Entrenamiento conductual para tu gato

Entrenamiento conductual para tu gato

Comprender el comportamiento de los gatos antes de comenzar a entrenarlos es una buena idea para cualquiera que vaya a entrenar el comportamiento de su gato.

Un gato puede saltar y aterrizar de pie, ya que este es un instinto natural para un gato. Cuando nace un gatito, no lo hace con el cojín de sus patas para aterrizar. Se necesitan aproximadamente 7 semanas para desarrollar el cojín en una pata de gatito para el aterrizaje. La estructura ósea de un gato es exclusiva de otros animales, ya que los huesos son flexibles, los gatos no tienen clavícula, lo que les permite torcer y doblar sus huesos. Un gato puede saltar una gran distancia sin sufrir ninguna lesión.
Con este comportamiento, querrás enseñarle al gato a saltar aros, palos o desde el árbol rascador. Dejar que un gato salte desde alturas extremas causará lesiones al gato.

Los gatos tienen una capacidad auditiva única; pueden escuchar tonos altos y tonos como los de abrir una puerta o una lata de comida.

Los gatos también tienen habilidades olfativas únicas. La razón por la que un gato se rasca u orina en el suelo, se frota contra una puerta o mueble, es que el gato está dejando su olor en esas áreas para que pueda regresar y saber que estaba allí, en otras palabras, marcando su territorio. Además, si otro gato o animal se acerca a la zona, un gato lo sabrá. Los gatos también pueden oler con la boca. Hay una glándula llamada órgano de Jacobson, es un saco en la boca superior del gato lleno de sangre, ya que el gato huele el olor y abre ligeramente la boca y el labio superior, esto permite que el olor se lleve hacia adentro y llevará el olor al cerebro del gato. Esto les sucede principalmente a los gatos machos cuando una hembra ha orinado.

Conocer estos instintos y comportamientos naturales puede darte una idea del entrenamiento de tu gato. Con el entrenamiento conductual, querrás asegurarte de permitirle a tu gato la capacidad de desarrollar de alguna manera sus instintos y comportamientos naturales.

Al entrenar a un gato para comportamientos, hay algunas cosas que debes tener en cuenta:

La agresión, especialmente en los gatos mayores, puede ser causada por una enfermedad o por otros gatos en el hogar. Es posible que desees ponerte en contacto con tu veterinario para que revise a tu gato para ver si está bien en este momento para entrenarlo.

La depresión y la ansiedad pueden jugar otro papel al tratar de entrenar a tu gato. Si un gato es separado de su dueño, el gato puede deprimirse. El estrés no es infrecuente en un gato. Si crees que tu gato tiene depresión o mucha ansiedad, este sería un buen momento para llevarlo al veterinario. Los veterinarios pueden hablar contigo sobre algunas de las cosas que pueden estar causando esto. También hay medicamentos que un veterinario puede recetarle al gato para ayudarlo con la depresión y la ansiedad.

Nunca golpees a un gato para castigarlo, él aprenderá a temerte y el temor será un comportamiento que no podrás controlar ni reentrenar. Cuando haga algo que no esté bien, ignora el problema a menos que lo atrapes en el acto, puedes asociar un ruido con ese comportamiento que no te gusta, o con voz severa decirle “NO”.
Si un comportamiento se vuelve imposible, quizás debas poner la casa a prueba de bebés, todos los recipientes que tengan comida tendrán una tapa. Asegúrate de que los mostradores estén limpios y no tengan nada con lo que un gato quiera jugar.

Deberías comenzar a entrenar a tu gato o gatito casi inmediatamente después de recibirlo. Esto detendrá muchos comportamientos no deseados y, con suerte, no permitirá que se inicien nuevos malos comportamientos.

Los gatos sanos necesitan relaciones sanas con sus dueños. ¡Buena suerte!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.