Toxoplasmosis y Gatos: Lo que necesitas saber

Toxoplasmosis y Gatos: Lo que necesitas saber

Este artículo pretende explicar los detalles de la Toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que puede afectar tanto a los gatos como a los humanos. Hay muchos malentendidos sobre esta infección, y esto proporcionará una explicación simple y clara sobre la Toxoplasmosis para los dueños de los gatos.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una condición que se desarrolla después de una infección con el parásito microscópico Toxoplasma gondii. El parásito puede afectar a todos los mamíferos, pero los gatos en particular son importantes en el ciclo de vida y la transmisión de este parásito.

El hecho de que los humanos también puedan estar infectados, con posibles consecuencias adversas muy raras, significa que esta es una condición que puede causar una gran preocupación a los dueños de los gatos.

¿Qué tan extendida está la Toxoplasmosis?

El parásito tiene una distribución global y es más común en los climas tropicales. En general, se estima que alrededor del 50% de los gatos del mundo han sido infectados por la Toxoplasmosis en algún momento de sus vidas. Sin embargo, la mayoría de los gatos no muestran ningún signo exterior detectable de infección por Toxoplasma, por lo que es poco probable que los dueños sean conscientes de que esto ha ocurrido.

¿Cuál es el ciclo de vida del parásito de la toxoplasmosis?

La Toxoplasmosis gondii (T.Gondii) es un protozoo, un parásito unicelular: esto significa que es tan diminuto que sólo puede ser visto bajo el microscopio. El ciclo de vida es complejo, y comprende dos tipos de huéspedes, los llamados huéspedes “definitivos” y los huéspedes “intermedios”. La diferencia clave entre estos tipos de huéspedes es la siguiente:

El parásito de la toxoplasmosis puede producir huevos cuando infecta a los huéspedes definitivos (gatos)
El parásito de la toxoplasmosis no puede producir huevos cuando infecta a los huéspedes intermedios (todos los demás animales), pero en cambio produce quistes de tejido.

Los gatos (gatos salvajes y domésticos, incluidos los gatos de compañía y los gatos callejeros) son los únicos animales que pueden ser huéspedes definitivos, por lo que el organismo de la toxoplasmosis sólo puede producir huevos (conocidos como “ooquistes”) cuando están dentro del cuerpo de un gato.

Todos los demás animales de sangre caliente pueden ser huéspedes intermedios, incluidos los seres humanos, y también muchas especies que proporcionan alimento a los gatos, desde animales de granja como el ganado vacuno, las ovejas, las aves de corral y los cerdos, hasta pequeños animales como los topillos, ratones y aves, y mariscos como las ostras y los mejillones.

El parásito de la toxoplasmosis no puede producir huevos cuando se encuentran dentro de huéspedes intermedios; en cambio, el parásito forma quistes microscópicos en los tejidos del animal (músculos y órganos), y estos quistes de tejido (conocidos como zoitoquistes) pueden infectar a otros animales si la carne se come mientras está cruda. Los zoitoquistes permanecen en el huésped durante toda la vida del animal y siguen siendo infecciosos para cualquier criatura que consuma el animal. El zoitoquiste es como una cápsula, y contiene la versión activa del parásito toxoplasma dentro de la cápsula, que se conocen como bradizoítos.

Durante el ciclo de vida de T. Gondii, los parásitos individuales se convierten en varias etapas, con diferentes nombres, incluyendo los bradizoítos (que se encuentran en los quistes de tejidos o en los zoocistos), los esporozoítos (que se encuentran en los ooquistes), así como los taquizoítos y los merozoítos. No es necesario conocer los detalles de estas etapas parasitarias para comprender cómo controlar la infección por T. Gondii.

¿Cómo se infectan los gatos, los humanos y otras especies?

How do animals become infected with toxoplasmosis

La toxoplasmosis se transmite cuando un animal ingiere ooquistes de heces de gato o de los tejidos de un animal infectado. La caja de arena de un gato infectado, entonces, es uno de los sitios de transmisión más comunes.

Los gatos, los humanos y otras especies pueden infectarse con la toxoplasmosis ya sea por la ingestión de ooquistes provenientes de las heces de los gatos, o por la ingestión de zoitoquistes al comer tejidos animales. Los gatitos también pueden infectarse en el útero, por sus madres, y también a través de la lactancia materna, pero estas vías de infección son poco frecuentes. También es posible que los gatos adultos y los humanos se infecten después de beber leche no pasteurizada de una vaca o cabra infectada.

