¿Mis gatos juegan o se pelean?

¿Mis gatos juegan o se pelean?

¿Estás desconcertado intentando averiguar si tus gatos juegan o se pelean durante las peleas? El comportamiento de un gato puede ser difícil de interpretar, sobre todo cuando hay una mezcla de edades, razas, temperamentos y personas sin relación entre sí en un mismo hogar.

Este artículo te ayudará a distinguir entre una cita de juego y una pelea de gatos y a fomentar una vida armoniosa en los hogares con varios gatos.

Afiliación social de los gatos

Existen numerosas pruebas de que, aunque los gatos domésticos son animales solitarios y capaces de vivir solos, también forman vínculos sociales. Ya sea en colonias de alta densidad o en grupos de individuos emparentados, los gatos mantienen la coherencia creando un olor de grupo mediante el allogrooming/allorubbing.

Además, es menos probable que los gatos afiliados muestren una agresividad manifiesta, incluidas las peleas, siempre que haya suficientes recursos ambientales.

Asimismo, los gatos que se socializan juntos durante el periodo sensible probablemente desarrollen relaciones afiliativas entre sí, que se mantendrán en la edad adulta. Estos gatos, por tanto, forman un hogar multifamiliar más armonioso.

Es imprescindible tener en cuenta que las relaciones sociales pueden cambiar a lo largo de la vida.

¿Cómo saber si tus gatos juegan o se pelean?

Cats playing or fighting

La mayoría de los gatos en grupos sociales participarán en peleas de juego. Puede ser difícil saber la diferencia entre un juego social y un altercado agresivo.

El juego es importante para todos los gatos; tanto para los jóvenes como para los mayores, tiene un impacto positivo en el estado emocional del gato, proporciona estimulación contra el aburrimiento y ayuda a desarrollar y mantener los vínculos sociales. A diferencia de los perros, que utilizan el juego como una forma de interacción social, las motivaciones de los gatitos y de los gatos adultos para jugar se centran en el comportamiento depredador.

Los hermanos suelen participar en sesiones de juego; acechan, persiguen y se abalanzan, lo que puede parecer una pelea. Algunas sesiones de juego pueden llevar a que un gato individual se sobreestimule además de alborotarse, lo que puede ser estresante para un gato que no sea tan excitable, por lo que hay que vigilarlo de cerca y disipar la tensión para evitar una escalada de excitación cuando uno de ellos muestre signos de agresión.

Los gatos son propensos a entregarse al juego social en el tipo de entorno adecuado: lleno de obstáculos, agujeros para esconderse, árboles para gatos, centros de actividad y cajas con agujeros de entrada/salida, por nombrar algunos.

Los gatos se comunican mediante el lenguaje corporal y, en menor medida, mediante la vocalización. A la hora de determinar si se trata de un juego o de una pelea, debe tenerse en cuenta la relación social general, ya que el comportamiento también puede ser individual.

Señales de que tus gatos están jugando

Kittens playing

Los gatos empiezan a jugar a una edad temprana. Aunque también ayuda a formar vínculos sociales, la mayoría de los juegos de los gatitos tienen como objetivo perfeccionar a un joven carnívoro para convertirlo en un depredador más agudo y fuerte.

Los gatitos son muy sociables y tienen un gran deseo de jugar desde una edad temprana. La reina les enseña habilidades como el aseo, la alimentación y la caza, y se apoyan en la colaboración de sus compañeros de camada para aprender habilidades sociales, como los comportamientos agonísticos y afiliativos.

El juego social entre gatos alcanza su punto álgido en torno a las 8-10 semanas de edad, y luego el juego con objetos pasa a ser predominante. Los juguetes ofrecen una salida a las secuencias depredadoras naturales como parte del juego, lo que evita los mordiscos.

Los gatos pueden ser totalmente juguetones hasta la vejez; sin embargo, las interacciones entre gatos y el juego social pueden disminuir con la madurez.

