Cómo detectar una cola de gato rota y otras lesiones en la cola

Cómo detectar una cola de gato rota y otras lesiones en la cola

Como dueños de mascotas, a veces damos por sentado el comportamiento del curioso apéndice de nuestros gatos, la cola. Por ejemplo, si bien notaremos rápidamente si nuestro gato cojea, no necesariamente notamos cuando algo anda mal con su cola. Aprende a reconocer una cola de gato rota y otras lesiones comunes en la cola de gato.

¿Los gatos tienen huesos en la cola?

Sí, los gatos tienen huesos en la cola; de hecho, el 10 por ciento de los huesos de tu gato están en la cola. La cola es una extensión de la columna, por lo que estos huesos son vértebras. Los huesos, músculos y nervios de la cola juegan un papel importante en el movimiento, el equilibrio, el control intestinal y más de tu gato. El lenguaje de la cola de tu gato es una forma esencial de expresión con humanos y otros animales.

¿Cómo se ve una cola de gato rota?

¿Pueden los gatos romperse la cola? Dado que los gatos tienen huesos en la cola, es lógico que puedan fracturarlos. Una cola de gato rota puede ser el resultado de numerosos incidentes, desde sucesos potencialmente mortales como ser atropellado por un automóvil hasta eventos inocuos como caerse de una cama. También es posible que veas una cola de gato rota porque la cola se quedó al cerrar una puerta o fue jalada con demasiada fuerza.

Entonces, ¿cómo ver una cola de gato rota? Podría ser tan simple como que la cola de tu gato esté caída hacia abajo. Una cola que cojea o sostenida cerca del suelo es una señal segura de que tu gato está dolorido, temeroso o ambos.

Los síntomas adicionales que acompañan a una cola de gato rota pueden incluir:

  • Incapacidad para mover la cola
  • Incapacidad para mover las patas traseras.
  • Pérdida del control de la vejiga o los intestinos.

Acude a un veterinario de inmediato si notas alguno de estos síntomas en tu gato.

Tratamiento para una cola de gato rota

Dependiendo de dónde ocurrió la fractura, muchas colas se curan por sí solas en unos pocos meses. Una punta de cola rota puede tener una torcedura o un bulto después, pero no requerirá tratamiento adicional. Las fracturas ubicadas más cerca de la base de la cola suelen ser más graves y provocan daño a los nervios. Por último, es probable que las vértebras aplastadas o el desglose requieran cirugía. Dependiendo de la gravedad y la ubicación de la lesión, es posible que sea necesario amputar la cola. Tu veterinario determinará si esto es necesario con un examen y radiografías.

La buena noticia: incluso si la cola de tu gato debe ser amputada, no es probable que se vea tan afectado por la pérdida parcial de este apéndice. (¡Después de todo, a los gatos bobtail les va bien con colas cortas!)

Otras lesiones comunes de la cola de gato

Si tu gato sale al exterior, las lesiones en la cola serán más probables. Además de los peligros que plantea el tráfico y la exposición, tu gato puede entrar en contacto con otros animales y plagas que pueden causar lesiones en la cola del gato. Recomendamos tener un botiquín de primeros auxilios para gatos en la casa con vendajes, herramientas, cuidado de plagas, cuidado de heridas, medicamentos y más.

Abrasiones

Los rasguños y raspaduras en la cola de tu gato generalmente no justifican una visita al veterinario. Si ves una abrasión menor en la que se frota el pelo y la piel enrojecida queda expuesta, simplemente limpia el área con agua y jabón suave o un lavado de heridas con solución salina estéril. (No uses peróxido de hidrógeno). Luego aplica un ungüento antibiótico y un vendaje autoadhesivo; solo asegúrate de no envolverlo demasiado apretado. Si notas que tu gato se lame, se rasca o muerde el área lesionada, es posible que debas colocarle un collar electrónico para gatos.

Es mejor que tu veterinario revise cualquier abrasión que tenga una hinchazón o sangrado excesivos.

Heridas por mordedura

Una de las lesiones más comunes en la cola de un gato es una herida por mordedura, ya sea causada por otro animal o autoinfligida. En el caso de este último, es probable que la causa sea la dermatitis por pulgas, las alergias alimentarias o el estrés.

Las heridas por mordedura en la cola pueden infectarse fácilmente; estate atento a signos como enrojecimiento, calor, dolor e inflamación. Es mejor equivocarse por el lado de la seguridad y llevar a tu gato al veterinario si notas heridas por mordeduras en la cola (o en otra parte del cuerpo). Si la herida sangra mucho, envuélvela en una toalla mientras transportas a tu gato al veterinario. Es posible que el veterinario deba limpiar la herida, aplicar suturas o incluso realizar una cirugía. El tratamiento en el hogar puede incluir antibióticos y analgésicos.

Automutilación

Ya mencionamos que las heridas por mordedura en la cola a veces pueden ser autoinfligidas, a menudo debido a trastornos de la piel como infestaciones por pulgas, infecciones por hongos o infestaciones por ácaros. Este tipo de infecciones se tratan con medicamentos tópicos, champús, inyecciones y más aprobados por veterinarios.

Menos comunes son las lesiones autoinfligidas en la cola de gato causadas por un trastorno llamado síndrome de hiperestesia felina (FHS), también conocido como síndrome de contracción de la piel, enfermedad de la piel ondulada o síndrome de la piel rodante. Los veterinarios suelen caracterizar la FHS como un trastorno convulsivo o una condición obsesivo-compulsiva. La mayoría de los episodios comienzan cuando se toca o rasca la región lumbar del gato. Tu gato puede pasar de estar dormitando pacíficamente a rascarse, morder o lamer su espalda, el área del costado o la cola, todo en el espacio de 20 a 30 segundos. La FHS puede ser difícil de diagnosticar, pero se puede tratar con medicamentos anticonvulsivos como gabapentina y / o medicamentos contra la ansiedad como Prozac.

Las lesiones en la cola de gato son más comunes de lo que piensas. Si bien algunas lesiones son leves y sanarán por sí solas, muchas requieren la atención de un veterinario. Ahora que sabes cómo detectar una cola de gato rota, puedes actuar de inmediato cuando notes que algo anda mal con tu peludo miembro de la familia.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.