Cómo entrenar a tu gato para que use un poste rascador

Cómo entrenar a tu gato para que use un poste rascador

Si eres dueño de un gato, notarás que a tu preciosa mascota le encanta rascar cosas. Para tu horror, ¡a los gatos les encanta rayar los muebles! Esto puede parecer un gran problema, pero se puede resolver fácilmente. La clave es aprender a entrenar a un gato para que use un rascador. Hay muchas formas de abordar este problema.

En primer lugar, es importante comprender por qué los gatos se rascan las patas. Los gatos difunden su olor rascándose las patas, lo que significa que están marcando su territorio.

Les ayuda a sentirse seguros e identificar su enclave. Derramar garras es otra razón para rascarse. Rascarse también les ayuda a estirar los músculos. Ve que hay muchas ventajas para los gatos que se rascan las patas, excepto que causan estragos en tus muebles.

Por otro lado, puedes cortarle las uñas a tu gato para ayudarlo a facilitar el rascado. Este método no se recomienda, ya que pierden su mecanismo de defensa. Así que compilamos algunos consejos y trucos a seguir para ayudarlo en su dilema.

Consejos útiles sobre cómo enseñar a un gato a utilizar un poste rascador

Ahora que conoces las razones comunes por las que los gatos se rascan las patas, podemos pasar a algunas cosas útiles que puedes hacer para ayudarlos a aprender a usar un poste rascador en lugar de tus muebles.

Comenzar temprano

Si tienes a tus mascotas como gatitos, puedes comenzar a entrenarlos mientras son pequeños. De esta forma, la acción quedará arraigada en ellos. Sin embargo, si ya tienes un gato adulto, aún puedes entrenarlo, pero es posible que necesites más persistencia y perseverancia.

Encuentra un rascador que le encante a tu gato

A veces, se trata de encontrar el tipo de poste rascador adecuado que atraiga a tu gato. Por lo general, puedes encontrar el adecuado para tu gato mediante prueba y error. Es posible que debas experimentar y ver cuál funciona. Por ejemplo, algunos preferirán un poste vertical en lugar de una superficie horizontal. Lo importante es poder encontrar el adecuado que se adapte a las preferencias de tu gato.

Determina el mejor lugar para colocar tu rascador

Otras veces, no es la calidad del rascador lo que es importante, sino la ubicación. Debes tener en cuenta que debes colocar tu poste donde sea accesible para tu gato.

Un consejo profesional: los gatos suelen rascarse antes de dormir la siesta. El lugar ideal para colocar el rascador es donde tu gato suele dormir la siesta. Si tienes la capacidad, también es genial colocar varios postes en diferentes partes de la casa. Colócalo en los lugares habituales de tu mascota, y seguramente podrás maximizar su uso.

Ahora, si tienes un mueble al que tu gato está muy apegado, puedes intentar colocar un rascador cerca. Esta es una excelente manera de desviar su atención y enfocar el rayado en el poste y no en tus muebles.

Utiliza recompensas y elogios

Al igual que con todos los grandes entrenamientos, puedes utilizar recompensas y elogios para tu mascota. Esto simplemente significa que cada vez que tu mascota use el poste rascador, obtendrá una recompensa. Por otro lado, si todavía juega con tus amados muebles, entonces debes ser firme y hacerle saber a tu mascota que está mal.

Para atraer aún más a tu gato para que use el poste rascador, puedes poner hierba gatera sobre y alrededor del poste o colgar un juguete para que pueda jugar. Con el tiempo, comenzarán a usar el poste con regularidad.

No tolerar

Si tu gato es persistente, entonces es hora de usar tu voz para hacerle saber a tu mascota que sus acciones son incorrectas. Cuando escuches a tu gato rascando los muebles, dile en voz alta. Tu mascota se sobresaltará y, con el tiempo, comprenderá que lo que está haciendo es inapropiado. También puedes rociar un poco de agua sobre tu gato cada vez que comience a rascar. Estas son solo algunas formas de disuadir a tu mascota.

Otros remedios

Ahora, si los consejos mencionados anteriormente no funcionan en absoluto, entonces puedes tomar una ruta diferente. Una cosa que puedes hacer es hacer que tus muebles no sean atractivos para tu mascota. Puedes hacer esto cubriendo los muebles favoritos de tu gato con papel de aluminio o cinta adhesiva. A los gatos no les gustan estas texturas y puedes disuadirlos de rascarse más. Puede parecer un aspecto horrible para tus muebles, pero es solo temporal. Puedes eliminarlos cuando tu gato ya pierda el interés.

Cuando todo lo demás falla, puedes intentar cambiar tus muebles. Considera los muebles hechos de microfibra. Puedes tolerar rayones, pero al mismo tiempo, también hay diferentes diseños disponibles que se adaptarán a tu hogar.

Conclusión

Los gatos son adorables y amantes de la diversión. Solo recuerda que el rascado de los gatos es un fenómeno natural. Puede parecer horrible, pero si los entrenas temprano, podrá superar esta prueba. Como se mencionó anteriormente, los gatos rascan como su forma de marcar territorio y arrojar garras. Es más fácil entrenar a los gatos cuando se comprende la razón de su comportamiento.

Hay muchas otras formas de entrenar a un gato para que use un rascador. Estos son algunos de los más habituales. Puedes comenzar a entrenar temprano cuando aún son gatitos para que puedan recordar a medida que crecen. Tal vez puedas encontrar un buen poste rascador que le guste a tu mascota. Hay muchos diferentes tipos de rascadores, por lo que es mejor si intentas ver cuál funciona mejor para tu mascota.

Puedes encontrar una gran variedad en la sección de Accesorios/Rascadores.

Al final, si todo lo demás falla, entonces podrías considerar cambiar tus muebles o hacer que tus muebles sean a prueba de rayones. Vale la pena ser paciente y escuchar las necesidades de tu gato. Los gatos se diferencian entre sí; uno puede ser susceptible de entrenamiento mientras que otros no lo son. Con suerte, tu gato es entrenable y puede aprender fácilmente las cosas que le estás enseñando.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.