Los siguientes son indicadores de que tus gatos están jugando:

  • Los gatos que simulan una pelea suelen estar tranquilos y contentos.
  • Orejas en posición normal o hacia adelante (no clavadas hacia atrás).
  • Postura del cuerpo hacia adelante, hacia el otro.
  • El pelo estará liso (sin piloerección).
  • Pueden exhibir sólo mordiscos de juego.
  • Luchan y se persiguen unos a otros.
  • Los gatos joviales no se arañan entre sí, no sisean, no se golpean ni gruñen.
  • Los gatos traviesos se turnarán para estar uno encima del otro y pasarán el mismo tiempo rodando sobre sus lados o espaldas.
  • Habrá un sentido del equilibrio en el que ambos gatos se persiguen y se pelean.

En determinados grupos sociales, los gatos machos suelen participar en peleas de juego adicionales en comparación con las hembras, que pueden parecer menos interesadas en el alboroto después de la madurez social (alrededor de los 3 años).

Señales de que tus gatos se pelean

Cats fighting in the snow

A diferencia de los gatos que juegan, los gatos que se pelean muestran un lenguaje corporal tenso, gruñen, sisean y pueden arañar a su oponente.

Como especie con recursos, los gatos suelen evitar las disputas físicas. Las peleas abiertas pueden causar lesiones, incapacidad para cazar e incluso la muerte.

La agresión activa (pelea) se producirá si el gato se siente amenazado, las perspectivas de evasión y la huida son limitadas o inexistentes.

Algunos gatos recurren a las peleas por diversas razones.

La mayoría de los gatos defenderán su territorio (dentro del hogar o fuera de él) contra los invasores. Algunos gatos recurren a la agresión activa más rápidamente que otros, dependiendo de la genética individual, el sexo y las experiencias tempranas.

Las siguientes son señales de que tus gatos están peleando: 

  • Ojos bien abiertos, pupilas dilatadas con miradas de confrontación.
  • Orejas levantadas y aplanadas contra la cabeza del gato.
  • Bigotes hacia delante y extendidos.
  • La boca puede estar abierta con los dientes, un gato puede morder a otro.
  • Es común la vocalización mediante gruñidos o siseos.
  • Piloerección de la cola y el cuerpo (hinchado con aspecto del doble de tamaño).
  • Postura corporal tensa hacia los lados en lugar de enfrentarse entre sí.
  • Las garras retraídas, los manotazos o los golpes con las patas son frecuentes durante las peleas.
  • Cola vertical con la punta hacia abajo o levantada, puede ser azotada o retorcida.

Los gatos no pueden calmar una situación de agresividad debido a sus limitadas habilidades de comunicación social, por lo que los propietarios deben tomar medidas proactivas para resolverla. Una vez que la agresión se intensifica, el gato puede tardar un par de horas en calmarse. Una vez separados, es mejor dejar a los gatos solos en una habitación tranquila hasta que se relajen por completo.

Razones de la pelea de gatos

Reasons cats fight

¿Por qué algunos gatos se pelean más que otros? Hay una larga lista de factores que contribuyen a la agresividad, como el estrés, la mala socialización y los conflictos territoriales.

La falta de socialización en los primeros años de vida puede contribuir a la agresividad.

El periodo de socialización (de 2 a 9 semanas) es crucial para los gatitos. Los gatitos criados a mano que no han sido socializados con otros gatos durante el periodo crítico corren el riesgo de desarrollar comportamientos problemáticos como el nerviosismo, la agresividad y la reducción de los mecanismos de afrontamiento durante los cambios ambientales.

Los gatos suelen pelearse con los nuevos miembros del hogar.

En un estudio realizado en 2017 con 2.492 propietarios de varios gatos, el 73,3% observó signos de riña desde la fase inicial de introducción de otro gato. La incorporación de un nuevo gato al hogar se correlaciona con la frecuencia de las disputas y cuantos más gatos haya en un hogar, se añaden signos de tensión recurrentes.

Cuando la comida es escasa o los recursos están amenazados, la agresión alimentaria es habitual.

La agresión alimentaria puede causar conflictos cuando gatos de diferentes grupos sociales se alimentan en proximidad y cuando la comida es escasa. La competencia por los recursos o la atención de los humanos también puede causar fricciones entre gatos.

Las disputas territoriales son comunes entre los gatos de exterior.

A menudo oímos que los felinos que andan sueltos se pelean por desacuerdos territoriales, sobre todo por la noche. Los gatos confían más en la seguridad de su territorio que en las conexiones con las personas o con otros gatos. Muchos comportamientos problemáticos de los gatos provienen de la percepción de amenazas a esta seguridad, a menudo debido a disputas con otros felinos.

