¿Por qué amamos tanto a los gatos?

¿Por qué amamos tanto a los gatos?
  • Categoría de la entrada:GENERAL
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Los gatitos son inconmensurablemente lindos. Si estás teniendo un mal día y te acercas a un gatito, sé que podrá hacerte sentir mejor. Te sorprenderás sonriendo de vez en cuando, porque ¿quién puede resistirse a su encanto? Ninguno.

Cada gato tiene sus propios personajes y personalidades distintivos. Para nosotros, que tenemos uno o dos gatos, se sienten como seres humanos diminutos, y los tratamos como tales.

Cuando los gatos solo quieren su propio «tiempo para mí», como dueños, esos son los momentos en los que se encuentra deseando su atención.

Y te emocionas más cuando quieren tu atención. Probablemente solo quieran usarte para frotar su barriga o acariciarlos, pero de todos modos te hace sentir bien.

Los gatos son activistas naturales, aunque prefieren los interiores. Cuando no te están ignorando o durmiendo, simplemente podrían decidir tirar algunas cosas de tus mesas porque saben que pueden. Se movían por la casa tirando cosas, tratando de pasar por espacios diminutos o incluso visitando tu cuarto de lavado para una actividad rápida de «déjame sentarme en esta ropa y asustar a mi humano». Hagan lo que hagan, siempre los amamos por ello.

Existen numerosas razones por las que a muchas personas les encanta tener perros cerca: siempre saludan a sus dueños en la puerta a su regreso, disfrutan de tener a sus dueños amor y atención, y siempre están felices de tener a sus dueños cerca, que son casi similar al de los gatos también. Mucha gente piensa que a los gatos no les gusta andar con sus dueños en la casa, pero nosotros con los gatos los conocemos mejor. Sabemos que no son tan antisociales como su reputación les precede.

Para aquellos de nosotros, incluido yo mismo, que tenemos uno o más gatos en casa, podemos decir con valentía que rara vez nos sentimos realmente solos. Esas pequeñas cosas esponjosas son un regalo del cielo. Me he encariñado tanto con el mío que creo que ya no podría vivir sin gatos.

Incluso cuando mi gato prefiere quedarse solo y se niega a interactuar conmigo, ya que los gatos no comparten el contacto físico con los humanos tanto como los perros, lo hago, el solo hecho de saber que mi gato está conmigo es suficiente consuelo para superar el problema. día.

Habría momentos en que mi gato se comportaría de una manera molesta, y aunque lo que hizo estuvo mal y merecía ser castigado por ello, aún lo perdonaría desde el fondo de mi corazón. ¿Cómo no iba a hacerlo? Los gatos son los más lindos cuando están enojados.

Al igual que cualquier otra mascota, los gatos también se sienten como un niño, incluso cuando son mayores. Para las personas que aman cuidar de sus hijos, o de cualquier niño, los gatos también se sienten bastante similares a ellos en ciertos aspectos:

  • Te necesitan constantemente;

  • Necesitan tu atención y cariño siempre y;

  • Siempre están felices cuando los cuidas.

En resumen, tener un gato es una gran ventaja para aquellos que aman ser necesitados y apreciados.

 

Deja un comentario