La cocción de la carne mata a los zoitoquistes, por lo que la infección es más común en los gatos de exterior que son cazadores, en los gatos que se alimentan de carne cruda (la cocción que se utiliza para crear la comida comercial para gatos mata el parásito), y en los humanos que comen carne fresca y poco cocinada (el parásito es más común en los humanos en las culturas que disfrutan comiendo carne que no ha sido cocinada tan a fondo, por ejemplo en Francia). La congelación de la carne también reduce considerablemente el riesgo de que los zoocistos sean infecciosos.

¿Cómo contagian los gatos infectados de la infección de Toxoplasmosis?

Inmediatamente después de que los gatos se han infectado, derraman ooquistes en grandes cantidades en sus heces durante unas dos semanas. Una vez pasadas las dos semanas, la respuesta inmune del gato se ocupa del parásito, y los ooquistes ya no se vierten en las heces.

Este es un punto clave: un gato que es “positivo” para la Toxoplamosis es en realidad poco probable que desprenda ooquistes. Es sólo en la etapa muy temprana, durante 14 días después de la infección inicial, que el gato es infeccioso.

Es importante que los ooquistes que se transmiten en las heces de un gato no sean inmediatamente infecciosos para otros animales: debe tener lugar un proceso llamado “esporulación”, que dura entre uno y cinco días.

La importancia de este hecho es que es poco probable que las heces de gato frescas sean infecciosas para los seres humanos, mientras que las heces de gato “viejas” pueden ser infecciosas.

Person scooping litter box

Debido a que las heces “viejas” -que han estado sentadas durante un día o más- tienen más probabilidades de desprender los ooquistes que causan la toxoplasmosis, las personas en situación de riesgo deben evitar recoger la caja de arena de su gato.

Por esta razón, los seres humanos que pueden ser susceptibles a los efectos adversos de la toxoplasmosis deben evitar el contacto con las “viejas” heces de los gatos (por ejemplo, no deben limpiar las cajas de desechos).

Los ooquistes son resistentes y pueden sobrevivir en el medio ambiente durante muchos meses, mucho después de que las heces que los transportaban originalmente se hayan dispersado.

Por lo tanto, los ooquistes pueden estar presentes en el suelo si un gato ha pasado las heces por el suelo y lo ha enterrado. Si cualquier otro animal ingiere estos ooquistes, se incubarán cuando estén en los intestinos de su nuevo huésped, entonces la infección se extenderá desde allí al torrente sanguíneo, y luego al resto del cuerpo, creando nuevos zoitoquistes dondequiera que se asienten.

Síntomas de la toxoplasmosis en gatos

La mayoría de los gatos no muestran signos clínicos de infección por Toxoplasmosis, pero rara vez se observa fiebre, pérdida de apetito, pérdida de peso y letargo, con una amplia gama de otros posibles signos dependiendo de la parte del cuerpo afectada. Esto puede incluir enfermedad pulmonar, enfermedad hepática, dolor muscular, enfermedad inflamatoria que afecta a los ojos y al cerebro, y ganglios linfáticos agrandados.

Síntomas de la toxoplasmosis en los seres humanos

Pregant woman and cat

Aunque la mayoría de las personas pueden estar infectadas con toxoplasmosis, sólo experimentan síntomas leves, pero algunas personas experimentan consecuencias más graves. Los grupos de riesgo incluyen bebés, niños pequeños, personas mayores y aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos. Debido a que los bebés no nacidos corren un alto riesgo, las mujeres embarazadas deben tener mucho cuidado para evitar la infección.

El principal motivo de preocupación de los propietarios de gatos con respecto a la toxoplasmosis es el raro, pero posible, impacto en la salud humana. Las personas sanas generalmente son capaces de enfrentar bien la infección de Toxoplasmosis: su sistema inmunológico elimina el parásito de manera efectiva, sin signos, o quizás sólo síntomas parecidos a los de la gripe, como una fiebre leve con ganglios linfáticos agrandados.

Sin embargo, se considera que algunos sectores de la población humana corren un alto riesgo de sufrir consecuencias más graves de la toxoplasmosis.

Esto se debe a que sus sistemas inmunológicos no son capaces de lidiar con el parásito de manera efectiva. Los grupos de alto riesgo incluyen bebés, niños pequeños, ancianos y cualquier persona inmunocomprometida, ya sea por enfermedad o por quimioterapia. Las mujeres embarazadas también son de alto riesgo debido al riesgo que corren sus bebés no nacidos en el útero.