Algunos gatos se vuelven agresivos debido a una enfermedad.

Los conflictos entre gatos debidos a una enfermedad suelen presentarse como ataques repentinos sin que exista un desacuerdo previo entre los gatos implicados, por lo que te rogamos que hagas revisar a tu gato por un veterinario si esto ocurre en tu casa.

Las gatas pueden luchar para proteger a sus gatitos.

Los hogares con hembras reproductoras también pueden encontrar episodios de agresión, especialmente cuando las reinas están salvaguardando a sus gatitos.

Los genes de tu gato también pueden hacerlos más agresivos.

El comportamiento problemático de los gatos también se ve afectado por varios genes: uno de ellos es el receptor de oxitocina, que se ha identificado como contribuyente a la irritabilidad, lo que significa que las pruebas genéticas pueden convertirse en una herramienta importante en el campo del comportamiento veterinario.

¿Qué hago si mis gatos se pelean?

What to do if your cats are fighting

Disolver una pelea de gatos puede ser difícil. En lugar de utilizar las manos para intervenir, intenta interrumpir la pelea de forma suave y segura que distraiga a los gatos sin ponerle en peligro.

Los enfrentamientos entre gatos junto con las peleas pueden causar mucho estrés al gato o gatos residentes y al propietario. Es importante no intervenir en el sentido físico.

Es vital que NO coloques tu mano o cualquier parte del cuerpo entre los gatos que luchan, ya que puede causar lesiones importantes que requieran atención médica urgente (las heridas por mordedura de gato tienden a ser profundas, albergan bacterias y otros patógenos en sus bocas).

El uso de ruidos disuasorios, además de las pistolas de agua, es común, pero puede asustar, atemorizar y tener un efecto negativo en un gato ansioso. Nunca castigues o toques a un gato durante estos momentos, ya que puede provocar que el gato tenga miedo de las personas, lo que puede recompensar involuntariamente la conducta agresiva.

Tira una toalla o una manta pequeña sobre ambos gatos para interrumpir la pelea. El objetivo es distraer, redirigir la atención de los gatos y dejar que ambos se calmen.

Las barreras de separación, como puertas para bebés, tablas de cartón, madera o plástico, también pueden ser útiles para bloquear la vista de cada gato.

Fomentar el contacto mediante el refuerzo positivo y, en el caso de las agresiones territoriales, la separación, el confinamiento y las reintroducciones graduales.

¿Debo dejar que mis gatos jueguen a las peleas?

Las peleas de juego son un comportamiento normal y saludable en el que los gatos se persiguen, ruedan y se golpean con las patas. Las peleas de juego son silenciosas, los mordiscos son suaves, no causan heridas ni dolor y las garras suelen estar retraídas. Las peleas de juego deben interrumpirse si se convierten en hostilidad.

¿Cómo reducir el estrés y minimizar las peleas?

El enriquecimiento ambiental y los múltiples recursos repartidos por la casa, como las cajas de arena, las camas, los postes de rascado, los cuencos, los escondites y las perchas, ayudarán a reducir el estrés, aumentando la capacidad de tus gatos para hacer frente a las interrupciones.

Leer más: ¿Por qué un árbol para gatos es bueno para tu gato?

Deberían proporcionarse juguetes, comederos con rompecabezas, oportunidades de forrajeo y tiempo supervisado en el exterior a todos los gatos, incluso si tienen acceso al exterior, aunque debería ofrecerse un enriquecimiento adicional a los gatos de interior.

El juego personal interactivo con cada gato debería adaptarse a cada uno de ellos. El juego imita el comportamiento depredador y ayuda a minimizar la agresión por juego.

Feliway puede ayudar a reducir la tensión entre gatos y la habituación a un nuevo hogar en combinación con otros productos ansiolíticos.

La esterilización o castración de los gatos ayudará a abordar ciertos comportamientos agresivos, especialmente en los machos intactos.

Conclusión

El refuerzo de las interacciones lúdicas amistosas y la reducción del comportamiento agresivo dependen de la correcta integración de un nuevo gato y del conocimiento de la dinámica social de los grupos de gatos en los hogares con varios gatos.

Si todavía no estás seguro de si tus gatos están jugando o peleando, graba su interacción y publica tus comentarios a continuación.

