Una carta de amor a mi gato

Una carta de amor a mi gato

A mi dulce, dulce ángel: al echar la vista atrás en nuestros 18 años juntos sonrío a través de mis lágrimas.

Me trajiste tanta alegría, amor, mimos y besos de lija. Aún recuerdo el día en que te traje a casa, del tamaño de una taza de té sobre mis manos. Eras tan frágil y peludo. Supe en ese momento que eras mi alma gemela.

Desde entonces fuimos inseparables.

Crecimos juntos en Toronto, después me seguiste a Atlanta, y de ahí viajamos por todo Estados Unidos a Nueva Orleans, Austin, Amarillo, Santa Fe, Las Vegas e incluso vimos el Gran Cañón juntos por primera vez. Nuestra última parada fue Los Ángeles.

Espero haber sido capaz de darte una vida feliz llena de amor, porque eso es lo que me diste tú.

Decirte adiós el pasado sábado ha sido lo más difícil de mi vida. Fue agridulce, pero estoy feliz por haber tenido la oportunidad de abrazarte una última vez. Me duele el corazón, te echo de menos más de lo que las palabras pueden expresar, pero aún puedo sentir tu presencia, energía y luz.

Sé que sigues conmigo y siempre serás una parte de mí, no importa donde vaya. En la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte nos separe.

Mi relación más larga, mi fuerza, mi mejor amigo.

Te quiero.

(Nina Dobrev a su gato Lynx)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.