En estos grupos de alto riesgo, las posibles consecuencias de la infección por toxoplasmosis incluyen la inflamación del cerebro, el sistema nervioso y los ojos, así como el aborto, el nacimiento de mortinatos y los defectos de nacimiento.

Estas posibles consecuencias graves explican por qué es tan importante comprender la toxoplasmosis y tomar medidas para asegurar que nadie se ponga en riesgo.

A nivel mundial, alrededor del 50% de la población de gatos ha estado expuesta a la Toxoplasmosis en algún momento, pero de nuevo, es importante recordar que los gatos sólo son infecciosos durante el período inmediato de dos semanas después de haber sido infectados.

Por lo tanto, el porcentaje de gatos que son activamente infecciosos es muy, muy inferior, y aunque es imposible calcularlo con precisión, es más probable que sea inferior al 0,1% (es decir, menos de uno de cada mil gatos). La enfermedad clínica en los gatos causada por la toxoplasmosis también es excepcionalmente rara.

Existe una importante variación geográfica en las tasas de infección humana con Toxoplasmosis. Los estudios de anticuerpos contra la Toxoplasmosis han demostrado que en el Reino Unido, entre el 20 y el 30 por ciento de las personas han estado expuestas al parásito en algún momento, mientras que en Francia y Alemania, el 80 por ciento de la población tiene pruebas de exposición, y en los Estados Unidos, según el sitio web de los CDC, esta cifra es de alrededor del 12 por ciento.

La amenaza más preocupante de la toxoplasmosis es el riesgo de aborto o defectos de nacimiento cuando las mujeres embarazadas se infectan.

Se estima que en el 20-50% de las mujeres embarazadas que se infectan durante el embarazo, hay consecuencias adversas.

Es importante señalar que si una mujer ha sido infectada con Toxoplasmosis antes del embarazo, su sistema inmunológico desarrollará anticuerpos, y si se expone de nuevo al parásito durante el embarazo, no hay riesgo para el feto. El único riesgo es para los bebés de las mujeres embarazadas que se exponen a la Toxoplasmosis por primera vez durante el embarazo.

Los estudios han demostrado que, tal vez de manera inesperada, el contacto con los gatos no aumenta el riesgo de infección de Toxoplasmosis en los seres humanos.

Como se ha señalado anteriormente, los gatos sólo liberan huevos de Toxoplasmosis durante las dos semanas posteriores a la infección inicial, por lo que, si bien es común que los gatos sean “positivos” para la Toxoplasmosis, es excepcionalmente raro que sean activamente infecciosos para los seres humanos.

La mayoría de los seres humanos se infectan comiendo carne cruda o poco cocinada (lo que probablemente sea la razón por la que la infección es más común en Francia y Alemania). Las dos áreas de riesgo que los propietarios de gatos deben abordar son las mujeres embarazadas que manipulan las bandejas sanitarias para gatos y los niños pequeños que juegan en los jardines o en los areneros y manipulan tierra o arena que puede haber sido contaminada con heces de gato infectadas en algún momento del pasado.

Diagnosis of toxoplasmosis in cats

Si sospechas que tu gato puede tener toxoplasmosis, tu veterinario puede ayudarte con el diagnóstico.

Si sospechas que tu gato puede tener Toxoplasmosis (basado en los signos mencionados anteriormente), debes visitar a tu veterinario local de DVM, donde se pueden tomar las siguientes medidas.

1. La detallada toma de la historia

El veterinario analizará cada aspecto de la vida y el cuidado de la salud de tu gato: por ejemplo, la toxoplasmosis es más común en los gatos que son cazadores, y los gatos que permanecen en el interior todo el tiempo tienen muchas menos probabilidades de infectarse. Los gatos que son FIV positivos pueden ser más propensos a mostrar signos, ya que su sistema inmunológico está comprometido.

2. Examen físico

Tu veterinario revisará a tu gato cuidadosamente, notando cualquier signo físico de enfermedad.

3. Análisis de sangre de rutina

Los análisis de sangre habituales, incluidos los perfiles de hematología y bioquímica, le orientarán sobre si hay algún sistema en particular involucrado, y sobre cómo está reaccionando el sistema inmunológico de tu gato.

4. Análisis de sangre especializados

Se dispone de varios títulos séricos diferentes para los anticuerpos contra el Toxoplasma gondii, pero lo importante es que éstos sólo indican pruebas de exposición pasada al organismo.