Bibliografía

Ashley L Elzerman, T. L.-F. (2019). Conflicto y frecuencia de comportamiento afiliativo entre gatos en hogares con varios gatos: un estudio basado en una encuesta. Revista de medicina y cirugía felina, 22(8), 705-717. Recuperado el 20 de septiembre de 2020, de https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/1098612X19877988

Bradshaw, J. (2018). Comportamiento felino normal y por qué se desarrollan comportamientos problemáticos. Journal of Feline Medicine and Surgery, 20, 411-421. Recuperado el 23 de septiembre de 2020

Care, I. C. (2018, 26 de septiembre). La agresión entre gatos. Recuperado el 28 de septiembre de 2020, de International Cat Care: https://icatcare.org/advice/aggression-between-cats/

Halls, V. (2013, agosto). El factor de diversión felina: ¿importa el juego? REINO UNIDO. Recuperado el 27 de septiembre de 2020, de http://www.vickyhalls.net/free-guides

Heath, I. R. (2016). Salud y bienestar del comportamiento felino. St Louis, MO: Elsevier. Recuperado el 26 de septiembre de 2020

Minori Arahori, *. Y.-M. (2015). El polimorfismo del gen del receptor de oxitocina (OXTR) en gatos (Felis catus) está asociado con la “Rugosidad” evaluada por los propietarios. Revista de comportamiento veterinario, 1-4. Recuperado el 25 de septiembre de 2020, de 10.1016/j.jveb.2015.07.039

Ramos, D. (2019). Comportamientos problemáticos felinos comunes Agresión en hogares con varios gatos. Revista de medicina y cirugía felina, 21, 221-233. Recuperado el 24 de septiembre de 2020

Sharon L. Crowell-Davis*, T. M. (2004). Social organization in the cat: a modern understanding. Journal of Feline Medicine and Surgery, 6, 19-28. Recuperado el 22 de septiembre de 2020, de https://www.elsevier.com/locate/jfms

States, T. H. (2019). Guía para el asesoramiento sobre el comportamiento del gato. Washington, DC, Estados Unidos: The Humane Society Of The United States. Recuperado el 28 de septiembre de 2020

Ver fuentes:

Ashley L Elzerman, T. L.-F. (2019). Conflicto y frecuencia de comportamiento afiliativo entre gatos en hogares con varios gatos: un estudio basado en una encuesta. Revista de medicina y cirugía felina, 22(8), 705-717. Recuperado el 20 de septiembre de 2020, de https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/1098612X19877988

Bradshaw, J. (2018). Comportamiento felino normal y por qué se desarrollan comportamientos problemáticos. Journal of Feline Medicine and Surgery, 20, 411-421. Recuperado el 23 de septiembre de 2020

Care, I. C. (2018, 26 de septiembre). La agresión entre gatos. Recuperado el 28 de septiembre de 2020, de International Cat Care: https://icatcare.org/advice/aggression-between-cats/

Halls, V. (2013, agosto). El factor de diversión felina: ¿importa el juego? REINO UNIDO. Recuperado el 27 de septiembre de 2020, de http://www.vickyhalls.net/free-guides

Heath, I. R. (2016). Salud y bienestar del comportamiento felino. St Louis, MO: Elsevier. Recuperado el 26 de septiembre de 2020

Minori Arahori, *. Y.-M. (2015). El polimorfismo del gen del receptor de oxitocina (OXTR) en gatos (Felis catus) está asociado con la “Rugosidad” evaluada por los propietarios. Revista de comportamiento veterinario, 1-4. Recuperado el 25 de septiembre de 2020, de 10.1016/j.jveb.2015.07.039

Ramos, D. (2019). Comportamientos problemáticos felinos comunes Agresión en hogares con varios gatos. Revista de medicina y cirugía felina, 21, 221-233. Recuperado el 24 de septiembre de 2020

Sharon L. Crowell-Davis*, T. M. (2004). Social organization in the cat: a modern understanding. Journal of Feline Medicine and Surgery, 6, 19-28. Recuperado el 22 de septiembre de 2020, de https://www.elsevier.com/locate/jfms

States, T. H. (2019). Guía para el asesoramiento sobre el comportamiento del gato. Washington, DC, Estados Unidos: The Humane Society Of The United States. Recuperado el 28 de septiembre de 2020

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.