejemplo, si las orejas de tu gato están presionadas hacia atrás o aplanadas, los bigotes están levantados o inclinados hacia adelante, o la cola se retuerce o se eriza, esto podría indicar un posible estallido agresivo. Estos comportamientos pueden estar dirigidos a una persona, otro gato, otro animal o un objeto cercano.

¿Es normal que mi gato sea agresivo?

Una cosa importante que hay que entender cuando se trata de respuestas agresivas en gatos es que este comportamiento no siempre apunta a un problema subyacente. La agresión puede ser un comportamiento natural de la raza de tu gato, convirtiéndose en una respuesta completamente normal a la depredación, el juego y el conflicto social. Sin embargo, cuando los gatos comienzan a mostrar agresión hacia los humanos o constantemente hacia otros animales, la frecuencia de la agresión puede ser un comportamiento problemático.

La agresión en los gatos es el segundo problema de comportamiento más común en los felinos. Determinar la causa del comportamiento agresivo es importante porque puede ayudarte a decidir si la agresión es normal o no. Siempre que tu gato muestre un comportamiento agresivo, tómate el tiempo para evaluar la situación que causó el arrebato de comportamiento en primer lugar.

Presta atención a quién o a qué se dirige la agresión, cuándo y dónde sucedió, y qué sucedió justo antes de la explosión. La única forma de saber si tu gato muestra una agresión normal o anormal es comprender la causa. Solo entonces podrás solucionar el problema de raíz. (¡O consulta primero los consejos de un veterinario sobre cómo prevenir la agresión de los gatos!)

5 razones por las que los gatos se comportan de forma agresiva

Si su gato muestra repentinamente signos de comportamiento agresivo y ese comportamiento está fuera de lugar, busca las posibles causas. Si no hay una causa obvia del comportamiento extraño de tu gato, debes llevarlo al veterinario para que pueda descartar cualquier causa médica subyacente.

Una vez que para tu veterinario sea aprobado y recibas un certificado de salud limpio, puedes comenzar a pensar en otras posibles causas de su agresión. Estas son algunas de las principales razones por las que tu gato se comporta de forma agresiva.

1. Estado de salud subyacente

Varias condiciones médicas pueden hacer que los gatos sean agresivos. Cuando un gato tiene dolor, generalmente comienza a atacar a los humanos, a otros animales u objetos cercanos.

Las condiciones de salud subyacentes que contribuyen al comportamiento agresivo pueden incluir afecciones como epilepsia, artritis, enfermedades dentales, traumatismos y muchas otras. Pero, como se indicó anteriormente, si tu veterinario libera a tu gato y descubre que una causa subyacente no es la razón detrás del comportamiento de tu mascota, puedes comenzar a considerar las siguientes posibilidades.

2. Otros gatos

No es raro que los gatos no se lleven bien. Esto puede incluir competencia territorial, temperamentos incompatibles, falta de socialización o la consecuencia de sentirse superpoblado. Cuando los gatos se sienten intimidados o provocados por otros gatos, es natural que entren en modo de ataque. Asegúrate de que tu gato se sienta cómodo con otros gatos en la casa.

3. Entornos inseguros

Cuando los gatos se sienten amenazados, se ponen nerviosos, lo que a menudo hace que actúen mal. Tu gato puede estar estresado y sentir que no hay un lugar seguro para relajarse. Los gatos necesitan tiempo a solas. Como tal, es importante para ellos tener lugares tranquilos como condominios para gatos, estantes altos o una habitación especial para que se relajen.

4. Miedo

La agresión por miedo ocurre cuando un gato percibe una amenaza en su entorno. A menudo va acompañado de un comportamiento defensivo. La amenaza puede ser una persona, un animal, un objeto o un sonido, pero sin importar la amenaza exacta, es más probable que los gatos se vuelvan agresivos cuando sienten que no pueden escapar de la amenaza percibida.

Los signos de defensa incluyen postura en cuclillas, orejas aplastadas, cola doblada, dilatación de la pupila o preferencia por la distancia. Los gatos también pueden mostrar signos de agresión como silbidos, escupir, gruñir, abofetear, morder o rascarse.

5. Frustración

La agresión redirigida es el término utilizado para describir a los gatos que actúan violentamente porque no pueden alcanzar el objeto de su frustración. Por ejemplo, un gato de interior que ve a otro gato en el jardín puede volverse muy reactivo porque el gato de interior no puede interactuar con el gato de exterior. La agresión relacionada con la frustración también puede ocurrir debido a cosas simples como no recibir suficiente comida o atención y no tener acceso a un lugar favorito de la casa.

Maneras fáciles de calmar a un gato agresivo

Asegurarse de que tu gato tenga suficiente espacio en un lugar seguro donde pueda relajarse es una de las mejores formas de calmar a un gato agresivo. Sin embargo, hay algunas otras formas de hacer que tu amigo peludo se sienta cómodo. Si te estás haciendo la pregunta, “¿Qué le puedo dar a mi gato para calmarlo?” Te tenemos cubierto. ¡Aquí hay algunos consejos para mantener a tu gato tranquilo, fresco y en control!

Feromonas de gato

Pregúntale a tu veterinario sobre la compra de feromonas, que pueden ayudar a reducir la ansiedad y el comportamiento relacionado con el estrés de tu gato. Las feromonas felinas se venden como tapones de pared, aerosoles, toallitas o como parte de un collar para gatos. (La veterinaria residente la Dra. Justine Lee, es una gran fanática del uso de Feliway para gatos agresivos).

Hierbas

Las hierbas son una excelente forma totalmente natural de hacer que tu gato se sienta cómodo. Cosas como la hierba gatera, la raíz de valeriana y la vid plateada son estimulantes para los gatos; después de la excitación inicial, estas hierbas pueden darle a tu gato una sensación de calma.

Leer: Los mejores remedios naturales para calmar a los gatos

Otros remedios naturales

Bach Rescue Remedy Pet es un producto natural para aliviar el estrés y la tensión que se presenta en forma de líquido. Es una combinación de cinco esencias florales naturales que se unen para ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad de tu gato. Esta es una excelente opción cuando necesitas ayuda para calmar a tu gato mientras viajas, durante eventos estresantes o en situaciones ruidosas.

Respuesta tranquila

Tu respuesta a la agresión de tu gato es tan importante como determinar el motivo de la agresión. Evita cualquier tipo de castigo físico o gritos, ya que puede aumentar el miedo o la ansiedad del gato, empeorando la agresión.

Refuerzo positivo

Cuando tu gato se calme, acércate a él desde un lado para que sea menos amenazador y ofrécele un refuerzo positivo, como golosinas o hierba gatera. Las golosinas son una excelente manera de reforzar el comportamiento no agresivo. Si está lidiando con la agresión de gato a gato, sepáralos y reintroduce lentamente con un refuerzo positivo.

Sé proactivo con tu gato agresivo

En la mayoría de los casos, el comportamiento negativo se puede corregir, especialmente si lo detectas desde el principio. Esterilizar o castrar a tu gato también puede reducir la agresión. En algunos casos, estos procedimientos pueden eliminar por completo una gran cantidad de comportamientos negativos.

Pase lo que pase, asegúrate de que tus gatos tengan su propio lugar seguro para pasar el rato, relajarse y pasar un rato tranquilo y pacífico.

Si te preguntas cómo calmar a un gato agresivo, sigue los consejos anteriores. Habla con tu veterinario o un especialista en comportamiento animal para obtener más consejos.

 

Deja un comentario