La evaluación cuidadosa de los diferentes tipos de anticuerpos, junto con la repetición de las muestras para medir las tendencias cambiantes, puede ser útil para identificar las infecciones activas, pero siempre se necesita una interpretación experta de los resultados. Tu veterinario trabajará con los centros locales para el control y la prevención de enfermedades para darle el mejor consejo posible sobre esto.

5. Pruebas fecales

Si un gato está perdiendo activamente ovocitos, éstos pueden ser detectados en las heces, pero esto rara vez se identifica.

6. Histopatología

Los quistes de tejido (zoitoquistes) pueden verse en muestras recogidas por biopsia.

7. Ensayo de reacción en cadena de la polimerasa (PCR)

El ensayo de PCR puede realizarse en heces, muestras de biopsia, líquido cefalorraquídeo (LCR) y secreciones respiratorias. Es una prueba sensible que identifica pruebas específicas de ADN de la toxoplasmosis.

¿Cuánto cuesta una prueba de toxoplasmosis en gatos?

Debes preguntar a tu veterinario sobre los costos de tales pruebas, pero es probable que estén entre 50 y 200 dólares, dependiendo de la prueba específica que se realice.

La mayoría de los gatos no necesitan tratamiento para la toxoplasmosis: su sistema inmunológico se ocupa de la infección de manera eficaz.

Los gatos que enferman a causa de la toxoplasmosis pueden ser tratados con una serie de medicamentos diferentes, entre ellos la clindamicina, la trimetoprima-sulfonamida, la pirimetamina, el ponazuril y el toltrazuril.

Estos son medicamentos de venta con receta, por lo que sólo deben administrarse bajo estricta supervisión veterinaria. Algunos están fuera de la etiqueta, lo que significa que no tienen una licencia específica para ser utilizados en el tratamiento de la toxoplasmosis, que es otra razón por la que necesitan orientación veterinaria,

Si quieres minimizar el riesgo de que tu gato contraiga la toxoplasmosis, mantenlo dentro de casa y aliméntalo sólo con carne cocida o procesada.

Los seres humanos deben conocer los factores de riesgo para saber si son potencialmente más vulnerables a los efectos nocivos de la infección de toxoplasmosis.

Esto incluye a bebés, niños pequeños, ancianos y cualquier persona con un sistema inmunológico suprimido, ya sea debido a una enfermedad o a la quimioterapia.

Las mujeres embarazadas también son de alto riesgo debido al riesgo que corren sus bebés no nacidos en el útero. Las personas de estos grupos deben tomar medidas específicas que incluyen una buena higiene alrededor de los gatos, así como la precaución alrededor de la carne cruda en la cocina y el comedor.

He aquí algunas formas de evitar la infección de la toxoplasmosis relacionada con los gatos:

  1. Evita la manipulación de las cajas de arena para gatos y evita todo contacto con las heces de los gatos.
  2. Limpia la caja de arena del gato regularmente con detergente y agua caliente.
  3. Deshazte de la arena para gatos de manera segura, por ejemplo, sellada en una bolsa de plástico y colocada en la basura doméstica.
  4. Vacia las bandejas de arena para gatos a diario, de modo que si los ooquistes estuvieran en las heces del gato, no serían infecciosos (ya que esto tarda varios días en suceder).
  5. Evita la manipulación de suelo que pueda haber sido contaminado con heces de gato infectadas en algún momento del pasado.
  6. Lava las frutas y verduras cuidadosamente para eliminar todo rastro de tierra.
  7. No comas fruta sin lavar.
  8. Usa guantes y lávate las manos después de la jardinería.

Aquí hay formas de evitar la infección de Toxoplasmosis relacionada con la carne:

  1. Limpia y lava todas las superficies de preparación de alimentos (incluyendo las tablas de cortar) y los utensilios antes y después de su uso.
  2. Cocina toda la carne a fondo para matar cualquier quiste de tejido.
  3. Considera la posibilidad de congelar la carne fresca, y luego descongelarla antes de cocinarla, ya que esto hace que los quistes de tejido sean menos infecciosos.
  4. Evita comer marisco crudo (ostras, almejas o mejillones).

La toxoplasmosis es un parásito microscópico complejo que rara vez puede causar una enfermedad grave en los gatos y los seres humanos.

El riesgo de que los dueños de los gatos desarrollen toxoplasmosis no es mayor que el de los gatos. Sin embargo, debes ser consciente de cómo se propaga el parásito, y si te encuentras en un grupo vulnerable como el mencionado anteriormente, debes tomar medidas sencillas para minimizar aún más el muy pequeño riesgo de contraer el parásito.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.